Probamos el Jaguar F-TYPE SVR en el circuito de Monza: el deportivo más radical de Jaguar aspira a ser tu coche para el día a día

 |  @davidvillarreal  | 

Si durante nuestra prueba en circuito del Range Rover Sport SVR ya nos había sorprendido como Special Vehicle Operations había conseguido crear un producto tan versátil, tan rápido y divertido en circuito, como práctico y confortable en el día a día, en nuestra prueba del Jaguar F-TYPE SVR en el circuito de Monza nuestra experiencia en Monza alcanza cotas máximas de diversión con un producto que, de nuevo, podría cumplir su función de coche para el día a día. Jaguar no quiso perder la oportunidad de lanzar versiones aún más deportivas y emocionantes de su Jaguar F-TYPE, primero con un coche de coleccionista, sin techo, el Jaguar Project 7, y después con el Jaguar F-TYPE SVR, con 575 CV de potencia, sin producción limitada y con capacidad para alcanzar los 322 km/h lo cual, en un circuito con mucha recta como Monza, ha de marcar la diferencia.

Jaguar quería que este F-TYPE fuera más ligero, más potente y más rápido que ningún otro, pero sobre todo que sus clientes lo utilicen hasta para ir a comprar el pan, esté lloviendo, tronando o nevando. El único problema si llueve, o nieva, es que tendrán que cerrar la capota. Porque el hecho de que estemos ante el Jaguar F-TYPE más deportivo y radical que puedes comprarte a día de hoy no impide que exista una versión Convertible – descapotable – del Jaguar F-TYPE SVR, además del Coupé.

El propio Mark Stanton, director de la sección Special Vehicle Operations de Jaguar Land Rover, nos confesaba que su coche de empresa es un Jaguar F-TYPE SVR y que lo conduce a diario – sí, en la Gran Bretaña – haya lluvia, o nieve, y haciendo decenas de miles de kilómetros al año. Y eso tiene mérito porque, insistimos, seguimos ante un deportivo con el motor delante, pero sus prestaciones no están nada lejos de bestias de motor central, como un Lamborghini Huracán. ¿Pero qué hay de su rendimiento en pista?

El Jaguar F-TYPE SVR pretendía ser el más potente, rápido, y deportivo, de la gama F-TYPE, pero sobre todo ser un coche manejable y apto para ser utilizado a diario

De nuevo salimos de boxes y encaramos el trozo de recta que nos queda hasta la primera chicane. Ahora sí que podemos disfrutar de Monza en lo que entendemos es un verdadero deportivo. Mi trasero va muy cerca del asfalto y he vencido la tentación de llevar la base del asiento hasta su posición más baja porque, siendo bajito – en mis 1,69 metros de altura – me impediría tener la amplitud de campo de visión que se necesita para conducir en circuito.

Si los anteriores Jaguar F-TYPE que había conducido me sonaban a gloria, este Jaguar F-TYPE SVR suena aún mejor. Para este modelo Jaguar ha recurrido a un sistema de escape de titanio e Inconel, que es 16 kilogramos más ligero y que suena aún mejor, especialmente a bajas vueltas, con un evocador petardeo en reducciones, o simplemente al levantar el pie del acelerador. No vamos a insistir en lo ya dicho en la prueba de su primo el Range Rover Sport SVR, de nuevo nos encontramos con un motor V8 sobrealimentado por compresor, con 575 CV de potencia y un 0 a 100 km/h en 3,7 segundos.

Con sus 575 CV de potencia y su motor V8 sobrealimentado por compresor, este Jaguar F-TYPE SVR alcanza las 200 mph, los 322 km/h

Los frenos cerámicos del Jaguar F-TYPE SVR son opcionales y te costarán 10.852€.

Mientras aún estoy pensando en lo bien que me lo voy a pasar, llego a la primera chicane, freno con insistencia y los Brembo cerámicos – opcionales – que equipa la unidad que pruebo trabajan a la perfección, pero la humedad que aún acumula la pista me invita a ser cauto evitando bloquear el neumático. Los frenos cerámicos no solo son una buena idea por sus cualidades, sino también por reducir las masas suspendidas en 21 kilogramos. Lo cual no está nada mal.

Sobre algunos pianos del circuito de Monza aún había nieve acumulada del temporal que arreció el día anterior a nuestra prueba.

Giro a derechas, enderezo el coche, y paso por la chicane tocando el piano. En las condiciones que está la pista, y por la presencia de humedad, e incluso algún montón de nieve en los márgenes de la pista, es difícil llevar a cabo una acción como esta en muchas curvas. Pero aún podríamos tener un problema añadido. El Jaguar F-TYPE SVR equipa un nuevo sistema de suspensiones con una amortiguación más rígida, y estabilizadoras de mayor diámetro. Unas suspensiones demasiado secas y duras pueden ponerte un aprieto al pasar sobre un piano en circuito, lo que trasladado a la calle y a carretera puede significar un susto, y un susto muy grande, si lo que pasas por encima es un buen bache, especialmente en pleno apoyo, o en aceleraciones y frenadas intensas. Me sorprendo al ver que en los pocos pianos que puedo pisar con seguridad en Monza el coche los absorbe mejor de lo que esperaba y en ningún momento me meto en un aprieto.

