El estreno de la categoría UTV en el Dakar se salda con el primer triunfo de un brasileño

 |  @fernischumi  | 

La categoría SSV o UTV comenzó titubeante. ASO busca con ella recuperar que aquellos aventureros que no alcanzan para montar un proyecto en la categoría de coches tengan una alternativa low cost en el que además puedan presumir de ser ganadores de una de las cinco categorías del Dakar. Y lo cierto es que el inicio fue poco claro, con los hermanos Coronel apareciendo en las clasificaciones tras la primera etapa y después desapareciendo de ellas al llevar un propulsor fuera de las especificaciones del reglamento para los Side-by-Side.

Sin los dos principales candidatos en carrera, quedaba por ver si los vehículos Yamaha aguantarían la carrera de fondo con los Polaris, algo que quedaba descartado ya llegados al ecuador, con los españoles, Joan Font y Santiago Navarro fuera de carrera por problemas mecánicos y con Andreu Cachafeiro sin poder pasar del segundo día. Sería la marca estadounidense la primera en llevarse el honor de ganar un Dakar en la categoría UTV. Quedaba saber quién sería el brindárselo entre los cinco supervivientes.

Sería Leandro Torres el que aprovechara la última etapa antes de la primera cancelación para distanciarse en cabeza de la general. La penalización de casi dos horas que caería a Mao Ruijin haría el resto. El brasileño, que ya compitió con un SSV de Polaris el año pasado (estaban integrados dentro de la categoría de coches) sólo tuvo que cuidar la mecánica y no tener grandes problemas de navegación, algo que no se tornó nada sencillo si tenemos en cuenta los difíciles caminos que había diseñado Marc Coma para la prueba, especialmente para la segunda semana.

Concretamente la décima etapa fue el gran susto para la pareja brasileña formada por Leandro Torres y Jaime Roldán. Tras sólo 60 kilómetros de carrera, el Polaris RZR XP 1000 de los cariocas empezó a sufrir problemas mecánicos y vieron desvanecerse gran parte de su ventaja. Sin embargo, los errores del resto le permitieron llevarse una nueva victoria de etapa durante la jornada de ayer, dejando visto para sentencia el triunfo a falta de los 64 kilómetros de hoy.

La emoción que mostraba Leandro tras cruzar la meta era directamente proporcional al logro conseguido para el automovilismo brasileiro, siendo los primeros en lograr un Dakar. Y lo hacían con una contundente victoria, con 4 horas y 42 minutos sobre el Wang Fuijang. Algo que a buen seguro animará a la cada vez más presente delegación brasileña en la carrera.

Lee a continuación: Sébastien Loeb gana la 11ª etapa del Dakar 2017 pero se queda con la miel en los labios