Así fue el Dakar 2018 para los otros españoles en coches

 |  @fernischumi  | 

Afortunadamente en coches se frenó la tendencia negativa que se había tomado en las primeras jornadas. Tras el abandono de Nani Roma y Álex Haro, hubo que lamentar sólo unas horas después el de Xavi Foj y su copiloto, el argentino Nacho Santamaria, por doblarse el arco de seguridad del techo. Tampoco Jesús Calleja llegaría a pisar suelo argentino, quedándose su destacada actuación en el duro paso por Bolivia en el que la caja de cambios de su Jeep diría “hasta aquí hemos llegados” tras completar dos etapas renqueante, en las que tuvieron que encarar numerosas reparaciones así como la siempre tarea de ser remolcado por un competidor en camiones.

A partir de ese momento, el sufrimiento ha estado a la orden del día, especialmente en los equipos de Cristina Gutiérrez y Óscar Fuertes, los cuales han padecido durante estos últimos días los kilómetros acumulados y la verdadera realidad de este, el Dakar más duro disputado sobre suelo sudamericano.

Isidre Esteve y Txema Villalobos eran los mejores representantes entre los competidores españoles más allá de Carlos Sainz y Lucas Cruz, vencedores finales de la prueba. El ilerdense cerraba de esta forma una impresionante edición en la que ha termina 21º de la general al volante del prototipo BV6 de Sodicars. A las puertas del Top 20, Esteve y su copiloto han sido cuartos a su vez entre los vehículos de la categoría T1.2 que aglutina a todos los vehículos 4×4 diésel que han sido modificados. Pero sobre todo se van con la sensación después de casi 71 horas y media de competición de haber dado un paso adelante y poder aspirar a metas mayores con un prototipo adaptado a sus limitaciones físicas. Ahora queda un año más para seguir planteándose retos aún mayores y ver si se puede seguir exprimiendo aún más de este vehículo.

En el caso de Óscar Fuertes y Diego Vallejo fue algo más dramático, especialmente a partir de la llegada a Bolivia, momento en el que el SsangYong Tivoli DKR preparado por Javier Herrador comenzó a notar algunos problemas de juventud y la falta de rodaje previo, todo ello a pesar de que estuviera basado en el buggy V8 tipo baja del preparador valenciano. Después de dormir muy pocas horas, apenas una decena de horas en los últimos tres días, el rookie madrileño acompañado por el copiloto lucense (el cual afrontaba su tercera participación) ha sido uno de los dos equipos debutantes que lograban llegar a Córdoba, en su caso, clasificados en 32ª posición y un cuarto puesto en la categoría T1.3 (vehículos de gasolina con dos ruedas motrices).

Estamos destruidos, sobre todo después de los esfuerzos de estas últimas etapas. De todas formas, tanto Diego como yo no podemos estar más felices de haber acabado este Dakar tan extremo, que era nuestro gran objetivo. El hecho de que sólo dos rookies hayamos acabado la carrera demuestra la dureza de esta edición. Estoy muy orgulloso de haber liderado esta clasificación durante varias jornadas, aunque finalmente hayamos sido segundos.

Cristina Gutiérrez y Gabi Moiset han sido otro de los equipos que se puede decir que han vivido una autentica odisea en esta segunda semana. La burgalesa y su copiloto completaron a buen ritmo el paso por la arena de Perú, pero fue el territorio argentino el que terminó poniéndoles contra las cuerdas, hasta tal punto que llegaron a tontear con el abandono en más de una ocasión por problemas técnicos y por la dureza anímica que les supuso estar prácticamente cinco días sin dormir y coincidiendo cada llegada de etapa con el horario de salida de la siguiente.

Aquí el equipo Palibex ha tenido una gran dosis de culpa en que Cristina haya podido finalizar su segundo Dakar de forma consecutiva al volante del Mitsubishi Mintero T1.S, en este caso en la 38ª posición de la general y segunda de su categoría. Además, ha sido la única fémina que ha conseguido completar la aventura, después de que Alicia Reina por un incendio en la 3ª etapa y la periodista peruana Fernanda Kanno por no llegar a tiempo a la 11ª, tuvieran que abandonar.

En total, cuatro de los siete equipos españoles inscritos en coches completaron el Rally Dakar 2018, con José Luis Peña y Rafa Tornabell haciendo lo propio entre los SxS y Pep Sabaté en camiones. El broche de oro, sin duda la victoria conseguida por Carlos Sainz y Lucas Cruz en coches, el cual reporta el noveno tuareg para los pilotos españoles en esta prueba que ha vuelto a contar con tintes épicos.

Lee a continuación: Carta abierta de un orgulloso Carlos Sainz Jr. a su padre tras ganar el Dakar

  • Txesz

    Lo de Gutierrez (y Moiset), de meterse a Fiamblá de noche… Hasta el mismo Roma estaba intranquilo en el plató de Teledporte pensando en la paliza que se iban a meter.

    Y sobrevivieron. Chapeau.

    PD: el coche de Calleja tiene tanto de Jeep como yo de obispo.