Probablemente Jaguar ha tenido muy en cuenta esa idea del coche para el día a día a la hora de poner a punto las suspensiones de este deportivo. No sería el primer deportivo que probamos, con un tarado muy radical, en el que para disfrutar de una carretera de curvas con seguridad hemos de optar por el tarado de suspensiones – si es que cuenta con suspensiones adaptativas – más suave.

El Jaguar F-TYPE SVR también monta neumáticos más anchos y llantas de 20″ de aleación ligera.

Las suspensiones del F-TYPE SVR son firmes, pero no tanto como para convertirlo en un deportivo incómodo fuera de los circuitos, ni inseguros sobre asfalto roto, o pasando por encima de algunos pianos

Salgo de la chicane y voy dosificando el acelerador, para ver cómo la capacidad de tracción del coche es realmente buena, dejándote siempre margen para jugar con la trasera pisando con mayor intensidad el acelerador, ante lo cual la zaga se contonea, para colocarse de inmediato en cuanto el diferencial trasero pilotado electrónicamente, y el diferencial central, trabajan al unísono para recuperar la trayectoria. Aún recuerdo mi experiencia con el primer Jaguar F-TYPE R que probé, de tracción trasera, y lo delicado que era en ciertas situaciones. Y aunque tuviera mis reparos al pensar en un F-TYPE con tracción total, sinceramente, con este SVR me ha convencido y creo que dotar a este deportivo de tracción a las cuatro ruedas ha sido un acierto.

Jaguar escogió esta configuración por la potencia con la que tenían que lidiar, y por su objetivo de maximizar las prestaciones y el rendimiento en circuito, pero sobre todo para garantizar que fuera un deportivo para el día a día que, insistimos, es una de las premisas más importantes de este producto.

La idea de equipar tracción total en un Jaguar F-TYPE me ha convencido y sin duda es una de las decisiones que más ha podido ayudar a que este F-TYPE SVR sea un coche apto para el día a día, tal y como Jaguar pretendía que fuera

La experiencia de conducir un deportivo así en Monza es irrepetible. La dirección asistida eléctrica, que también ha sido ajustada en consecuencia para este deportivo, parece transmitirnos todo lo que nos interesa saber que está sucediendo ahí abajo. Me sorprende lo estable y preciso que es este Jaguar F-TYPE R en cambios de dirección rápidos, y especialmente en situaciones en las que hay que controlar muy bien las transferencias de pesos, como para atravesar la variante Ascari a 120 km/h, antes de encarar la recta que precede a la última curva antes de llegar a la meta de Monza, la famosa Parabólica.

De serie, el Jaguar F-TYPE SVR es 25 kilogramos más ligero que un F-TYPE R de tracción total. Si lo aderezamos con accesorios, como los frenos cerámicos y el techo de fibra de carbono, nos ahorraremos hasta 50 kilogramos.

En el aspecto aerodinámico, en este Jaguar F-TYPE SVR también se ha trabajado duro. Una de las señas de identidad del Jaguar F-TYPE SVR es su alerón, que contrasta con el discreto spoiler activo que se pliega a ras de carrocería en el resto de la gama F-TYPE. Su alerón trasero, incluso cuando no está desplegado, ya aumenta la carga aerodinámica con respecto al alerón del F-TYPE R entre un 7,5% y un 45%, según la velocidad. Alrededor de los 100 o 110 km/h, el alerón se eleva automáticamente para ganar estabilidad.

Por su alerón lo reconocerás. El Jaguar F-TYPE SVR monta un alerón activo que sobresale por encima del voladizo trasero, a diferencia del utilizado en el resto de la gama, que se pliega a ras de carrocería.

El primer Jaguar F-TYPE R – de tracción trasera – que probamos me encantó, aunque tendría ciertos reparos a la hora de moverme a diario con un coche así, delicado y exigente, salvo que lo configurase con tracción total. El Jaguar F-TYPE con motor de seis cilindros probablemente sea la opción más equilibrada de la gama. Aunque este mismo año descubrí que un Jaguar F-TYPE con cuatro cilindros y turbo es una opción más que interesante, y divertida, y además la más barata (ver prueba del Jaguar F-TYPE de cuatro cilindros).

Pero, con diferencia, es el Jaguar F-TYPE SVR el que mejor demuestra el potencial que tenía este deportivo y el que nos recuerda que en esa batalla que los medios nos hemos inventado, frente a los Porsche de motor trasero y central, Jaguar tiene suficientes argumentos como para disuadirnos de adquirir un deportivo de Stuttgart. Alrededor de los 161.950€ del Jaguar F-TYPE SVR Coupé de 575 CV nos encontraríamos con un Porsche 911 Carrera 4 GTS (153.445€) de 450 CV, si queremos insistir en la lucha entre Jaguar y Porsche.

Y aunque tenga bastante fe en que este Jaguar F-TYPE SVR daría el do de pecho en esas condiciones, tan solo tengo la espinita clavada de no haber podido probarlo aún en una buena carretera de montaña, que es donde de verdad debería demostrar si es ese deportivo eficaz y apto para el día a día que pretende ser. Porque, a fin de cuentas, ese será el tipo de escenarios, y no un circuito, donde se moverán la mayoría de los clientes que se decanten por un SVR.

Vídeo destacado del Jaguar F-Type

Lee a continuación: El Jaguar F-Type 400 Sport es la alternativa de Jaguar al nuevo Porsche 911 Carrera T

Ver todos los comentarios 0