Encuesta DM
x
¡Ayúdanos a mejorar! Solo tienes que respondernos a unas preguntas. ¡Te llevará menos de un minuto!

Mazda cree que el diésel no ha muerto, pero piensa en híbridos, eléctricos, e incluso el motor rotativo

 |  @davidvillarreal  | 

Los diésel están en crisis. Es un hecho. De ahí que día sí, día también, estemos conociendo noticias acerca de cómo los fabricantes reaccionan a esta situación. La evolución de las tendencias de los compradores, la amenaza de las normativas y la legislación en los próximos años, la necesidad de desarrollar alternativas, e incluso la presión de los inversores, obliga a los fabricantes de coches a escoger un bando. Y es por eso que, empezando por Mazda, vamos a analizar cómo afronta cada marca esta crisis. Mazda sigue pensando que el diésel no ha muerto, ni debe morir, pero ya piensa en híbridos, eléctricos, e incluso el motor rotativo.

Mazda y los motores diésel

Mazda no solo ostenta hoy en día algunos de los motores diésel que más nos gustan, por su rendimiento, sino que también ha defendido en España a los diésel, amparándose sobre todo en parámetros técnicos. Mazda fue uno de los primeros fabricantes de turismos que comercializó coches en Europa, como el Mazda CX-7, con sistemas anticontaminación poco comunes por aquel entonces, y hoy en día estandarizados, como los basados en AdBlue. Con su última generación de motores, por sus bajas emisiones de NOx, prescindieron de este tipo de sistemas, para recuperarlos en su última actualización y cumplir con las normativas de emisiones más estrictas.

Mazda defiende, aportando parámetros técnicos y estudios, que los diésel modernos no son tan contaminantes como los pintan

La primera razón de Mazda para defender al diésel es sencilla, y no admite discusión: los diésel de última generación son mucho más limpios, tanto o más que sus homólogos de gasolina, ya no solo en los bancos de pruebas en los que se realizan homologaciones, sino también en la vida real. El estudio de las emisiones de los coches modernos, y su comparación con los diésel más antiguos, nos deja datos aplastantes, como que 100 diésel modernos contaminan lo mismo que un único coche de hace más de 30 años.

La tecnología empleada en sus diésel ha llegado, incluso, a conseguir algo casi inimaginable, convencer al cliente en Japón de adquirir coches de Mazda con motor diésel. Ver artículo: ¿Cómo consiguió Mazda convencer del diésel al mercado japonés?

Aunque los planes de Mazda son muy extensos, y abordan prácticamente todas las tecnologías que se emplean actualmente en los coches modernos, Mazda sigue desarrollando una nueva generación de motores SKYATIV-D que se introducirá entre 2019 y 2020, probablemente con la llegada de la nueva generación del Mazda 3 el año que viene.

Mazda no ha abandonado el diésel y sigue desarrollando un nuevo motor de gasóleo que introducirán entre 2019 y 2020

Motores de gasolina que funcionen como un diésel

Mientras tanto Mazda sí piensa en alternativas al gasóleo, que no al diésel. Tanto es así que en 2019 lanzarán un motor de gasolina que, técnicamente, funciona como un diésel. El motor SKYACTIV-X es un motor que se alimenta de gasolina, pero su funcionamiento tiene mucho que ver con la invención que dejó al mundo Rudolf Diesel hace más de un siglo. Mazda ha creado un motor en el que consiguen que la ingnición de la mezcla se produzca por compresión, y no por la acción de una bujía, aunque estas sigan presentes en el motor para desencadenar la “ola” – así lo denomina Mazda – que facilita el encendido por compresión en un rango muy amplio de situaciones de la conducción y la carga del motor, y con una mezcla pobre, con una relación de aire muy alta.

El motor SKYACTIV-X se estrenará en el nuevo Mazda 3 el año que viene y, según las pruebas de la marca, ofrecería las prestaciones, el rendimiento, y la suavidad que se espera de un motor de gasolina, con unos consumos propios de un Mazda 2 diésel.

Ver 5 datos que has de conocer sobre SKYACTIV-X.

En los próximos tres años Mazda lanzará una oleada de híbridos, híbridos enchufables, eléctricos, e incluso eléctricos con extensores de autonomía rotativos y un motor de gasolina que funciona como un diésel

Del diésel al rotativo, eléctricos, e híbridos

El año que viene no solo veremos una nueva generación de Mazda 3, y el estreno del motor SKYACTIV-X. Mazda lanzará híbridos en su gama en 2019, que entre 2020 y 2021 irán acompañados de híbridos enchufables. Entre 2019 y 2020 también veremos sus primeros eléctricos, con algunas tecnologías que están siendo desarrolladas junto con Toyota.

En 2020, incluso, veremos el regreso del motor rotativo. Pero en esta ocasión no será cómo esperábamos, tal y como nos tenía acostumbrados en sus deportivos de antaño. Por su naturaleza, el motor rotativo lo tiene muy difícil para regresar tal y como lo conocíamos. En cambio, su tamaño compacto, su suavidad, o su capacidad para trabajar eficientemente a un régimen fijo de revoluciones, lo convierten en una opción perfecta para servir como extensor de autonomía en eléctricos. Mazda también ha anunciado recientemente que este motor rotativo, como extensor de autonomía, podrá trabajar con GLP. Ver noticia sobre el regreso del motor rotativo.

En definitiva, Mazda no ha matado al diésel. Pero tal y como hemos visto en este artículo, Mazda dispondrá en los próximos tres años de alternativas al diésel de todo tipo, desde híbridos e híbridos enchufables, hasta eléctricos con extensores de autonomía rotativos y SKYACTIV-X, un motor de gasolina que trabaja como un diésel.

Lee a continuación: El plan para sobrevivir al ocaso de los diésel de Citroën, Opel y Peugeot

Ver todos los comentarios 2