GTNET repite victoria en las 24 horas de Fuji y encabeza un triplete de Nissan

 |  @alexgarciagv27  | 

Que la Super Taikyu japonesa es una competición dominada por Nissan en tiempos recientes es algo que no se le escapa prácticamente a nadie. La marca local encontró un lugar en el que brillar de forma exagerada con su GT-R NISMO GT3 y hasta la llegada de un Balance of Performance algo más igualitario, se paseó durante varias temporadas hasta que ARN Racing consiguió frenarles con su Ferrari. En 2018 se llevaron la victoria en las primeras 24 horas de Fuji en 50 años junto con GTNET camino a un título que les esperaba a ambos el año pasado. Esta temporada parecen estar llamados a repetir y de momento tanto GTNET como Nissan llevan ya dos victorias con el triunfo en Sugo y el éxito del pasado fin de semana en la carrera de resistencia más importante en Japón. Al final, Nissan se encargó de formar un pleno en el podio con sus coches. Por detrás, en otras categorías hubo como siempre peleas y varias historias que contar.

En un fin de semana que debería estar entre los más importantes de la temporada para muchos de los equipos del certamen, la presencia de solo cuatro coches en la categoría reina era algo a lamentar aunque hasta cierto punto era esperable después de los problemas de algunas de las escuadras que se habían visto envueltas en los fuertes accidentes de la primera ronda del Super GT en Okayama y que les dejaron con recursos insuficientes como para acudir a las 24 horas con garantías. De esta forma, la lista de inscritos en ST-X quedó reducida a cuatro coches, tres de ellos los Nissan GT-R NISMO GT3 de GTNET, Tairoku Racing y MP Racing. El único coche de procedencia extranjera lo era por partida doble al ser el Audi R8 LMS GT3 de X Works, equipo de Hong Kong. Entre todos ellos tenía que estar la pelea por la victoria, siendo el primer golpe moral el de la pole position del coche número 300 de Tairoku Racing. Para el primer stint, el piloto elegido fue Satoshi Motoyama. Tras retirarse del GT500 tras terminar la pasada temporada, el veterano japonés ha seguido pretendiendo competir en otras categorías menores y una victoria en las 24 horas de Fuji era demasiado atractiva como para no intentarlo.

Su primer stint demostró que no ha perdido ni un ápice de velocidad con diez segundos de ventaja tras su primer stint de 80 minutos. Desafortunadamente, el equipo cometió un error en su parada que les iba a costar caro: el motor se mantuvo en marcha durante el repostaje, resultando en una sanción de 60 segundos en formato Stop & Go. Ello permitió que el coche número 1 de GTNET heredara el liderato y poco a poco empezara a distanciarse al frente de la clasificación... aunque su carrera no estuvo exenta de drama. Durante una de sus paradas tras cuatro horas, uno de los mecánicos dejó caer una tuerca que fue a parar al medio del carril de boxes. Fue capaz de recuperarla con hastante habilidad y evitó una pérdida mayor aunque sí estuvo el coche 30 segundos más de lo previsto parado. Todo ello era suficiente para que el coche de Tairoku Racing empezara a acercarse peligrosamente... pero un nuevo problema en una parada, esta vez con uno de los gatos operados por aire, volvieron a dejarles lejos de los líderes. Entonces llegó la verdadera exhibición de la carrera con un Motoyama que en dos horas eliminó por completo la ventaja de 1 minuto y 15 segundos de la que disponía GTNET y retomó la primera posición tras diez horas de carrera.

El reglamento de la carrera obliga a todos los equipos a cumplir con una parada de diez minutos para cambiar los frenos antes de cumplirse las 20 horas de carrera aunque el momento es libre. El Nissan número 300 eligió hacerla justo tras retomar el liderato, devolviendo la primera posición a sus rivales... y ya no volvieron al primer puesto. El ritmo de GTNET fue superior antes de su propia parada obligada de 10 minutos y cuando la realizaron tras 14 horas y media, volvieron a pista con más de un minuto de ventaja. La carrera quedó sentenciada con problemas de transmisión para el coche de Tairoku Racing que les obligó a una reparación de 1 hora y 15 minutos y les relegó hasta la tercera posición. Por delante, el Nissan de MP Racing realizó una carrera poco impresionante pero sin errores para ganarse el segundo puesto al evitar todos los problemas de sus rivales. Mientras tanto, la victoria fue para Teruhiko Hamano, Kazuki Hoshino, Kiyoto Fujinami y Kazuki Hiramine. Batieron el récord de vueltas a falta de menos de una hora y media para el final y superaron los 800 giros en su penúltimo paso por meta, finalizando con 801.

