comscore
MENÚ
Diariomotor Competición
Otros circuito

3 MIN

HPD arrasó en los circuitos en medio de un año muy complicado

scott_dixon_indycar_hpd_2020_3_20

Honda Performance Development experimentó un gran año, a pesar de que este 2020, en términos generales, ha sido para olvidar en gran parte debido a los estragos que todavía sigue ocasionando el COVID-19. Pero la división norteamericana de Honda se siente orgullosa de mostrar sus logros entre los cuales destacan los títulos de pilotos y fabricantes en la IndyCar, la aplastante demostración en las 500 Millas de Indianápolis y el título tanto en la clase DPi como en la GTD del Campeonato IMSA WeatherTech SportsCar, con Team Penske y Meyer Shank Racing respectivamente.

Para Ted Klaus, presidente de HPD, todas las victorias son dignas de celebrar porque se alcanzaron atravesando una situación muy complicada que requirió mayor esfuerzo y compromiso. Todos los objetivos establecidos se cumplieron. Comprende que 2020 fue un año muy inusual, pero aún así la sensación de satisfacción es grande porque difícilmente puedan repetir todas las victorias y títulos en un contexto más complicado.

En la IndyCar se anotaron el título de pilotos con Scott Dixon, tras no poder alcanzar el año pasado a Josef Newgarden. Esta temporada el piloto de Chip Ganassi Racing asumió la delantera del campeonato desde el inicio y se hizo inalcanzable. Para Klaus, Dixon y Ganassi se reinventaron porque se deshicieron de la vieja costumbre de venir desde atrás, lo que complicaba el cierre del campeonato porque al momento de definir estaban en desventaja. En esta ocasión todo fue distinto y ganaron.

Mención aparte merece la soberbia demostración en las 500 Millas de Indianápolis, allí, desde las primeras prácticas, se observó el nivel que presentaba Honda. Al igual que sucedió con respecto a la disputa del título esta temporada, para la Indy500 HPD llegaba con sed de revancha puesto que el año pasado la victoria fue para Simon Pagenaud del equipo Penske Chevrolet. Ahora no escatimaron esfuerzos para presentar la mejor versión de su motor IndyCar, lo que se vio recompensado cuando la bandera a cuadros recayó en Takuma Sato, quien fue escoltado por Scott Dixon, Graham Rahal y Santino Ferrucci.

En tanto en la IMSA, Ricky Taylor, Helio Castroneves y Alexander Rossi se combinaron para ganar el título con el DPi Acura ARX-05 número 7, repitiendo el cetro que en 2019 alcanzaron Juan Pablo Montoya y Dane Cameron. En lo que respecta a la case GTD, el Acura NSX GT3 Evo No. 86, de Meyer Shank Racing, pilotado por Mario Farnbacher, Matt McMurry y Shinya Michimi; encadenó el tercer título en este renglón.

En palabras de Ted Klaus:

Este año hubo una apertura renovada que permitió a HPD hacer las cosas que solo nosotros podemos hacer y apoyar a todos nuestros equipos, no solo con motores sino también con nuestro simulador. En HPD escuchamos a nuestros equipos y respondimos rápidamente a sus ideas y demandas. Creo que el trabajo en equipo realmente mejoró. Dejamos que los pilotos nos guiaran y HPD apoyó todo eso.

Vía | Racer