El Salón del centenario: de Hispano Suiza a la exposición conmemorativa

 |  @LM_Ortego  | 

El Salón del Automóvil de Barcelona celebra en 2019 su centenario en medio de un periodo en el que el propio Salón y todo el sector del automóvil buscan su identidad. Pero hablando de coches 100 años de historia es un valioso capital simbólico que se resume en un dato: cuando en 1919 se celebró la primera edición sólo existían 10 de las 33 marcas presentes este año, y de ellas sólo Fiat, Ford, Renault y Skoda eran más antiguas de lo que es hoy Tesla. Diariomotor visitó un evento sin apenas novedades pero con muchos relatos interesantes del pasado, presente y futuro del automóvil.

Hispano Suiza, 100 años después: Hablamos con Francesc Arenas, diseñador del Carmen

Img 2127 Resized

Seguramente ningún stand representa mejor la mezcla de pasado y futuro que el de Hispano Suiza. Pese a una “hibernación” de más de 70 años, la marca española es la única en haber repetido en la primera edición del Salón y en la del centenario y, lo que es aún más insólito, estando todavía en manos de la familia del fundador. La persona que hizo posible la pervivencia de la marca fue Carmen Mateu, de quien su nuevo modelo toma el nombre. Fallecida en 2018, Carmen era nieta del fundador de Hispano Suiza y además de crear del Festival de Música del Castillo de Peralada mantuvo la marca en la familia hasta transmitírsela su hijo Miguel Suquet, actual dueño.

20190515 140417 Resized

De alguna manera es inevitable no sentir algo de miedo escénico en el proceso del diseño, porque se trata del renacimiento de una marca histórica”, nos dice Francesc Arenas, diseñador del Carmen. El coche, construido a partir de una estructura monocasco de carbono y movido por dos motores eléctricos que suman más de 1000 caballos, es una máquina de nuestro tiempo, para bien y para mal, pero su aspecto exterior tiene rasgos de diseño con un siglo de antigüedad. “La inspiración de partida era el Dubonnet Xenia, pero este es un coche completamente nuevo y necesitábamos algo más que un homenaje, había que retomar el ADN de la marca”, explica Arenas mientras observamos el coche de cerca.

El Dubonnet Xenia era el coche particular de André Dubbonet, heredero de una adinerada familia francesa que se convirtió en piloto de carreras de Hispano Suiza y a quien algunos atribuyen la idea de incorporar el emblema de la cigüeña al frontal de los coches en 1919. Carrozado por Saoutchik, esa pieza única fue fabricada en 1938 y, después de una larga historia de idas y venidas, en la actualidad es propiedad del Mullin Automotive Museum de Oxnard, California.

Img 2192 Resized

La forma de gota de las aletas traseras y las ruedas carenadas son el rasgo más evidente que el Carmen comparte con el Xenia. A pesar de un aspecto macizo y extraño, la sensación mejora al observar el coche en vivo. “En la parte trasera está evidentemente el recuerdo al Xenia, pero también hemos querido inspirarnos en la silueta de la cigüeña para modelar el final del coche y dirigir el flujo de aire”, nos dice Francesc señalando a las branquias que flanquean el túnel central en la cola del coche “por ejemplo estas branquias, que son necesarias para la ventilación de las baterías, están también cuidadosamente colocadas y diseñadas para ayudar visualmente al conjunto trasero”.

¿Hará Hispano Suiza carrocerías a la carta como es tendencia entre las marcas de hiperlujo? Arenas lo descarta rotundamente: “En un coche de este tipo haremos personalizaciones exhaustivas, pero la carrocería está muy determinada por la estructura de fibra de carbono y no haremos modificaciones que vayan más allá de algún kit aerodinámico…” afirma señalando a la ventanilla trasera “… por ejemplo este triángulo trasero que llega hasta el final del coche forma parte de la estructura de fibra de carbono así que no se puede modificar”.

Img 2128 Resized

El Carmen es muchas cosas, pero en la marca también tienen claro lo que no es. “No vamos a hacer como Nio en Nürburgring, no nos interesan los récord de vuelta rápida en circuito”, comenta relajadamente Arenas “Puede que hagamos algún acto para demostrar la velocidad máxima…” añade, pero dejando claro que el Carmen no está aquí para luchar por la última décima del cronómetro. En el nuevo Hispano Suiza está muy presente el concepto de coche de superlujo para viajar con el máximo confort “…así que quizá en el futuro tendría más sentido una berlina”, nos dice Francesc con una sonrisa.

100 años, 42 kilómetros, 23 coches, 1 glaciar

Img 2269 Resized

Un siglo es mucho tiempo. El suficiente para que nazcan y desaparezcan países, se revolucionen las comunicaciones y el arte transforme su lenguaje. Para llegar a la guinda del retorno de Hispano Suiza el centenario del Salón de Barcelona tenía que tener una conmemoración que recogiese todo ese patrimonio simbólico. Fermí Solé y Pablo Gimeno han comisariado una selección de vehículos con los que recorrer, a través del automóvil, la distancia técnica, cultural e histórica que va de 1919 a 2019.

