CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros circuito

3 MIN

Dale Coyne Racing; el último equipo de la Champ Car que aún sobrevive

Humberto Gutiérrez | 17 Feb 2017
champcar_indycar_dcr_17-17
champcar_indycar_dcr_17-17

A raíz de la reciente deserción de KV Racing, Dale Coyne, propietario del único equipo que sobrevive a la unificación de la Champ Car y de la IndyCar, criticó la política de la serie ya que doce equipos han desaparecido en los últimos diez años, situación muy preocupante porque difícilmente tal panorama aliente a otros a ingresar. Además, por lo que se advierte, las pequeñas escuderías que aún compiten están en clara desventaja contra poderosas estructuras como Penske, Ganassi y Andretti, y así es muy complicado sobresalir.

Los equipos de la extinta Champ Car desembarcaron en la IndyCar con otras perspectivas, muy distintas al solo adquirir un chasis Dallara y un motor Honda para adicionar coches en la parrilla. Pacific Coast Motorsport, Newman/Haas, Lanigan Racing, KV Racing Technology, HVM Racing, Conquest Racing y Dale Coyne Racing se anotaron para competir, pero desde la temporada 2008 los desequilibrios financieros han atentaron contra el desarrollo de tales equipos, por tal razón han ido desapareciendo, o fusionándose con otros, hasta apenas quedar en pie Dale Coyne. Para destacar que Newman/Haas era uno de los más destacados equipos norteamericanos hasta que su retorno a la IndyCar le hizo sucumbir tras mantenerse durante 30 años en actividad.

Para Dale Coyne, la dinámica de la actual IndyCar atenta contra los pequeños equipos porque se valora demasiado la consistencia en lugar de las victorias, de allí que alcanzar un triunfo con un equipo pequeño no resulte tan beneficioso si posteriormente no se logran otros buenos resultados, pero cómo hacerlo si Penske, Ganassi y Andretti pueden inscribir hasta cuatro coches en cada carrera, mientras otros equipos apenas les alcanza el presupuesto para, a duras penas, inscribir dos unidades. Todo este desequilibrio preocupa porque los que se van no son reemplazados, así que cada vez se observan menos coches en la parrilla, tanto que para San Petersburgo, primera fecha del calendario 2017, estarán apenas 21 coches en acción.

Hemos perdido a KV Racing, es triste que un equipo se vaya, pero todavía sobrevivimos a pesar de todos los obstáculos. Creo que la directiva de la IndyCar debería ser más cuidadosa con las decisiones. Hay que buscar las maneras de bajar los costes porque conseguir patrocinadores que los cubran en su totalidad es una tarea complicada, más difícil todavía es que un piloto los asuman, entonces todo apunta a que sea el equipo el que encuentre todo el dinero y eso es un problema. Necesitamos nuevos equipos, no es bueno que tres tengan más de la mitad de los coches, eso es peligroso porque entonces les cedes el poder a ellos.

Vía | motorsport.nbcsport