Citroën contactó con Thierry Neuville e incluso valoró ofrecerle a Sébastien Ogier correr Le Mans con Peugeot

 |  @fernischumi  | 

Se rompió el amor y desafortunadamente no fue de tanto usarlo. Citroën y Sébastien Ogier separaban sus caminos después de que el piloto francés tomara la decisión de desvincularse de la firma de los dos chevrones al completar solo una de las dos temporadas que habían acordado por contrato. Se marchaba el hexacampeón y Citroën, sin opciones de encontrar a otro piloto de primer nivel para luchar por el título individual en 2020, anunciaba que abandona el Mundial de Rallyes. ¿Hubo más? Sí. La figura de Neuville, las opciones de correr en Le Mans y los tempos de cuándo comenzaron a surgir dudas para Seb.

En una completa entrevista a Pierre Budar por la revista francesa AUTOHebdo, se dan algunas de las claves de un caso “Ogier” que ha quedado parcialmente enterrado por la avalancha de noticias surgida en la última semana, una de ellas precisamente protagonizada por el propio piloto francés al confirmarse su fichaje por Toyota GAZOO Racing durante la jornada del miércoles junto a Elfyn Evans y Kalle Rovanperä. Entre algunos de los datos interesantes que arroja el responsable de Citroën Racing precisamente nos encontramos el detonante que le llevó al seis veces Campeón del Mundo a cuestionarse su continuidad, algo que incluso desembocaría en aquella reacción de su esposa después del problema hidráulico que acabó por completo con las opciones de Ogier de sumar su séptimo entorchado absoluto.

Fue después de Alemania que comenzamos a tener conversaciones con Sébastien sobre el hecho de que tenía dudas. En ese momento sabes que estás presionado. En cualquier caso, sabíamos que teníamos que hacer algo. Tratamos de hacer lo mejor que pudimos. Esto nos permitió realizar grandes progresos, pero no oculto que el problema de España no nos ayudó a revertir sus dudas. Compartimos con él lo que teníamos para 2020, que estaríamos mucho mejor preparados que para 2019, con muchos desarrollos que habrían sido homologados para Monte-Carlo, pero al final tomó su decisión. Eso es todo. No hemos sido lo suficientemente convincentes.

El propio Budar aclara a través de la entrevista que se han encontrado durante el año algunos problemas a la hora de disponer de las mejoras con rapidez. Además de tener que adaptarse a la situación de tener dos pilotos nuevos e ingenieros que no tenían experiencia en el coche, Pierre revela que durante el año hubo también algunos retrasos a la espera de que la FIA aclarara algunos temas reglamentarios (todo parece apuntar a la conformidad del alerón del Toyota), lo que dilató la llegada de unas mejoras que finalmente no podían estar presentes en las últimas citas. Sin embargo, se niega que haya sido debido a la escasez de medios, defendiendo implícitamente que el presupuesto de Citroën era suficiente para lograr mejores resultados en 2019 aunque se habían marcado un proyecto a dos años para ser campeones desde el inicio.

Quizás los detalles más importantes de la entrevista a Pierre Budar llegan en torno a la salida de Sébastien Ogier a pesar de tener otro año de contrato, confirmando que se optó por la vía amistosa en lugar de iniciar un contencioso legal: “Teníamos un contrato hasta finales de 2020, por lo que él se separó. Esto va acompañado de un juicio en la corte o un acuerdo amistoso que resulta de una negociación, que es lo que hicimos con él”. Incluso se desvela la opción de mantenerle dentro de la órbita del Grupo PSA, conscientes de que Ogier quiere competir en Le Mans y que Peugeot tendrá un programa en resistencia de nuevo a partir de 2022: “Lo hemos considerado, pero resulta que puede tener lo mismo en Toyota e incluso un poco antes”.

Después de intentar convencer a Ogier de continuar (se explica las declaraciones de Pierre Budar diciendo que seguían negociando con él), mostrándole los desarrollos para 2020, la estructura gala sondeó el mercado para ver si podría captar uno de los otros dos pilotos que han luchado por el campeonato en 2018 y 2019. Con Tänak recién llegado a Hyundai, se pusieron en contacto con Neuville, pero obviamente estaban en una posición de clara desventaja a la hora de negociar.

¡Obviamente lo intentamos! Nos pusimos en contacto, pero no podemos culpar a Thierry por no haber seguido. No estábamos en una situación en la que éramos los más atractivos del mercado. Por un lado, está vinculado hasta 2021 con una marca que apunta a largo plazo mientras que nosotros le ofrecimos un compromiso por un solo año porque había riesgos de que Citroën no fuera más allá de 2020. Difícilmente podríamos convencerlo.

En cuanto al Citroën C3 WRC y su futuro, Budar reconoce que están abiertos a que pueda seguir compitiendo ya sea vendiéndolo a un equipo o alquilándolo, seguramente en ambos casos a través de una estructura de su confianza como PH Sport o la empresa Easy Rally Raid. Obviamente no entra en los planes la homologación del kit aerodinámico que pudimos ver en test previos al Rally de Catalunya, algo que solo puede hacer el fabricante:

Es un poco temprano para responder. En principio, estamos abiertos a todas las posibilidades de rodarlos, ya sea que los vendamos o los alquilemos. Estamos listos porque no queremos que terminen en un museo. Si surgen oportunidades, las estudiaremos.

Vía | AUTOHebdo (Edición Impresa)

 

Lee a continuación: La FIA trabaja para asegurarse en el WRC una veintena de coches de fábrica para 2023