23 coches y 3 motos componen un recorrido que más que construir un discurso sobre la historia del último siglo se propone documentar los coches con mayor significado para la evolución del automóvil o para el propio Salón de Barcelona, escogiendo dos o tres ejemplos por década. «En muchas décadas ha sido un ejercicio verdaderamente difícil» nos confiesa Pablo Gimeno mientras paseamos entre los últimos retoques del montaje y la frenética preparación del pabellón para la comida con el Rey del día siguiente.

20190515 140001 Resized

Pero al hablar de automóvil y siglo XX el influjo de la cultura popular construye rápidamente un discurso, incluso aunque no se quiera. Algunos de los coches seleccionados son una referencia directa a James Bond, como el BMW Z8 o un Aston Martin DB5 (de un color gris oscuro que los fans del plateado coches de 007 quizá desaprobarán). El Jeep Willys o el Buick 76C Roadmaster de 1941 forman parte del escenario de cualquier película sobre la Segunda Guerra Mundial (o de “Cars”) pero además, como nos cuenta Pablo Gimeno, el Buick es significativo porque está entre los últimos coches fabricados antes de la militarización de las fábricas estadounidenses durante la contienda. Tampoco falta uno de los Ferrari más representados (y quizá no tan comprendido) de la cultura popular, el Testarossa, convertido en icono de la década de 1980 por “Corrupción en Miami” pero también por el videojuego “Out Run”. Y un equivalente de la década de 1930 es el Cord 812 (1937), un coche cuya estética y soluciones técnicas lo hacen presente en casi cada reunión o publicación de clásicos de preguerra.

Img 2270 Resized

Sin embargo el bloque más interesante de las piezas seleccionadas es el que tiene que ver directamente con la historia de la automoción española o con el propio Salón. Por ejemplo, como recuerdan los comisarios, la única unidad de Elizalde que se conserva completa, un T48 de 1918, y que luce en un estado envidiable a la entrada de la exposición no lejos del monumental Hispano Suiza H6C. Poco más arriba se encuentra uno de los escasos (y no tan conocidos) David en una preciosa carrocería de color naranja y unos metros más adelante un Pegaso Z-102 que se vendió en carrocería Saoutchik pero que pasado el tiempo recibió el vestido de un “Rabassada”. Pero entre tanto mito y exotismo, quizá las piezas más singulares son dos Seat con una historia muy particular.

Por un lado el Seat 1500 con matrícula B – 80000 (1970) que formaba parte de la flota del Salón y que se empleaba como transporte de las delegaciones y visitantes con cargos oficiales, que todavía luce el distintivo de la reserva de parking en la feria y un pequeño acople en el frontal para colocar banderines del país correspondiente al pasajero. Por otro, el famoso Toledo eléctrico que, durante los Juegos Olímpicos de Barcelona, Seat desarrolló para acompañar a la antorcha olímpica durante sus últimos relevos y también a la prueba de Maratón, para lo cual hubo que asegurarse de que fuera capaz de recorrer más de 42 km con una sóla carga…

20190515 140145 Resized

Entre las motos, las dos que acompañan a la venerada Guzzi 65 tienen jugosas historias. La Montesa Impala es una de las unidades de pre-serie, propiedad de la familia Permanyer, que participó en la “Operación Impala”, una expedición en la que cinco pilotos cruzaron Africa de norte a sur en 1962. La Bultaco es una de las 6 Sherpa que protagonizaron la expedición de 1973 al Himalaya en la que se alcanzó el récord de altura conseguido por una moto, 5140 metros al pie del Glaciar Imja, al sureste del Lhotse, inmortalizado en el libro Dimas Veiga “Himalaya Namaste”.

Img 2283 Resized

Por último, pero en realidad al principio de la exposición, se muestran los carteles de todas las ediciones desde 1919. Tanto o más que los coches en si, la cartelería es una perfecta “cápsula del tiempo” para entender cómo ha cambiado la imaginería del automóvil en estos 100 años, y como ha cambiado la estética del mundo con él. Y también para comprender que el papel que tuvo el coche en el pasado ya no existe y es necesario encontrar uno nuevo.

En Diariomotor: Fotos y datos oficiales del Hispano Suiza Carmen

Vídeo destacado del SEAT Toledo

Lee a continuación: Liquidación por fin de existencias: llévate un SEAT Toledo con 110 CV por 12.990 euros

El SEAT Toledo es una berlina compacta que se comercializa únicamente en carrocería de 5 puertas. Acaba de recibir una actualización que añade nuevos motores Euro 6 y más posibilidades de equipamiento. Comparte muchos elementos con el Skoda Rapid y ambos se fabrican en la República Checa.

Ver todos los comentarios 0

El SEAT Toledo es una berlina compacta que se comercializa únicamente en carrocería de 5 puertas. Acaba de recibir una actualización que añade nuevos motores Euro 6 y más posibilidades de equipamiento. Comparte muchos elementos con el Skoda Rapid y ambos se fabrican en la República Checa.