Todo por la aerodinámica: el Audi e-tron tendrá cámaras en vez de espejos retrovisores

 |  @sergioalvarez88  | 

A finales de agosto Audi presentará en Bruselas la versión de producción de su nuevo buque insignia eléctrico. Se llamará Audi e-tron y será un crossover premium de corte dinámico, que disfrutará de una autonomía teórica de 400 km según el nuevo ciclo de homologación WLTP. Aunque la marca aún no ha suministrado muchos datos técnicos acerca de su potencia, prestaciones o batería, tenemos bastante claro el aspecto que tendrá – de hecho, ya lo hemos visto con un camuflaje muy ligero. Uno de los aspectos claves de este SUV eléctrico será su aerodinámica, con un coeficiente aerodinámico de sólo 0,28.

Esta cifra es muy buena para un coche de su tamaño. El Jaguar I-Pace tiene un coeficiente aerodinámico de 0,29, mientras que el Tesla Model X presume de su 0,24, pese a tener una superficie frontal de mayores dimensiones. La aerodinámica del Audi e-tron ha sido perfeccionada en el túnel de viento de Audi en Ingolstadt – donde diversos prototipos han pasado más de 1.000 horas, soportando “vientos” de hasta 300 km/h. Audi afirma que el coeficiente aerodinámico del e-tron es un 0,07 inferior al de un vehículo comparable de motor térmico, tras aplicarle una serie de mejoras en su carrocería y tren de rodaje.

Podrás comprar un Audi e-tron con espejos convencionales. El sistema de cámaras es opcional, con un coste aún desconocido.

Una de estas mejoras, que nos ha llamado poderosamente la atención, son lo que Audi llama “espejos retrovisores virtuales”. Los espejos convencionales exteriores son reemplazados por cámaras, que mandan sus imágenes a paneles OLED situados en el espacio de transición entre puertas y salpicadero. Estas cámaras son de tamaño mucho más contenido que un espejo convencional, integran un LED naranja para la función de intermitencia y reducen el ancho total del vehículo en 15 centímetros. Además de reducir la resistencia aerodinámica del coche, se minimizan los ruidos aerodinámicos.

La imagen proyectada en las pantallas interiores será adaptable, con hasta tres modos de funcionamiento: conducción en autopistas, en giros y función de aparcamiento. Estarán completamente integradas en el sistema de visión perimetral en 360 grados del coche. Curiosamente, no ha sido el primer coche de producción vendido por el Grupo Volkswagen en disfrutar de este sistema: el Volkswagen XL1 ya reemplazaba sus retrovisores por cámaras – llamar “coche de producción” al Volkswagen XL1 es arriesgado, dejémoslo en que fue un prototipo experimental del que un puñado de unidades fueron vendidas al público.

Cuando sus frenos requieran ventilación, dos conductos en el paragolpes se abrirán eléctrica y automáticamente.

No serán las únicas novedades aerodinámicas del Audi: sus bajos están completamente carenados, y su calandra también, aunque cuenta con dos flaps que dejan pasar aire cuando el sistema de climatización o de refrigeración de la batería lo requiere. Por último, no conviene olvidar que el Audi e-tron contará con una suspensión neumática, que a velocidades extraurbanas acercará en hasta 26 mm el coche al suelo, en busca del mejor rendimiento aerodinámico. Sus neumáticos serán de ultra-baja resistencia a la rodadura, tendrán 255 mm de sección y estarán montados en llantas de 19 pulgadas.

Lee a continuación: El primer eléctrico de Audi, el rival de Tesla Model X y Jaguar I-Pace, ya tiene precio

  • Tannercillo

    Pensaba que los espejos retrovisores exteriores no podían ser sustituidos por cámaras, por normativa legal. Probablemente dentro de unos años veamos estas cámaras en otros modelos de Audi.

  • Iker Gernika

    Pero vamos a ver, con sinceridad, ¿un eléctrico, sin retrovisores y saca un mediocre cx de 0,28? Patético. Y encima dicen que es “uno de sus aspectos claves”. ¡Increible!