comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
SUV

3 MIN

El CUPRA Tavascan es un sugerente crossover eléctrico deportivo, ¡con 306 CV y 450 km de autonomía!

Cupra Tavascan 2020 P

CUPRA continúa con su expansión como marca independiente de SEAT, de acuerdo a los planes trazados por la joven empresa hace más de un año. Tras presentarnos al CUPRA Ateca y al espectacular CUPRA Formentor, llega un nuevo prototipo de la joven marca afincada en Barcelona. Se trata del CUPRA Tavascan, un prototipo que nos anticipa un futuro crossover eléctrico de altas prestaciones y diseño deportivo. Será la estrella de la marca en el Salón de Frankfurt, el anticipo de un modelo de producción construido sobre una arquitectura común para coches eléctricos del Grupo Volkswagen.

El CUPRA Tavascan es un coche construido sobre la plataforma modular MEB del Grupo Volkswagen, diseñada para coches eléctricos y de la que os hemos hablado en profundidad en este artículo. Es la alternativa en CUPRA al Volkswagen I.D. Crozz, que por el momento sigue en una fase conceptual. Estamos hablando de un crossover mediano, del tamaño del SEAT Tarraco, y mecánica de origen Volkswagen. A nivel técnico emplea dos motores eléctricos, uno por eje: su potencia combinada es de 306 CV, y se alimentan de la energía almacenada en una enorme batería, situada bajo el habitáculo del coche.

Tavascan es el nombre de un pueblo de montaña de los Pirineos, ubicado en la provincia de Lleida, casi en la frontera con Andorra y Francia.

15
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Esta batería tiene nada menos que 77 kWh de capacidad, y gracias a ello el CUPRA Tavascan gozaría de una autonomía WLTP de 450 km. Sobre el papel, sería capaz de hacer el 0 a 100 km/h en menos de 6,5 segundos. A nivel dinámico será un coche ágil y responsivo, con un buen paso por curva. Algo a agradecer a su bajo centro de gravedad, capaz de contrarrestar un previsible elevado peso. El CUPRA Tavascan estrena códigos de diseño en CUPRA, como lo son la agresiva calandra o el logotipo de la marca, situado en la parte inferior del paragolpes, junto a un paragolpes muy futurista.

El trabajo aerodinámico es sencillamente espectacular, con una aleta lateral de diseño muy original y llantas que no solo cortan el viento adecuadamente, si no que atrapan las miradas. En la zaga contamos con un diseño análogo al frontal, con un módulo inferior en forma de pirámide invertida y una banda de LEDs rojos que atraviesan el ancho del vehículo. Me llama la atención el difusor trasero y el logotipo de la marca, retroiluminado en color rojo. Como ocurre en muchos coches actuales, los tiradores de las puertas están enrasados con la carrocería, logrando un diseño exterior más limpio.

Alcantara, cuero y fibra de carbono son los materiales escogidos por CUPRA para diseñar el interior del Tavascan.

El interior es puramente conceptual, con cuatro plazas de diseño vanguardista y un salpicadero que nos da pistas acerca del futuro habitáculo del coche. Una instrumentación digital y un volante de pequeñas dimensiones nos llaman la atención, pero no tanto como la pantalla central. Esta pantalla tiene 13 pulgadas y puede pivotar hacia el acompañante. La conectividad será un aspecto fundamental del futuro CUPRA Tavascan. Por el momento la marca no ha anunciado sus intenciones de comercializar este coche, que por el momento es un ejercicio de diseño. Pero todo apunta a que podría llegar a los concesionarios a medio plazo.