Le Mans alimenta las dudas sobre el futuro de los LMP1

 |  @eloy_eg  | 

No hay medio importante que no especule esta semana sobre lo que va a ocurrir con la categoría LMP1 de Le Mans y el Mundial de Resistencia. No nos referimos a quién ganará las 24 Horas este fin de semana, sino a su supervivencia y qué camino tomará el Automobile Club de l'Ouest, que tiene una rueda de prensa programada para este viernes en la que desvelará las líneas maestras del nuevo reglamento previsto para 2020. ¿Y hasta entonces?

Tres medios de reconocido prestigio como AUTOhebdo, Auto Motor und Sport y Motorsport Aktuell han subrayado que no está nada claro que Porsche siga con su programa LMP1 en 2018. Consideran que Toyota ha dado un paso adelante y no estaba entre sus planes estrenar coche nuevo el año que viene, ante lo cual el Consejo de Administración se plantea dar carpetazo al asunto. Ni siquiera tiene director técnico tras la salida de Alex Hitzinger en 2016. Y un Mundial con una única marca implicada en su categoría reina dificilmente podría sobrevivir.

Es cierto que para 2018 está prevista la entrada de varios equipos privados. Ahí están los proyectos de Perrinn, BR Engineering (SMP Racing) o Ginetta, más un ByKolles que piensa retirarse del Mundial de Resistencia tras Le Mans para centrarse en la próxima campaña. A nivel de tamaño de la lista de inscritos hay poco que temer. Pero otra cosa será lo que estipulen los contratos de los promotores o el número de fabricantes que exija la FIA para mantener el estatus de Campeonato del Mundo, si bien siempre podrían contar con los involucrados en GTE.

Por eso todo el mundo mira hacia Estados Unidos. Los DPi son baratos y atractivos para las marcas. Aunque por el momento arrasa Cadillac, en el certamen IMSA están también involucradas Nissan y Mazda, se habla mucho de Penske con Honda y en las últimas horas los mismos medios que especulan con el futuro de los LMP1 apuntan a proyectos de Joest con Audi y Ford con Ganassi. Sería un sueño para Le Mans y el Mundial de Resistencia, si no fuera porque ello obligaría al ACO a renunciar a su sueño híbrido. Por un lado convencerían así a Peugeot, reacia a la inversión necesaria para desarrollar esa tecnología. Por otro, perderían sin duda a Toyota, que sólo corre en resistencia por el claro vínculo en la filosofía de su TS050 y sus Prius. No todos quedarán satisfechos.

Foto | Michelin
Via | Auto Motor und Sport, Motorsport Aktuell, AUTOhebdo (edición impresa)

Lee a continuación: Lo que debes esperar de las 24 Horas de Le Mans 2017

  • Jacobo87

    Es muy difícilmente sostenible una categoría como los actuales LMP1 híbridos. Eso siempre se supo, fue un gran movimiento del ACO para llenar un vacío hi-tec en el motorsport antes de la llegada de la F1 híbrida. Han sido unos años preciosos, tanto a nivel competitivo como técnico, que quedarán en el recuerdo como los Grupo C o los DTM/ITC, o los clase 2 del BTCC. Ahora toca reinventarse y abrazar una normativa que atraiga a más fabricantes.

    P.D: Que esté vivo FA si de verdad quiere ir a Le Mans. Igual con una parrilla más llena la victoria se pone más cara...

  • M.A.

    Voy a escribir un relato de "ciencia ficción".
    En un mundo ideal, el WEC debería ser el verdadero "Mundial de Marcas" (como se denominaba hasta los años 70)
    El mundial de marcas deberia servir para escaparate de estas marcas, y a la vez para desarrollar motores, que, con un reglamento común, fueran "cedidos" a los "garajistas" para competir en F1.
    Ya en los 90 el Tito Ecclestone lanzó el globo-sonda del "motor mundial"
    De esta forma, en mi mundo particular, las marcas desarrollarian sus motores hibridos, que en su spec-b (año anterior) se usaran como hibridos en F1, y sin la parte hibrida en LMP2 y en F2.
    Así las marcas tendrían su campo de batalla en "su" mundial, y dejarían el de F1 para pilotos y equipos, sin que entre un equipo oficial que arrase y que reduzca a media parrilla a ser "equipos cliente".
    Quedando LMP2 para jovenes, para ilustres que no quieran retirarse, y para formar tanto equipos, como ingenieros, como toda la infraestructura.
    ¿Que os parece?
    Un sueño imposible, claro está.

    • Brian Clariana

      En ese sueño Monaco no se cruza con la Indy500 dejando libre para que pilotos prueben suerte al otro lado del parque, Le Mans no se cruza con nada y hay libre libertad para los pilotos que quieran correr en otras categorias ?

      • M.A.

        Podria ser. Soñar es gratis. Y no solo hay libertad para los pilotos, sino que la mayoría estan dispuestos a probar suerte en diversas categorías.

  • emjpshyco

    Es increíble cómo el WEC ha pasado de ser un paraíso de marcas implicadas a que ahora se pueda ir incluso Porsche. Parece mentira cómo cambian las cosas en tan poco tiempo.

    • OneCarlos

      Los LMP1 (ya sea en la epoca de LMS, ILMC o WEC) fueron el paraiso de marcas desde el 2008 a 2011 con Audi, Peugeot y Aston Martin, el 2012 cambiámos a los ingleses y franceses por HPD y Toyota. Desde el 2014 hasta el año pasado fué solo una batalla entre las marcas de Volkswagen y Toyota como unico rival externo.

  • OneCarlos

    El estado actual de los LMP1 de hoy recuerda mucho a la de los Grupo C en 1992 donde al igual que hoy, solo hay 2 dos marcas oficiales, hoy en día para luchar por victorias tienes que tener si o si un coche hibrido y en el '92 tenías que tener un motor de F1 (y en lo posible un V10). Estamos claro que el reglamento de hoy (como el de esa epoca) no es para todos como la del 2007 a 2010 (excepto los motores diesel que gozaban ciertas ventajas regamentarias).

  • Glemt

    El ideal sería que la categoría LMP1 fuera una categoría unificada para correr en cualquier parte del mundo y así animar las categorías. Flexibilidad mecánica (aunque dudo que volvamos a ver competir a un V12 o incluso un V8 de nuevo) y una hibridación «básica» (KERS y similares de «baja» complejidad)