CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Eléctricos

4 MIN

La china en el zapato de las marcas de coches alemanas

Elena Sanz Bartolomé | 2 Nov 2022
Carsharing Volkswagen  00
Carsharing Volkswagen  00

Hace varios años que los coches compartidos irrumpieron en las ciudades europeas para ofrecer una alternativa de movilidad a sus ciudadanos: con el carsharing pueden disponer de un vehículo sólo cuando lo necesitan y únicamente pagan por el uso que hacen de él. Han sido varias las marcas que se unieron a este movimiento, pero la suerte no ha estado del lado de las alemanas. Primero fueron Mercedes y BMW: ahora es Volkswagen la que vende su negocio de carsharing.

El Grupo Volkswagen ha vendido WeShare, su negocio de coches compartidos, a la start-up Miles Mobility sin desvelar el precio de la operación. A pesar del éxito que ha tenido la fórmula del carsharing en diferentes ciudades europeas (Madrid es un ejemplo de ello), para el fabricante alemán no ha sido una industria rentable.

Miles Mobility

Miles Mobility, una compañía con sede en Berlín, integrará en su flota los 2.000 vehículos eléctricos (Volkswagen ID.3 e ID.4) que WeShare tenía en Berlín y Hamburgo. Los más de 200.000 usuarios no notarán el cambio, puesto que el servicio de coches compartidos continuará como hasta ahora y, en las próximas semanas, clientes y coches se integrarán en el sistema de Miles.

La start-up alemana es una de las pocas excepciones en la industria: en 2021 logró el punto de equilibrio en sus cuentas con 47 millones de euros. Está presente en ocho ciudades alemanas (Berlín, Bonn, Düsseldorf, Duisburg, Hamburgo, Colonia, Múnich y Potsdam) y este año se expandió a Bélgica (Bruselas y Gante). Con este movimiento busca expandir los límites del carsharing ofreciendo viajes de ciudad a ciudad.

Su flota (compuesta en un 70% por modelos del Grupo Volkswagen que no son, necesariamente, eléctricos) no sólo crecerá con la llegada de los Volkswagen ID.3 e ID.4 de WeShare. En 2023 llegarán 10.000 nuevas unidades de las marcas Audi, Seat, Cupra y la propia Volkswagen.

BMW, Mercedes y el carsharing

Aunque el Grupo Volkswagen prevé que alrededor del 20% de los ingresos provenga de sus servicios de suscripción y de otras ofertas de movilidad para 2030, el negocio de WeShare que no ha logrado despegar. La decisión de su venta surgió, según explicaba Christian Dahlheim (director ejecutivo de Volkswagen Financial Services) al darse cuenta de que no podrían mejorar su rentabilidad más allá de 2022.

No es la única marca que se ha quedado en el camino: Mercedes y BMW intentaron convertir sus empresas de coches compartidos en una fuente de ganancias sin demasiado éxito: el verano pasado vendieron su negocio (Share Now) a Free2Move, la línea de movilidad de Stellantis.

BMW y Mercedes empezaron a compartir automóviles en 2011 y 2008, respectivamente. Su objetivo era acercarse a los conductores más jóvenes: les ofrecían la posibilidad de probar sus productos pensando en una hipotética compra futura y, al mismo tiempo, que respondían a sus cambiantes necesidades de movilidad en las ciudades.

Aunque Share Now se retiró de América del Norte en 2019, en Europa llegó a ser uno de los líderes del carsharing incluyendo, por ejemplo, alquiler a largo plazo más allá del uso por minuto. Sin embargo, tuvieron problemas para obtener ganancias y se estima que perdía unos 200 millones de euros anuales.

El paso mes de mayo, los dos fabricantes alemanes vendieron Share Now a Stellantis para centrarse en la parte de software de su alianza de movilidad. O lo que es lo mismo: Free Now (una aplicación que permite reservar coches con conductor, taxis, e-scooters y e-bikes) y Charge Now (la app de reserva de infraestructura de recarga).

La cara de la moneda: Stellantis

A Renault y a Stellantis las encontramos en la cara de la moneda del negocio de las marcas y el carsharing. Ambas han apostado fuerte por el servicio de coches compartidos, pero la segunda ha querido convertirlo en un objetivo importante dentro de su estrategia de movilidad porque aspira a posicionarse como líder mundial del carsharing.

Así las cosas, su acuerdo con Mercedes y BMW formaba parte de los planes del grupo para aumentar los ingresos netos del carsharing a 700 millones de euros en 2025 y a 2.800 millones de euros en 2030… frente a los 40 millones de euros de 2021. No en vano, durante la próxima década, Stellantis tiene la intención de expandir la presencia de Free2move a todo el mundo aumentando, así, su número de usuarios activos hasta los 15 millones.