El secreto de Audi y Porsche: el V6 Turbo de las mil caras

 |  @ClaveroD  | 

Menuda revolución está viviendo el departamento de motores del Grupo Volkswagen, y es que tras la presentación de los nuevos Porsche Panamera y Audi A5, se ha dado el pistoletazo de salida a la renovación completa de las mecánicas V6 y V8 gasolina. Porsche tiene nuevo V6, Audi tiene nuevo V6, pero cada marca defiende su sello y su ingeniería, sin embargo hoy arrojamos algo más de luz sobre los secretos de esta nueva mecánica “compartida” que además tiene mucho que decir en el futuro de ambas marcas.

V6: un mismo corazón para Audi y Porsche

Para resumir un poco el cambio de estrategia sufrida en el seno del Grupo Volkswagen, diremos que ahora Porsche es la encargada del diseño y evolución de las mecánicas de altas prestaciones en variantes V6 y V8. Hasta la fecha Porsche y VAG habían mantenido independientes el desarrollo de sus mecánicas con leves excepciones, pero ahora todo esto ha cambiado en pos de reducir costes y aprovechar las ventajas del diseño modular y la colaboración en materia tecnológica.

Audi y Porsche siempre han sido pioneras a la hora de introducir tecnologías en sus respectivos motores, pero lo cierto es que hablábamos de tecnologías paralelas que, bajo un mismo grupo, no tiene sentido seguir desarrollando por partida doble. Así es como se sentaron la bases del nuevo 4.0 V8 de 550 CV de Porsche estrenado en el nuevo Porsche Panamera, motor que sustituirá al 4.0 V8 TFSI empleado por Audi y Bentley, pero que además es el punto de partida de los motores 3.0 V6 Turbo de 354 CV del Audi S5 y 2.9 V6 Twin-Turbo de 440 CV del Porsche Panamera S.

Sí, ambas marcas defienden una denominación específica y arquitecturas diferenciadas, pero en realidad nos encontramos con un mismo diseño optimizado según el criterio de cada fabricante. Audi ha apostado por una configuración más eficiente y prestacional que el anterior 3.0 V6 con compresor volumétrico de 333 CV, mientras que Porsche ha tirado de presión máxima para sacar 440 CV. Mientras Audi emplea un único turbocompresor Twin-Scroll para los 6 cilindros, Porsche emplea una pareja de turbocompresores fijos. Audi ha mantenido la desactivación de cilindros, Porsche no. Audi emplea ciclo Miller para reducir consumos, Porsche mantiene el ciclo Otto. ¿Y las similitudes? Ambos propulsores emplean inyección directa guiada, distribución y alzada variable de válvulas Audi Valvelift y no Porsche Variocam. Las culatas integran el colector de escape y alojan los turbocompresores en el interior de la V. Y el bloque motor es el mismo, sólo que se han modificado ligeramente las cotas internas, usando pistones y camisas específicos y se han aplicado tratamientos diferentes.

Audi RS5 y Audi R8: la mejor cara del nuevo V6 de VAG-Porsche

Pero todavía no hemos conocido la mejor cara de este nuevo V6. La variante de 440 CV de Porsche podría tener un hermano mayor, si no un hermano gemelo, en el próximo Audi RS5 y en una hipotética variante de acceso del actual Audi R8 animada por sólo seis cilindros.

La configuración V6 estrenada por Porsche no es ni mucho menos la última evolución de esta mecánica, y es que estamos ante el motor que deberá sustituir al motor 4.2 V8 atmosférico que alcanzó los 450 CV en los anteriores Audi RS5 y Audi R8. Tampoco podemos descartar una evolución a futuro donde sea posible integrar un compresor eléctrico tomado prestado del sistema estrenado en el Audi SQ7, un sistema de sobrealimentación muy similar a la configuración de 2+1 Turbocompresores.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Volvo V90 Cross Country o Audi A6 Allroad: ¿qué familiar offroad me compro?