Fuera de la poco concurrida categoría principal ST-X, el primer clasificado fue el cuarto de la general, el Mercedes AMG GT4 de Endless Sports que pertenece a la clase ST-Z que por fin en 2019 arranca de verdad aunque sea también con pocos participantes. En un principio el coche número 3 tuvo que pelear con el espectacular KTM X-Bow GT4 que llegó a ser lider tras el primer cuarto de carrera pero problemas técnicos les dejaron fuera de la prueba. A partir de ese momento, la carrera quedó fácil para Yudai Uchida, Hideki Yamauchi, Tsubasa Takahashi y Shinnosuke Yamada con su tercera victoria de clase en tres carreras. El visualmente atractivo Porsche Cayman GT4 número 51 de Diamango acabó en segunda posición pero octavo en la general en lo que fue un resultado correcto para ellos... aún siendo derrotados en su categoría. Más estática fue la carrera para la clase ST-1, puesto que solo el Porsche 991 Cup de D'Station Racing tomó parte en la misma, siendo su único objetivo práctico el de ver la bandera de cuadros aunque lograron una imponente quinta posición blobal. No estuvo presente Satoshi Hoshino, propietario del equipo que estuvo probando en Le Mans ante su debut este año.

Afortunadamente, la carrera tuvo más peleas en las demás categorías, destacando como empieza a ser habitual una clase TCR cada vez con más participantes (la tercera categoría con más coches en pista). Al final, de esta manera, en la clase reservada para los populares coches de tipo TCR volvió a ganar un Audi RS3 LMS y ya son tres los triunfos de la temporada 2019. En esta ocasión la victoria fue para el Team DreamDrive, que tras dos años y medio en competición por fin logra su priemra victoria en un escenario inmejorable. Naoto Takeda, Takuya Shirasaka, Shozo Tagahara y Yoshiyuki Okumura rindieron a la perfección para llevarse el mayor éxito en un podio peculiar con tres marcas en las tres primeras posiciones gracias al segundo puesto del Volkswagen Golf GTi número 10 y el Honda Civic TCR número 108. Menos suerte tuvieron algunos nombres ilustres como los de Seiji Ara o Juichi Wakisaka. A lo largo de la prueba hubo varios problemas técnicos y accidentes para otros competidores aunque en su mayor parte lograron completar la carrera tras las pertinentes reparaciones.

En la clase ST-3, una parrilla con bastante talento vio una carrera interesante aunque marcada por la ausencia del Lexus RC350 de Le Beausset tras un fuerte accidente de Kenta Yamashita durante la primera hora de la prueba. El piloto japonés pudo salir por su propio pie del coche y aunque fue llevado al hospital para revisar su estado físico, aún tuvo energías para subir fotos en las redes sociales. Al final, la victoria fue para otro de los RC350, el de Yuya Tezuka, Riki Okusa, Shuji Maejima y Takao Onishi. Fueron novenos en la general y encabezaron un triplete de Lexus con los coches de 5Zigen y Muta Racing. Mientras tanto, en la clase ST-2 la victoria fue a parar al ya legendario Subaru WRX STi de TOWAINTEC Racing. El número 59 que el año pasado fue protagonista por completar la carrera tras tomar prestada una puerta de un coche de calle como única salida después de dañarse la suya en un accidente mientras eran doblados se llevó esta vez la victoria. La celebración fue grande para sus pilotos; Manabu Osawa, Hitoshi Gotoh, Takuto Iguchi y Mizuki Ishizaka, que esta vez sí pudieron estar en lo más alto del podio. Con seis títulos seguidos, el objetivo de alcanzar el séptimo es evidente.

Muchos aficionados están confundidos por situaciones así pero en Japón no es nada sorprendente que algunos de los pilotos más destacados del Super GT y la Super Fórmula estén en categorías menores en la Super Taikyu, como forma de mostrar su apoyo a la marca. Es el caso de Toyota, que al no disponer de un coche en las clases más elevadas, tiene un coche semioficial a través de TOM'S en la clase ST-4. Se trata de un Toyota 86 que en esta ocasión tuvo una alineación 'all-star' con Sho Tsuboi y Yuichi Nakayama del GT500 junto a los compañeros de equipo del Toyota 86 de Tsuchiya Engineering en el GT300, Takamitsu Matsui y Kimiya Sato. El resultado, el deseado con una victoria en su categoría y la décimo tercera posición global. En ST-4, Toyota no logró solo un triplete sino que copó las cinco primeras posiciones... algo lógico teniendo en cuenta que ocho de los diez participantes usaban el mismo modelo. Irónicamente, uno de los participantes en esta clase es el coche número 104 de "Rookie Racing" en el que militan Daisuke Toyoda (hijo de Akio Toyoda), Kazuya Oshima y Hiroaki Ishiura entre otros. Nada de 'rookies', precisamente. En este coche estuvo también "Morizo", que es nada más y nada menos que el propio presidente de la marca que fue quien completó el último stint. Su resultado, quinto en la categoría.

