Bugatti y Koenigsegg estáis avisadas: el Hennnessey Venom F5 confirma su objetivo de alcanzar los 500 Km/h

 |  @ClaveroD  | 

En un movimiento sin precedentes Hennessey se ha plantado en el Salón del Automóvil de Ginebra, en casa del enemigo, para sacar a relucir su nuevo Hennessey Venom F5 frente al Bugatti Chiron y el Koenigsegg Agera. La guerra por hacerse con el récord de velocidad está en estos momentos en aparente calma tras el último récord del Koenigsegg Agera RS, pero que nadie se equivoque, el Hennessey Venom F5 ha confirmado su objetivo de alcanzar los 500 Km/h, una marca con la que pretende humillar a Bugatti y Koenigsegg.

Aunque en la presentación del Hennnessey Venom F5 el fabricante norteamericano tan sólo expresó su intención de alcanzar los 483 Km/h, lo cierto es que hasta la fecha siempre se ha mostrado ambigua en tanto a los detalles y prestaciones concretos de su nueva criatura. Tras el pique que existió entre el Hennnessey Venom GT y el Bugatti Veyron, pretenden recuperar la corona con un Hennnessey Venom F5 capaz de alcanzar los 500 Km/h.

Hennessey ha desvelado durante su periplo europeo en Ginebra que el desarrollo del Venom F5 se produjo a través de 3 claros objetivos: un coeficiente aerodinámico mejor que su predecesor (conseguido con un Cx de 0,33 por el 0,44 del Venom GT), un peso inferior a los 1.360 Kgs (conseguido con 1.338 Kg) y la capacidad para superar los 480 Km/h, 500 Km/h en su especificación más extrema. Hennessey aún no ha señalado cuando realizará las primeras pruebas, ni siquiera cuando tendrá lista la primera unidad de producción, pero sí dicen ir a por todas.

La clave para ver al Hennssey Venom F5 a 500 Km/h

La clave para conseguir hacerse con el nuevo récord de velocidad y hacerlo con el suficiente margen para no verse superados por Bugatti y Koenigsegg está en su motor. Para el Hennnessey Venom F5 se ha desarrollado un nuevo propulsor 7.4 V8, una mecánica capaz de desarrollar 1.600 CV de potencia máxima y 1.763 Nm de par motor máximo. Pero aún hay más, y ahí es donde Hennessey guarda su as en la manga para llegar a los 500 Km/h. El nuevo motor V8 ha sido concebido para soportar tanto una configuración de 2 turbocompresores, como una segunda especificación con 4 turbocompresores. Gracias a esta posibilidad de mejora, el Hennnessey Venom F5 podría sorprendernos con el mismo recurso que ya emplease Bugatti con los Bugatti Veyron y Bugatti veyron Super Sport, jugando la carta de una edición especial aún más potente para subir el listón cuando sea necesario.

Fuente: CarBuzz

Lee a continuación: En vídeo: el Chevrolet Camaro ZL1 “Exorcist” de Hennessey roza los 350 km/h gracias a sus 1.000 CV

Ver todos los comentarios 5
  • X 2.0

    Si colocan un motor a reacción tardarán menos.

  • josh54

    En el frontal parece que se han “inspirado” bastante en el LaFerrari. Que poca imaginacion tienen estos americanos xD

  • josé

    Como siempre amenazando sobre papel pero nada de datos y videos oficiales. Que pena dan todos estos fabricantes.

  • Rest

    Apostaría que sí. 500 km/h es una cifra razonable para una marca especializada en velocidades punta a esos niveles.

  • Paco Tce

    Habrá que ver qué hacen, porque estos tejanos están muy locos.
    Yo creo que hay muchos “escollos” a superar y uno de ellos muy importante es el tema neumáticos, conseguir unos de drag que puedan aguantar esos 500Km/h y que encima estén homologados para carretera, porque de otra forma no tendría el título de coche de producción con mayor velocidad punta. De todas formas me hace mucha gracia una cosa, que sí que me diréis que no es comparable que blablablá, pero el enorme Grupo Vag se las ven y se las desean para que el Veyron supere los 400km/h marcando un hito en el automovilismo y llegan estos de Hennessey, le meten un enorme V8 a un Lotus Elise y pasan la marca de Bugatti, y esto me lleva a pensar otra cosa, ¿¿las marcas de coches nos están engañando??¿cuan difícil es hacer un coche que llegue a esa velocidad si un equipo de preparadores puede hacerlo?? luego año tras año, veo lo que se hace en Bonneville y continúo pensando que nos engañan