ESPACIOS
COMPETICIÓN
Cerrar CERRAR
Competición

3 MIN

El público joven vale más que el prestigio: por qué PSA votó en contra del regreso de Peugeot a Le Mans

Muy interesante la entrevista a Carlos Tavares que la revista francesa AUTOhebdo publica en su último número. En ella el portugués, máximo responsable del Grupo PSA y amante de la competición, explica de forma bastante abierta cómo se toman las decisiones en un gran grupo automovilístico, lo cual a su vez nos permite entender algunas de las decisiones recientes acerca del futuro en competición de Peugeot, Citroën y DS o qué le espera a Opel ahora que depende de ellos.

Que el dinamismo y el público joven habían sido claves de cara a decidir que Peugeot pusiera toda la carne en el asador del Mundial de RallyCross una vez cerrado el proyecto 3008 DKR no es ningún secreto. Pero Tavares es bastante explícito al explicar cómo se tomó esa decisión: «el programa post-Dakar será muy importante pues tendrá una dimensión mundial y durará entre 3 y 5 años. Se preparó por tanto con todo tipo de detalles: competencias técnicas, capacidad financiera, estabilidad reglamentaria, apertura a nuevas tecnologías… Al final dos programas sobresalieron: rallycross y resistencia, que fueron posteriormente analizados según un cierto número de criterios por los 15 miembros del comité ejecutivo del grupo (…). El 80% optó por el Mundial de RallyCross».

Según el portugués, que señala además que se mantuvo al margen de la toma de decisiones para no influir, la diferencia presupuestaria entre ambos programas existía «pero era asumible, pues se veía compensada por el impacto mediático. Los rendimientos eran comparables, la diferencia se hizo en lo que respecta al público de ambos campeonatos: joven en el caso del rallycross y algo más mayor para la resistencia. Aunque no hablara apenas aquel día, asumo totalmente la decisión tomada en el interés de la empresa».

Y criterios similares se seguirán para determinar el futuro de cada uno de los programas en competición de las marcas de PSA, siendo una incógnita lo que ocurrirá con Opel, adquirida el pasado año. Sin embargo no la veremos en competición por ahora más allá de programas carreras-cliente (R2 o TCR) e iniciativas privadas como el Corsa R5 de Holzer a corto plazo: “su historia y sus raíces deportivas se prestan a una presencia en competición, pero hay también urgencias y prioridades. A corto y medio plazo la prioridad es devolver a Opel al camino de los beneficios, si no la marca desaparecerá. Las carreras se mantendrán por lo tanto en un segundo plano mientras la empresa no se recupere”.

Via | AUTOhebdo (edición impresa)
Foto | Peugeot

Cargando...