Los equipos asiáticos del WRC colocan a sus pilotos

 |  @fernischumi  | 

No sólo Toyota ha preparado un interesante programa en el WRC2 y otras citas para sus dos pilotos japoneses protegidos. Los grandes fabricantes asiáticos (Hyundai y Toyota) llevan tiendo persiguiendo colocar a alguno de sus pilotos nacionales en el Mundial de Rallyes. En el caso de los japoneses, esto también se ha visto extendido a los copilotos, particularmente a Sayaka Adachi, copiloto que competirá en 2017 a la derecha de Jarkko Nikara.

El piloto finlandés ha estado participando durante los últimos meses el desarrollo del Toyota Yaris WRC y es uno de los hombres de confianza de Tommi Mäkinen. Es por ello que ha sido el elegido por el cuatro veces Campeón del Mundo de Rallyes y Toyota GAZOO Racing para ayudar a la integración de Sayaka Adachi en los rallyes europeos, en un paso más de su formación a la derecha de un hombre con la experiencia de Nikara.

Competirán con un Subaru Impreza WRX STi en el Nacional Finlandés y será la occidentalización de Adachi, con una gran experiencia en rallyes en su país. ¿Por qué no matar dos pájaros de un tiro y ponerla a copilotar a Takamo Katsuta o Hiroki Arai? Presumiblemente porque en Toyota creen que esto perjudicaría al aprendizaje de ambas partes.

No será la única novedad. Hyundai Motorsport también ha preparado un programa de 14 rallyes para Chewon Lim  que competirá entre otros en el Tour European Rally 2017 al volante de un i20 R5 mantenido por el equipo italiano HMI. El surcoreano estará copilotado por el belga, Martijn Wydaeghe y resultará el salto definitivo de Lim a los rallyes después de haber competido en Turismos y la Fórmula 3 y haber realizado alguna prueba suelta en el WRC e IRC en 2016 (corrió el Rallye de Alemania, Ypres, Valais y el Rallye du Var).

Para quien no conozca su historia, Chewon fue el ganador del programa de televisión ‘The Rallyist’ que le daba derecho a un programa de desarrollo de dos años con el apoyo de Hyundai.

Lee a continuación: Dakar 2017: una crisis humanitaria y un quebradero de cabeza para ASO