MENÚ
Diariomotor Competición
WEC

3 MIN

Ganar en Le Mans y cenar en París. Glickenhaus es el primer equipo confirmado en la nueva era del WEC

scuderia-cameron-glickenhaus-wec-2020-fia-2

Sin duda uno de los más satisfechos con el nuevo reglamento del Mundial de Resistencia ha sido Jim Glickenhaus, el mismo que está mucho más cerca de competir en la máxima categoría de las 24 Horas de Le Mans con su propio coche. La Scuderia Cameron Glickenhaus se convirtió junto a By Kolles en uno de los primeros proyectos ‘privados’ o alejados de los grandes fabricantes que mostraron interés en el nuevo reglamento basado en los hipercoches.

En unas declaraciones concedidas al medio estadounidense Racer,Glickenhaus ha confirmado que estará en la parrilla del WEC 2020-21 con dos unidades de su modelo 007, ambas preparadas en el taller que SCG tiene en Turín, Italia, y que está administrado por la empresa Podium Engineering. En cuanto al apartado mecánico, el fabricante norteamericano parece estar decidido a utilizar motores de origen General Motors, mientras que todavía está por decidir la procedencia del sistema KERS, tecnología que por ejemplo el Competizione P4/5 ya disponía cuando vencieron su categoría en las 24 Horas de Nürburgring 2012.

Ya sabemos lo suficiente de la información publicada hasta ahora para saber que esto se encuentra dentro de nuestras capacidades de diseño e ingeniería. La dirección de las reglas es clara, de alto rendimiento, pero con parámetros muy estrictos. Varios de los números no están tan lejos de los que ya hemos visto con nuestros proyectos anteriores o actuales. Los números de eficiencia aerodinámica, el peso mínimo y el área frontal son muy similares a los del SCG 003 actual, y mientras que la potencia del motor es un poco más, no está tan lejos.

Una vez más Glickenhaus ha confirmado que el equipo tiene en mente el crear una versión legal para que el vehículo ruede por carretera, aunque en este caso no será nada simple ya que debería incluir en el camino un cambio de motor… nada práctico para el excéntrico productor de cine, el cual llegó a planear competir con uno de sus vehículos en las 24 Horas de Le Mans, pasarlo a configuración de calle e ir a cenar esa misma noche a París para celebrarlo.

Sé que habrá quienes digan que eso no es práctico, pero creo que esta es una parte clave del proyecto, y también creo que esta puede ser la última vez que un automóvil capaz de competir a este nivel será capaz de una tener conversión a un vehículo legal en carretera. Estamos considerando la potencia de GM para el motor, y es probable que se necesite un cambio de motor para ser legal para la carretera; las diferencias en el mapeo y la gestión del combustible harían que el motor de carrera no fuera práctico.

Vía | Racer.com