El ACO sentencia su propio reglamento LMP1 para 2020

 |  @eloy_eg  | 

Junto al anuncio del nuevo calendario inviernal del Mundial de Resistencia llegó también la inevitable marcha atrás de la FIA y el ACO en lo que respecta al reglamento que presentaron en vísperas de las 24 Horas de Le Mans para el futuro de la categoría LMP1: adiós a los híbridos enchufables y la obligatoriedad de recorrer el primer kilómetro tras repostar sólo con energía eléctrica. Pero ojo, el futuro seguirá pasando por lo híbrido.

Según reza el comunicado oficial, "ACO y FIA siguen plenamento convencidas de que la tecnología incluyendo sistemas híbridos debe mantener su sitio de honor en las carreras de resistencia, pero no a cualquier precio. Los presupuestos invertidos estos últimos años en LMP1 híbridos no son ya sostenibles y un regreso a presupuestos razonables debería permitir a cualquier fabricantes competir en esta disciplina". Eso sí, no hay detalles técnicos por el momento y sólo podemos sospechar que todo girará en torno a escuchar atentamente a Peugeot y esperar que Toyota, firme defensora de la hibridación de la resistencia, no les dé la espalda.

Sea cual sea la solución, no llegará hasta la campaña 2020-2021, por lo que aún quedan dos temporadas por resolver a nivel técnico. Una cosa queda clara según lo comunicado en México y es que los DPi no pasan por la cabeza de los responsables del Automobile Club de l'Ouest y sólo piensan aceptar coches con chasis LMP1, lo cual cierra la puerta a derivados de LMP2 como los DPi. Un guiño a la fidelidad de Toyota y la apuesta de privados como BR Engineering o Ginetta. Así, apostarán por intentar equiparar el rendimiento de los LMP1 híbridos que queden en pista durante las dos próximas temporadas y los LMP1 privados, a quienes se permitirá una gran libertad a nivel de motores. ¿Será suficiente?

Foto | Michelin

Lee a continuación: Jackie Chan trabaja en una película sobre la historia de las 24 Horas de Le Mans

  • Gustavo Verdezoto

    Me parece bien que hayan tenido que desechar esa descabellada idea de querer imitar a su manera el mismo rumbo de la Fórmula E. Nunca es tarde para recapacitar. Ojalá y esto acelere el regreso de Peugeot para 2018 aunque sea readaptando sus viejos 908 a la aerodinámica actual de los LMP1, mientras que Toyota debería poder respirar tranquilo ya que podrá tener rivales contra quién competir y así no ver desmerecida lo que podría ser su 1ra victoria en LeMans por falta de rivales, tal como le sucedió a Audi y a Tom Kristensen durante algunos años a mediados de los 2000 hasta el regreso de Peugeot en 2007. Pero así mismo ojalá Toyota no insista con eso de que ellos querían que se siguiera dando énfasis al sistema híbrido, lo cual resulta irónico ya que precisamente por culpa de la fiabilidad de dichos sistemas es que ya han perdido como 3 valiosas ocasiones en que tenían la victoria de LeMans en el bolsillo.