Finalmente, la clase menor de ST-5 tuvo como vencedor una vez más al Mazda Roadster (MX-5) de Murakami Motors con su número 88. Hiroyuki Murakami, Keiji Amemiya, Yasunori Nakajima, Naoki Yamaya y Yoshitsugu Kondo no las tenían todas consigo y es que de hecho el liderato les llegó tras los problemas de frenos del Honda Fit RS número 69 que había ocupado el primer puesto durante buena parte de la carrera antes de quedar relegados al segundo puesto. Más atrás, la sexta posición en la categoría fue para otro Roadster, el de Love Drive Racing, un equipo compuesto solo por mujeres. Marie Iwaoka, Hiroko Komatsu, Sayaka Kato, Junko Fujii, Rika Nakamura y Aika Kumashita fueron las encargadas de pilotar cuatro horas cada una. Al final, un total de 41 coches sobre los 48 inscritos terminaron la carrera aunque esta no tuvo ni una presencia del coche de seguridad (y solo tres periodos de "Full Course Yellow"), por lo que se puede concluir que el estándar de pilotaje fue bastante elevado. La próxima ronda del campeonato volverá a las distancias más cortas con motivo de la cuarta carrera de este 2019 en el circuito de Autopolis los días 20 y 21 de julio. Será el inicio de la segunda mitad de campeonato, con los títulos ya en plena batalla.

Resultados Ronda 3 Super Taikyu 2019, Fuji 24h

Pos. Dorsal Pilotos Equipo Coche / Clase Diferencia Vueltas
1 1 Teruhiko Hamano / Kazuki Hoshino / Kiyoto Fujinami / Kazuki Hiramine GTNET Motor Sports Nissan GT-R GT3 / ST-X 801
2 9 Joe Shindo / Takumi Takata / Yusaku Shibata / Ryuichiro Tomita / Masami Kageyama / Yuta Kamimura MP Racing Nissan GT-R GT3 / ST-X 27 Vueltas 774
3 300 Tairoku Yamaguchi / Satoshi Motoyama / Shinichi Takagi / Harrison Newey / Nicolas Costa Tairoku Racing Nissan GT-R GT3 / ST-X 40 Vueltas 761
4 3 Yudai Uchida / Hideki Yamauchi / Tsubasa Takahashi / Shinnosuke Yamada Endless Sports Mercedes AMG GT4 / ST-Z 59 Vueltas 742
5 47 Tatsuya Hoshino / Manabu Orido / Tsubasa Kondo / Kenji Kobayashi / Kenji Hama D'Station Racing Porsche 991 GT3 Cup / ST-1 68 Vueltas 733
6 45 Naoto Takeda / Takuya Shirasaka / Shozo Tagahara / Yoshiyuki Okumura Team DreamDrive Audi RS3 LMS / ST-TCR 70 Vueltas 731
9 34 Yuya Tezuka / Riki Okusa / Shuji Maejima / Takao Onishi Techno First Lexus RC350 / ST-3 81 Vueltas 720
12 59 Manabu Osawa / Hitoshi Goto / Takuto Iguchi / Mizuki Ishizaka TOWAINTEC Racing Subaru WRX STi / ST-2 103 Vueltas 698
13 86 Sho Tsuboi / Yuichi Nakayama / Takamitsu Matsui / Kimiya Sato TOM'S Spirit Toyota 86 / ST-4 105 Vueltas 696
27 88 Hiroyuki Murakami / Keiji Amamiya / Yasunori Nakajima / Naoki Yamaya / Yoshitsugu Kondo Murakami Motors Mazda Roadster ND / ST-5 167 Vueltas 634

Carrera completa

Sitio oficial | SuperTaikyu.com

Lee a continuación: Àlex Palou debuta por fin en el Super GT: "No esperábamos que fuéramos a ir tan bien"