CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
WEC

4 MIN

Las sombras de las 8 horas de Bahrein se prolongan hacia Sebring y los Hypercars

Víctor Forner | 5 Ene 2021
wec-bahrein-2020
wec-bahrein-2020

El pasado mes de de noviembre el Mundial de Resistencia despidió la categoría LMP1-H. Las 8 horas de Bahréin fueron una carrera triste, sobe todo si la comparamos con la época dorada de esta categoría entre los años 2012 y 2017, donde siempre hubo al menos dos marcas luchando de tú a tú, llegando incluso a haber tres a tiempo completo (sumando a Nissan en Le Mans). A partir de ese año 2017 las cosas empezaron a caminar cuesta abajo, con solo Toyota manteniéndose en el WEC y con equipos privados con coches sin sistema híbrido siendo su única competencia. La FIA tuvo que regular las prestaciones de los coches para igualarlos, algo que dejó carreras muy artificiales. La implementación de la nueva normativa LMH (los Hypercar) para este 2021 daba un rayo de esperanza, pero según pasan las semanas, parece que las sombras de Bahréin se están prolongando hacia las próximas 1000 millas de Sebring.

Todo esto comenzó con la tardía decisión de aceptar la fusión entre los LMDh del IMSA y los LMH del WEC, que a partir del 2023 formarán la categoría Hypercar, pudiendo competir coches de ambas reglamentaciones en ambos campeonatos. Para entonces, Toyota ya estaba en pleno desarrollo de su Hypercar, comprometidos con la FIA y el ACO. Aston Martin tras la compra de Lawrence Stroll, canceló su proyecto, dejando a la marca nipona sola para la primera temporada de esta nueva normativa, antes de que Peugeot entre en 2022. Antes de las 24 horas de Le Mans 2020, otras dos marcas pequeñas mostraron su interés en la categoría: Glickenhaus y ByKolles. Ambos equipos pequeños con experiencia en resistencia pero que no tienen ni los recursos ni los medios para, en un principio, hacer frente a Toyota.

La situación actual de cada una de las tres marcas

Tener tres marcas, aunque una fuera clara favorita, podía salvar un poco el inicio de esta nueva normativa. Dentro de 10 días, Toyota presentará su coche de manera oficial, habiéndose filtrado ya alguna imagen de un test en Portimao. Lo que está claro es que la marca japonesa está comprometida al 100% y que van dentro de los plazos establecidos para llegar a Sebring. Sus únicos rivales de momento confirmados, si no hay nada extraño, será el equipo Signatech Alpine con uno de los Rebellion R13. Coincidirán los LMP1 y los LMH en la misma carrera, con el Balance of Performance lastrando a estos primeros para igualarlos en prestaciones. El problema llega con Glickenhaus y ByKolles, dos historias diferentes pero que apuntan parece a un mismo final.

Render del Hypercar presentado por ByKolles

En el día de hoy, Glickenhaus ha anunciado su colaboración con Joest y con Sauber, un acuerdo que sobre el papel les va a aportar mucha experiencia y va a subir el caché (y esperemos que el rendimiento) del SCG 007. Pero la parte mala del anuncio es que también han confirmado que no estarán en las 1000 millas de Sebring, esperando debutar en Spa. A día 2 de enero, las fotos que compartía Glickenhaus no auguraban nada bueno, con el motor recién unido al monocasco, faltando todavía mucho para que el coche pueda rodar en pista. Y obviamente, no es únicamente que el coche esté terminado. Es necesario rodar muchos kilómetros antes de poder presentarse a la primera carrera si se busca un resultado solido. Mucho por hacer todavía y ya trabajando a contrarreloj.

Por último, ByKolles no ha comentado absolutamente nada sobre su Hypercar. Antes de las 24 horas de Le Mans mostraron unos renders y algo de información sobre el coche, pero desde ese momento no se ha sabido nada. Ni un comunicado comentando avances, ni ninguna noticia de que el coche esté acabado. Faltan todavía mas de dos meses para la primera cita de la temporada, pero las sensaciones que está dando el equipo de Colin Kolles tampoco son nada buenas. La idea de los Hypercars era atraer a más marcas y salvar un poco la reputación del WEC, que estaba de capa caída ya en los últimos años. Parece eso si, que para esta primera temporada, las sombras de los últimos años se prolongarán y es posible que en las 1000 millas de Sebring tengamos a los dos Toyota peleando con un Rebellion R13 LMP1 (gestionado por Signatech Alpine) frenado artificialmente para estar en tiempos similares. Espero sinceramente que la entrada de Peugeot y después de Audi y Porsche con los LMDh arregle esto, porque parece que el Mundial de Resistencia no levanta cabeza.