Dieter Zetsche, el jefe de Mercedes, sigue confiando en el diésel. Foto 1 de 4.