Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
WRC
Logo Icon

6 MIN

Control Stop. Thierry Neuville y la importancia de aprender de los errores pasados

Empezaba el Mundial de Rallyes 2020 y lo que muchos esperábamos que fuera un precioso duelo entre los tres tenores, se quedó rápidamente en una reedición de los duelos entre Ogier y Neuville pre-Tänak, aunque en este caso se verían aderezados por un sorprendente Elfyn Evans que decidió ponerse sus mejores galas para demostrarle a Tommi Mäkinen que su elección ha sido la adecuada en busca de esa regularidad que les faltó a Jari-Matti Latvala y Kris Meeke.

No es la primera vez que Evans demostraba estar en el ritmo de los mejores, mucho menos sobre asfalto y más cuando este se encuentra en condiciones complicadas. Lo vimos sin ir más lejos en aquel atípico Córcega de 2015 en el que un aguacero dio la bienvenida a los competidores. El galés estuvo en ritmo durante todo el fin de semana, incluso con esa dosis de fortuna que tradicionalmente ha acompañado a Sébastien Ogier en la cita monegasca para conseguir que incluso en esos momentos más difíciles (el golpe en el mismo punto en que Loeb hacía el trompo el sábado), poder salir airoso y sobrevivir.

Dedicado al Thierry Neuville de 2017:

Y es que Monte-Carlo es en muchas ocasiones eso, una tarde de supervivencia. Sin embargo, este año el ritmo impuesto fue incluso más exigente, por lo que cualquiera de los tres de arriba sabía que un fallo te llevaba a despedirte por completo de tus opciones. Fue ahí donde se notó que Thierry Neuville lleva compitiendo con el mismo coche tres temporadas. El belga no quiso dejar escapar la oportunidad de quitarse aquella espinita de 2017. "Va por ti, yo del pasado".

No hubo errores, hizo un rally perfecto, especialmente a partir del sábado al mediodía, momento en el que revirtió la tendencia y encadeno un scratch tras otro hasta situarse líder. De ocho tramos, el belga acumuló siete mejores tiempos, un acelerón al que no pudieron responder los dos recién llegados a Toyota GAZOO Racing.

El último golpe sobre la mesa por parte de Neuville llegó en la Power Stage, en un recadito a su nuevo compañero de equipo en Hyundai, el cual tuvo que seguir desde las pantallas el final del rally. Thierry conseguía los cinco puntos arriesgando también en la última especial y cerrando esos 25+5 puntos de ventaja sobre Ott Tänak al más puro estilo del estonio el año pasado. Ogier por su parte comenzó su asalto al título como a él le gusta, sacando un premio mayúsculo de una situación incómoda para él.

Sébastien Loeb y su peor Monte-Carlo

Tras este grupo de cabeza, Sébastien Loeb y Daniel Elena completaron un rally para olvidar. Se les veía en las caras que ninguno de los dos estaba disfrutando, y en el caso del alsaciano, se le vio acumular muchos errores, algunos de ellos impropios de alguien con el historial del nonacampeón del Mundo. Situación que no deja de ser compleja obviamente para ellos, después de tanto tiempo sin competir y con apenas media docena de pruebas a sus espaldas con el Hyundai, tratar de sacar el máximo provecho en condiciones tan complejas como las del Monte-Carlo no deja de ser una moneda cargada para que salga más veces la cruz.

Ciertamente no fue el rally que esperábamosFue complicado todo el fin de semana, pero parece que los planetas no estaban alineados para nosotros. Íbamos bien hasta la segunda etapa, pero el último día se decidió por la elección de los neumáticos y el nuestro no era el adecuado para las condiciones . Sébastien Loeb

En cuanto a los jóvenes, el error de Gus Greensmith el viernes fue obviamente fruto de su inexperiencia, uno de esos fallos garrafales que uno no quiere recordar al final de su carrera deportiva. El británico no tuvo oportunidad de probar su evolución después de las pruebas puntuales que realizó en 2019, especialmente después de sufrir problemas con la temperatura de motor en la primera especial del jueves y de salirse en la primera de la mañana siguiente.

Rovanperä talento natural, Katsuta el estudiante aplicado:

En cuanto a los hombres de Toyota, Kalle Rovanperä se mantuvo con cierta regularidad por debajo del 1 segundo/kilómetro, buscando terminar el rally por encima de todo y detectando algunos de sus errores de rookie que repercutían inequívocamente en su ritmo, especialmente en materia del sobrecalentamiento de neumáticos. A Takamoto Katsuta le costó un poco más y no fue hasta la penúltima etapa que empezó a rondar bajar del 1 s/km, rindiendo especialmente bien tanto en el Col de Braus como en el Turini. Su mejor registro fue el 0,48 s/km de la segunda pasada por este último. Aun así, le sigue faltando más confianza para no ser tan cauto en las primeras fases de los rallyes y especialmente en los bucles matinales.

En WRC2 y WRC3, los R5 o los Rally2 echaron a rodar con un fin de semana prometedor para Citroën Racing y su programa de carreras-cliente. Sí, hay que tener en cuenta que no hubo Skoda Fabia presentes y que Oliver Solberg estuvo no solo no inscrito en ninguna de las categorías, sino que también estuvo lejos en su estreno en el Monte-Carlo. Camilli y Ostberg vencieron, pero hubo candidatos en otros equipos, especialmente dentro de WRC2, donde los Ole-Christian Veiby o Adrien Fourmaux no desentonaron. En Suecia se sumará Tidemand, por lo que será difícil que Citroën tenga otro fin de semana tan plácido. En cuanto a Pepe López, una auténtica lástima el haber tenido un fin de semana muy complejo.

Los WRC más rápidos y seguros de la historia:

Por último, me gustaría destacar como gran nota positiva del fin de semana la nueva exhibición técnica de estos vehículos en materia de seguridad. Creo que difícilmente nadie de los que estaba viendo la cámara OnBoard de Tänak en el momento del accidente se podía haber esperado que tanto Ott como Märtin Jarveoja podían haber salido ilesos de un accidente tan brutal, pero lo cierto es que la jaula aguantó y que esta generación de World Rally Cars sigue salvando con nota todas y cada una de las pruebas.

El estreno de los vigentes campeones con su nuevo coche pasa de esta foma a estar incluido (junto al vuelco de Neuville en Chile el año pasado, o los accidentes de Ogier en Finlandia y Meeke en Argentina y en Portugal) en ese ranking de mayores percances con estos nuevos vehículos, los cuales debemos celebrar que han salido bien en todos los casos a pesar de la diversidad entre ellos. La FIA quería que los World Rally Cars fueran vehículos espectaculares y los más rápidos de la historia, pero también los más seguros. Lo han logrado.

Foto | WRC.com

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable