Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
WRC
Logo Icon

3 MIN

Toyota y Citroën, distintas estrategias para lo que resta de temporada

Estamos en agosto y a pesar del parón del mes de septiembre, lo cierto es que el Mundial de Rallyes ya cuenta las horas para que termine su temporada. Sólo restan tres pruebas para que este disputado y emocionante WRC 2017 llegue a su fin y a pesar de que Sébastien Ogier asestó un importante golpe sobre la mesa este fin de semana en Alemania, nadie ha dicho su última palabra, especialmente en Hyundai. Sin embargo, Citroën y Toyota deben empezar a preparar 2018, año en el que ambas tendrán más exigencia después de lo visto en sus respectivas campañas 2017.

Sobre todo, en el caso de Citroën Racing. Los de Versalles completaron un buen fin de semana, al menos en el caso de Andreas Mikkelsen, porque tanto Craig Breen como Kris Meeke sufrieron mucho al volante de un C3 WRC que sigue desconcertando a sus pilotos. A pesar de los muchos errores, el irlandés rescató una quinta plaza después de superar a un Elfyn Evans al que se le siguen atragantando los domingos. Ya hace tiempo que Yves Matton reconoció que era el momento de empezar a gestionar los preparativos de la próxima temporada, con la mirada puesta en solucionar los problemas técnicos que les han perseguido durante las 10 citas de 2017.

La firma de los dos chevrones sigue probando nuevas soluciones, e incluso el pinchazo de Kris Meeke en Finlandia dejó al descubierto que Citroën estaba probando con un nuevo suministrador de amortiguadores. Después de las novedades en lo que respecta al diferencial y a la entrega de potencia entre ambos ejes, las cuales llegaron en el Rally de Polonia a la unidad pilotada por Andreas Mikkelsen. No habrá más gasto de jokers en lo que queda de temporada tal y como confirmaba este mismo fin de semana Yves Matton:

Hemos hecho muchas cosas durante las últimas semanas. El nuevo director técnico comenzará a tiempo completo a partir de septiembre, pero ya hemos homologado nuevas piezas a través de los jokers después del trabajo realizado desde Semana Santa. No habrá nuevas piezas en lo que queda de año porque tenemos que centrarnos en 2018 antes de correr riesgos en 2017. Tenemos que cumplir el kilometraje de test que no hicimos antes. Será un proceso bastante nuevo para nosotros en Citroën, que solemos homologar y montar algunas piezas nuevas en el coche antes de probar tanto.

En el caso de Toyota GAZOO Racing, Tommi Mäkinen ya dejó entrever a mitad del calendario, en el Rally de Cerdeña, que se planeaba estrenar nuevas piezas, aprovechando al máximo los jokers disponibles, ocho para esta temporada, tres en lo que respecta al motor (parámetros como el diámetro de los cilindros, la carrera o las dimensiones del árbol de levas no pueden modificarse) y cinco para el chasis.

Los objetivos del equipo siguen siendo el de hace unos meses, aligerar el coche, mejorar la aerodinámica y además trabajar en la mecánica para conseguir una mejor respuesta y más potencia en bajos. No quedan muchas opciones para su introducción. Todo apunta a que se aprovechará este mes de parón del WRC para dar los últimos retoques y estrenar dichas piezas de cara al Rally de Catalunya.

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable