Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Otros circuito
Logo Icon

4 MIN

¿Podrá la Fórmula 1 seguir esquivando cancelaciones?

La alarma del coronavirus ha dejado ya de ser una amenaza lejana para ser toda una realidad en Europa. Tal y como hemos podido ver con la cancelación de la cita italiana del GT World Challenge, todos los campeonatos han pasado a estar en riesgo de cancelar sus distintas pruebas de los próximos meses, especialmente aquellas que se desarrollan en países muy afectados por la propagación de esta epidemia. Por si fuera poco, todos los que trabajan en las distintas áreas que rodean a una competición también verán su movimiento seriamente restringido, previsiblemente reduciéndose la emisión de salvoconductos especiales incluso para estos implicados en el deporte.

Llegados a este punto, el espectáculo de la Fórmula 1 parece haber salvado su primera posibilidad de cancelación, con los equipos ya viajando hacia Australia y con todo el material ya esperando para ser montado en el Pit-Lane del Circuito de Albert Park. Equipos como Ferrari han podido por el momento esquivar el cierre ‘de fronteras’ que se ha producido en el norte de Italia, concretamente en la región de Lombardía, por lo que no hay indicios hasta ahora que nos indiquen que vaya a haber un cambio de planes de cara a este domingo.

Mientras que Australia promete desarrollarse con normalidad, en Bahréin la decisión ha sido la de realizar el Gran Premio a puerta cerrada en una decisión que difícilmente será replicable en otras localizaciones ya que difícilmente se trasladará todo el material para que se desarrolle una carrera sin público en la que los organizadores deban asumir no solo el canon, sino también el precio de las entradas que serían devueltas a sus compradores. En Melbourne ya han dicho que no lo harán así:

No hay ninguna posibilidad. Este no es el caso en absoluto del Gran Premio de Australia. Cuando ves a 86.000 personas en el MCG (Melbourne Cricket Ground) anoche... Tenemos que hacer las cosas con sensatez y seguir adelante con la vida mientras tomamos las precauciones necesarias - Andrew Westacott, director ejecutivo del GP de Australia

La logística, el otro gran problema para el circo itinerante:

Debemos tener en cuenta que actualmente hay restricciones en algunos países para la entrada de personas de determinadas regiones. En este caso, los equipos suelen trasladar cierto material entre circuitos, pero los coches, motores y cierto personal regresa a la fábrica entre Grandes Premios. En este caso esto podría no ser posible y parece complicado que el Gran Circo vaya a tener de forma indefinida sin volver a casa a cierto personal clave de los equipos y de los distintos suministradores de piezas y servicios para poder seguir con el espectáculo mientras que en el resto del mundo se toman medidas excepcionales. Incluso Ducati ha tenido problemas para recuperar el material que ya tenía en Qatar después de la cancelación del primer Gran Premio de Moto GP 2020.

Francia, por su parte, ha prohibido cualquier reunión de más de 1.000 personas en su territorio, algo parecido a lo que ocurrió en Suiza y que llevó a la cancelación del Salón de Ginebra, lo que ya ha puesto en el punto de mira de una posible cancelación al ePrix de París. La FIA anunció tras el Consejo Mundial del Motor celebrado la pasada semana en Ginebra la apertura de una célula de crisis para evaluar la situación cada dos días. Por su parte, Moto GP ya empieza a temer que no se podrá tampoco empezar el año en Austin, después de que esta localidad entrara dentro de la Zona de Emergencia que se ha declarado, restringiendo también la celebración de eventos que reúnan más de 2.500 personas.

Por su parte, la Federación Internacional de Automovilismo sigue afrontando su año más difícil desde que es presidida por Jean Todt. Hasta ahora, el máximo organismo internacional en materia del Motorsport había tenido que salvar ciertos momentos de apuro, entre los que nos encontrábamos la desbandada de fabricantes del Mundial de Resistencia o la marcha de Volkswagen del WRC y con ella, gran parte de las labores de promoción del campeonato que realizaba el fabricante. Sin embargo, prácticamente nunca se le habían amontonado tanto los frentes abiertos como viene sucediendo en este último año.

Además de la crisis del coronavirus, la Federación ha tenido que afrontar en apenas unos meses las cancelaciones de los rallyes de Chile y de Australia, el accidente fatal en Fórmula 2, los vaivenes en los futuros reglamentos técnicos del WEC, WRC y Fórmula 1, la marcha de Citroën Racing y la no-llegada de Aston Martin, así como las polémicas con los motores Ferrari, la descalificación de Renault en el GP de Japón, la irrupción del DAS de Mercedes bajo su conocimiento... Esperemos que todo regrese a su cauce muy pronto.

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable