La parrilla del Mundial de Turismos promete sufrir una revolución en 2018

 |  @fernischumi  | 

Pocos, muy pocos pilotos de los que terminaron la temporada del WTCC este pasado fin de semana en Losail prometen estar en la próxima sesión del campeonato. Ya parece un hecho que se producirá la fusión entre lo que conocemos actualmente como Mundial de Turismos y las series TCR formadas por Marcello Lotti. Únicamente queda la confirmación por parte del Consejo Mundial del Motor, después de que en la reunión celebrada por la Comisión de Turismos de la FIA se diese el visto bueno a un campeonato con los coches del TCR y gestionado por la Federación y la propia Eurosport Events de François Ribeiro.

Este cambio obviamente promete dejar en la estacada a los actuales TC1, lo cual confirma los rumores que apuntaban a que Volvo estaría afrontando su última temporada en el WTCC (ahora con más motivo después de alzarse con los títulos), así como la decisión de JAS de crear un nuevo Honda Civic bajo la normativa TCR. Precisamente este reglamento ha permitido una gran expansión tanto en materia de campeonatos regionales, como en el número de equipos y fabricantes interesados en el mismo. Gran variedad de modelos, pilotos talentosos, sólo hace falta una mejor promoción del producto.

Eso es lo que buscará a partir de ahora Eurosport Events, que gran parte del público conozca estas nuevas series de calidad, siempre sin perder el foco de que los costes deben mantenerse controlados y que con los pasados TC1 se cometieron grandes errores. En lo que respecta a los pilotos que conformaban hasta ahora la parrilla del Mundial de Turismos, tal y como hemos podido ver durante estos días en las entrevistas concedidas a Neil Hudson, no son demasiados los competidores que esperan formar parte de las series intercontinentales el próximo año.

Muchos de ellos perjudicados por la toma tardía de decisiones (hasta la reunión del miércoles de la FIA no se espera confirmación al respecto), algunos como Nicky Catsburg dirán adiós al WTCC. En el caso del holandés, esto pasa por regresar a los GT’s, compitiendo con BMW Motorsport y su nuevo M8 GTE. En cuanto a sus compañeros, tal y como menciona TouringCarTimes, el que peor puede tenerlo es precisamente el nuevo campeón, Thed Björk, el cual sigue siendo piloto Volvo y que afronta lo que puede ser un 2018 sabático al no tener la firma sueca una montura con la que pueda competir. Al menos por el momento.

En cuanto a Tom Chilton, todo parece mucho más definido, pero igualmente pasará por un programa lejos del WTCC. El británico, ganador del trofeo de independientes esta temporada, pasará a competir únicamente en el BTCC, campeonato que también ha disputado en 2017 y en el que ha finalizado quinto. El objetivo pasa a ser el de coronarse campeón británico, por lo que es previsible que el piloto de Sébastien Loeb Racing se centre en sólo un programa en 2018.

Otros de los pilotos Citroën C-Elysèe TC1 esta temporada, Rob Huff, tiene su horizonte mucho más amplio. El también piloto británico ha mantenido un programa mixto durante este año, algo que pretende mantener durante la próxima campaña, compitiendo en WTCC (previsiblemente con Münnich Motorsport o Leopard Racing), BTCC, CTCC y algunas carreras de históricos. En el caso de los tres pilotos de Honda, Michelisz y Monteiro no tienen contrato para la próxima temporada, mientras que Guerrieri parece que sólo llegó para sustituir durante la ausencia del luso. Todos ellos esperan la llamada de la firma nipona, la cual todavía tiene que decidir su grado de implicación en esta nueva etapa del Mundial de Turismos.

Vía | TouringCarTimes

Lee a continuación: La temporada 2018 de la Fórmula 1 ya tiene pilotos a la espera de Williams

  • angeluam

    A ver aquí hay algo que no entiendo, cual RS la diferencia entre estos TCR y. Los viejos WTCC, yo los veo iguales, pero me sorprende que nadie quería entrar al mundial pero si crearon un montón de TCRs, y bueno una lastima que mueran los TC1, la verdad veo los otros autos turismo y al igual que con los Fórmula E, me da sueño de lo lentos que son.