Los pilotos del World RX dominan en la diabólica creación de Travis Pastrana y del Nitro Circus

 |  @fernischumi  | 

No se podía dejar pasar el viaje a Estados Unidos para la prueba del Mundial de RallyCross sin sacar algo más de provecho a los grandes gastos de logística que supone el enviar todo el material hasta el otro lado del charco. De esta forma, no fue de extrañar que el show montado por Travis Pastrana y su Nitro Circus en el Utah Motorsports Campus tuviera la participación de algunos de los grandes competidores del World RX, obviamente de aquellos que cuentan con el apoyo de Red Bull como uno de sus patrocinadores.

El deportista estadounidense contó con todo un circuito para realizar la pista de sus sueños. Piloto de Freestyle que ha evolucionado con los años a piloto de automovilismo, Pastrana recogió el guante y creó lo más parecido a una pista de motocross preparada para que los coches de rallycross brindaran un gran espectáculo. La presencia de un “gas jump”, esos saltos que no tienen una unión entre la rampa de despegue y la de aterrizaje, no achantó a Timmy Hansen o Mattias Ekström, los cuales salieron a dar todo el espectáculo posible antes de desplazarse a Austin para competir en la antepenúltima cita del calendario.

No son buenos los recuerdos de este tipo de saltos en el Global RallyCross Championship estadounidense, especialmente en una temporada 2012 en la que vimos varios ejemplos de todas las brechas de seguridad que puede producir una configuración así, sin embargo, en esta ocasión no hubo grandes sustos y el llamado Nitro RallyCross nos dejó lo que ha sido el primer duelo en pista entre los vehículos FIA y aquellos que competían en el GRC.

Digno sucesor de la competición de los Summer X-Games, las carreras estuvieron repletas de acción en pista, contactos, adelantamientos y saltos, muchos saltos. Y es que el diseño de circuito ideado por Travis tenía zonas de saltos enlazados, peraltes y zonas en las que había dos trazadas posibles, una más lenta y menos espectacular y otra claramente más rápida en la que los pilotos debían tomar grandes riesgos. Seguramente uno de los esquemas más novedosos que se han visto durante los años de este rallycross moderno.

Ya en la competición en sí, Timmy Hansen fue el gran protagonista, especialmente con su dominio durante las carreras de clasificación que se disputaron durante la jornada del sábado y que le dieron paso al sueco directamente a una gran final en la que ya no se contaba con el piloto local, Ken Block, invitado personalmente por Pastrana y que se quedaba fuera de las pruebas finales por problemas de suspensión en su Ford Focus RS RX.

Con ocho pilotos en la parrilla de la gran final, Timmy compartía la primera línea con el tricampeón del GRC, Scott Speed, el cual no llegaría más allá de la primera vuelta después de chocar con el organizador del evento, Travis Pastrana, quedando ambos fuera de carrera y permitiéndonos ver un bonito duelo entre los dos suecos del World RX en el que terminaría imponiéndose el Peugeot 208 WRX de Hansen después de perseguir a Ekström durante gran parte de la prueba, y atacándole con un temprano paso por la Joker Lap para realizarle el conocido ‘undercut’ a un Mattias que esperaría hasta la última vuelta para realizarlo. Tanner Foust era tercero, seguid por Steve Arpin, nuevo dueño de los Ford Focus ex-oficiales y de Patrick Sandell.

Lee a continuación: Nasser Al-Attiyah comienza oficialmente su proyecto en el World RX con ES Motorsport