Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Monoplazas
Logo Icon

3 MIN

Paseo militar de Josef Newgarden en la segunda de Iowa

Penske necesitaba un fin de semana como éste. Después de firmar cuatro poles en las cuatro primeras carreras y ver cómo todas las victorias acababan decantándose del lado de Ganassi, la reacción del equipo más laureado de las IndyCar Series no se podía hacer esperar. Y al triunfo desde el último puesto de Simon Pagenaud en la noche del viernes se sumó este sábado la exhibición de su compañero Josef Newgarden, que lideró más del 80% de la prueba y acabó paseándose en uno de sus trazados fetiche, el óvalo corto de Iowa.

El estadounidense salía en la pole al marcar el mejor registro en la segundas vueltas de la peculiar sesión de clasificación (dos vueltas lanzadas, cada una de ellas determinando el orden de salida para cada carrera) y mantuvo el control de la prueba durante casi toda la noche. Con la lección bien aprendida del día anterior, el sábado se vio mucha menos degradación y estrategias más razonables, lo cual contribuyó a que los mejores coches se mantuvieran en cabeza.

Por ello no debe sorprender que Penske rodara casi en todo momento con sus tres coches en los cinco primeros puestos, incluyendo un Simon Pagenaud que volvió a remontar. Newgarden contaba así con colchón, pero se vio presionado por un extraordinario Patricio O'Ward. McLaren demostró que tiene ritmo para luchar por los triunfos, y no sólo estrategia como en el día anterior, más un error en la última parada en boxes del mexicano sepultó sus opciones al perder vuelta y quedar ese giro de desventaja apuntalado por una bandera amarilla al perder Ryan Hunter-Reay el control de su monoplaza saliendo de boxes.

Algo similar le ocurrió a Alex Palou. El español volvió a alargar sus paradas y de primeras sacó provecho, al permitirle el accidente de Ed Carpenter mantenerse en la vuelta del líder. Mas una degradación importante en su segundo relevo le forzó a pasar de nuevo por boxes, justo cuando cayó la segunda amarilla de la noche. Y esa vuelta perdida fue definitiva. El de Dale Coyne acabó 14º, dos puestos por detrás de O'Ward.

Sin degradación, con ventaja de tiempo y algunos doblados siempre de por medio, Newgarden se paseó hasta la bandera a cuadros, triunfando por delante de su compañero Will Power y de un Graham Rahal que evitó el triplete de Penske, al ser cuarto Simon Pagenaud. Y de nuevo Scott Dixon sacó la calculadora y logró un quinto puesto para mantener su enorme ventaja al frente del campeonato a pesar de que Ganassi esta vez no se encontraba en disposición de luchar por el triunfo. Oliver Askew salvó el honor de McLaren siendo 6º, seguido de Jack Harvey, Alexander Rossi, Marcus Ericsson y Marco Andretti (notable décimo puesto para salir de la mediocridad habitual).

En la general del campeonato Scott Dixon se mantiene líder con 49 puntos de ventaja sobre Pagenaud y 53 sobre Newgarden. Cuarto es O'Ward, a quien habrá dolido especialmente el error de su equipo en boxes al descolgarse de los hombres de Penske. Palou es 12º. La IndyCar se toma ahora un respiro y regresará a la acción el 9 de agosto en el rutero de Mid-Ohio.

Foto | IndyCar Series