Sébastien Loeb podría centrarse únicamente en rallyes de tierra lo que resta de temporada

 |  @fernischumi  | 

Las caras de frustración de Sébastien Loeb y Daniel Elena el domingo lo decían todo. Apostaron por una monta de neumáticos más blanda a la espera de que la heroica firmada en el Rally de Catalunya en 2018 se volviera a repetir de confirmarse las previsiones de ligeras lluvias en las cercanías de Mónaco, pero lejos de ayudarles a recuperar mucho tiempo, esto solo les llevó a ‘comerse’ los neumáticos y terminar saliéndose en una curva de derechas que estuvo muy cerca de terminar con un abandono.

El lenguaje corporal del alsaciano era distinto al de otras veces. Acababa de completar un Monte-Carlo más, sin embargo, los tiempos, al revés que otros años, no fueron competitivos, muy lejos de esa encarnizada lucha con la que nos deleitaron los tres tenores de esta época del Mundial de Rallyes y con Elfyn Evans haciendo de estrella invitada.

Aunque consiguió aguantar la cuarta posición en un primer momento, Loeb tuvo que hacer los últimos tramos a muy baja velocidad, todavía con problemas de frenos en el eje trasero y sabedor de que un pinchazo le dejaba fuera definitivamente de la prueba. Finalmente sexto, después de ser superado tanto por Esapekka Lappi y Kalle Rovanperä, con un muy mal recuerdo después de la que puede haber sido su última aparición en el Rallye Monte-Carlo que vio hace casi dos décadas tontear por primera vez a Seb con las victorias.

Por delante, la necesidad de decidir si iba a estar también en la salida del próximo Rally de Suecia, prueba que en principio sí estaba dentro de los planes del alsaciano o si tendría que ser otro el que finalmente iba a pilotar en la cita escandinava. En declaraciones a L’Equipe, Loeb confirmó que la decisión finalmente fue suya, precisamente el mismo domingo después de terminar en Monte-Carlo y que no recibió ningún tipo de presión por parte de un Andrea Adamo que recurría posteriormente a que Craig Breen se sentara en el Hyundai i20 Coupé WRC en la prueba invernal que en principio se desarrollará del 13 al 16 de febrero, siempre que la nieve lo permita.

Siempre dije que era el evento más hermoso de la temporada cuando las condiciones son ideales, con una buena capa de hielo en el suelo, pero también es lo peor cuando no hay suficiente nieve y arrancamos los clavos. Es más bien hacia este tipo de terreno que nos embarcamos si el rally realmente tiene lugar. Así que no tenía ningún deseo particular en ir, pero como se decidió así con el equipo, tenía la intención de respetar el compromiso. Andrea debe haber sentido algo y, el domingo por la noche, me preguntó si quería hacer Suecia. Me dijo que podía hacer lo que quisiera, pero que tenía que decidir rápidamente porque el límite para un cambio de piloto era este lunes. No me llevó más de veinte segundos decidir.

El francés ha querido dejar claro para evitar suspicacias que ha sido él el que ha tomado la decisión y que desde el equipo le dejaron libertad para que eligiera, lejos de que hubiera sido la formación con sede en Alzenau la que había dejado a Loeb fuera por su rendimiento en la cita monegasca.

¡Sabía que la gente iba a reaccionar diciendo que estaba jodidamente fuera! No estaba contento conmigo mismo a la llegada de Monte-Carlo, no tuve el mejor momento de mi vida allí porque el placer no estaba. Entonces, el ir a Suecia a correr en malas condiciones, mientras que los demás van a pilotar como salvajes y que tendríamos que arriesgar para tratar de hacer algo, lo sentí demasiado. Breen puede ser más rápido que yo en esas condiciones. Me embarqué en este proyecto con Hyundai con el objetivo de ayudar al equipo y contribuir a su éxito, por lo que no quiero ser un freno.

En cuanto al resto de pruebas, su no presencia en Suecia no significa que el programa se vaya a ver reducido respecto a las seis citas iniciales. Todavía no están programadas completamente, por lo que Loeb reconoce que irá decidiendo, especialmente si ve que no es competitivo:Si veo que nunca estoy al ritmo, decidiré por mi cuenta hacer menos”. Al no estar en los tiempos ni en Monte-Carlo, ni en la etapa de asfalto de Catalunya, así como en Córcega, el propio Sébastien reconoce que su presencia en las pruebas de asfalto restantes (Alemania y Japón) está en seria duda, algo que podría dejarle vía libre al propio Dani Sordo: “Tal vez pensaremos en orientar el programa en citas de tierra, porque es obvio que no puedo lograr estar en tiempos con el i20 en el asfalto”. Nueva Zelanda, Portugal y Argentina o México parece que sí contarán con su participación.

Vía | L'Equipe

Lee a continuación: Pierre-Louis Loubet correrá nueve rallyes del Mundial con el Hyundai i20 WRC

  • Rager

    La verdad es que si ha estado bastante flojo en el Monte, lo achaqué a la elección de los neumáticos pero está claro que él tampoco tenía una confianza plena.

    Pues en principo era Dani Sordo quien haría Portugal, de hecho ya se está dejando rondar por los mentideros que acudirá a la cita de Fafe en preparación de Mexico y Portugal, tal y como hizo el año pasado.