Risas aseguradas: Lando Norris y Max Verstappen estallan en carcajadas en sus particulares 12 Horas de Bathurst

 |  @fernischumi  | 

Son dos de los nombres llamados a liderar la Fórmula 1 del futuro y, además, son dos amantes de la competición virtual. Max Verstappen y Lando Norris no estaban el pasado fin de semana en el Mount Panorama real, sin embargo, los dos pilotos oficiales del Gran Circo sufrieron también la enorme dificultad que supone competir en una pista como esta al volante de un GT3 en una prueba de resistencia. ¿Cómo? Muy fácil, los dos compitieron en las 12 Horas de Bathurst que se disputaron a través de iRacing.

El propio británico conectó su directo en Twitch para dejar constancia de lo que fue su participación. Como un Youtuber dedicado preparó su simulador, las cámaras enfocando a cara y pies para hacer el Gameplay en 2.0 y conectó sus cascos para no perder el contacto con sus otros tres compañeros del equipo Team Redline 4X que era completado por el piloto del WTCR, Nicky Catsburg y por Atze Kerkhof.

La estructura tenía una segunda alineación también con BMW Z4 GT3, en este caso contando con un auténtico equipo de lujo entre los que se encontraban Rudy van Buren, el subcampeón de Supercars de 2018 Shane van Gisbergen y los jugadores del equipo Redline, Ben Cornett y Justin Ruggier. Incluso hizo su aparición por allí Sacha Fenestraz antes de viajar hacia Japón para comenzar una prometedora temporada 2019 en la que compaginará monoplazas con GT300.

El franco-argentino pudo comprobar en primera persona cómo les había ido la aventura como compañeros de equipo virtuales a los pilotos de McLaren y Red Bull Racing. La cara de Sacha no pudo ser más expresiva cuando después de desearles buena suerte, el propio Lando Norris le decía entre risas que ya estaban fuera de carrera. Minutos antes, Atze entraba descontrolado en la sección de bajada cuando rodaba tras el equipo Vodafone Giants y otro de los competidores le daba un toque en la zaga. El muro no hacía distinciones y el BMW Z4 GT3 quedaba prácticamente destrozado. Ya no hubo lugar ni tan siquiera a la frase maldita de: “me voy a dormir y espero que el coche esté entero cuando vuelva”.

A partir de ese momento, vuelta del coche a boxes a través de la recuperación rápida y larga espera hasta que se hayan completado las reparaciones. Ya daba igual, la risa de Lando por momentos se volvía más y más contagiosa. Nicky Catsburg no correría mejor suerte y dejaría incluso más dañado el Z4 ante la cara de estupefacción de Norris. Con 22 minutos de reparaciones obligatorias, ya era imposible tomarse demasiado en serio la competición, tal y como demostraba un poco más tarde Max Verstappen en un pique con otro competidor.

Referencias como la de “Charly no estará contento con esto” o el gesto de dedos puesto de moda en la Fórmula 1 completan un vídeo resumen ineludible. Las pachangas con sus compañeros de equipo (también estaba por allí Enzo Bonito) posteriormente nos dejan con la conciencia más tranquila para todos aquellos que tenemos muchos problemas para pasar de una vuelta sin incidentes en las carreras online. Eso sí, no hagáis en vuestras casas el reto del Force Feedback al 100%, por el bien de vuestras muñecas…

Lee a continuación: Lexus da un año más de vida a su proyecto GT3 en Europa con nuevos equipos

Max Emilian Verstappen es uno de los pilotos más mediáticos de la Fórmula 1 actual. Hijo del ex piloto Jos Verstappen, ha protagonizado el ascenso más meteórico de la década, pasando de karts a Fórmula 1 en tan solo un año y medio ...