CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros circuito

2 MIN

El NextGen de la NASCAR y una pista de tierra no lucen compatibles

Humberto Gutiérrez | 8 Abr 2021
nascar_next_gen_pruebas_neumaticos_2021_21
nascar_next_gen_pruebas_neumaticos_2021_21

Tras lo observado en el circuito de Bristol el fin de semana pasado y el resultado de las últimas pruebas de los prototipos de séptima generación, desde los equipos Penske y Trackhouse Racing Team le han indicado a la NASCAR que no hay compatibilidad entre ambos elementos así que tal como está planteado, el retorno al óvalo de tierra en Bristol el año que viene, la organización debería considerar volver a utilizar los coches actuales. La mayor incertidumbre radica en el voluminoso difusor trasero del NextGen, pieza que se introduce para mejorar la aerodinámica, pero cuya efectividad es nula en superficies irregulares.

Sin duda el nuevo concepto representará una gran evolución para la NASCAR debido a las novedades que presentará. La caja secuencial de seis velocidades, la suspensión independiente, los neumáticos de 18 pulgadas y el mencionado difusor ofrecen perspectivas muy optimistas para circuitos convencionales, sean óvalos o mixtos, pero no para una superficie de tierra que podría transformarse en barro. Al respecto Justin Marks, propietario del Trackhouse Racing, opinó que los coches de nueva generación corriendo sobre tierra crearían un caos.

El evento en Bristol fue un éxito por su novedad y su permanencia en el calendario de 2022 está fuera de dudas, sin embargo, es evidente que las diferencias entre los actuales coches y el de nueva generación son demasiadas. Se entiende que su aerodinámica ha sido adaptada a cada circuito del calendario, pero no se consideró la superficie de tierra y pensar en eliminar el difusor para tal prueba afectaría el comportamiento de todo el coche lo que sería un riesgo para los pilotos. De allí que para no comprometer la próxima edición de la Food City Dirt Race se plantee competir con los mismos coches de esta temporada.

En palabras de Justin Marks:

Por lo que sé sobre el coche de próxima generación y después de verlo de cerca y desde abajo, puedo imaginar que todo será como una pelea de barro, similar a un IndyCar sobre tierra, si es que logramos que el coche compita el próximo año en esa superficie.

Vía | Motorsport Total