comscore
MENÚ
Diariomotor
Mazda

3 MIN

¿Cómo consiguió Mazda convencer del diésel al mercado japonés?

Para entender la importancia o mejor dicho, la escasa importancia del gasóleo en el mercado del automóvil de Japón habría que reflexionar en primera instancia sobre las prioridades que tienen los conductores japoneses. Durante un tiempo a los europeos se nos trató de inculcar que el diésel era la alternativa “ecológica”, pero sobre todo de ahorro para nuestros bolsillos, a los motores de gasolina. Incluso en un país como España, en el que dos de cada tres turismos cuentan con un propulsor diésel, nos hemos dado cuenta de que el gasóleo plantea los mismos o incluso más problemas medioambientales que la gasolina. Pero en momentos de crisis como este, el ahorro económico sigue primando sobre todo lo demás.

Mientras nuestras ciudades europeas ennegrecían el aire que respiramos con los peligrosos gases emitidos por los motores diésel y otras partículas sólidas, Japón se propuso prohibir y limitar cualquier motor de gasóleo en las congestionadas áreas urbanas de ciudades como Tokio y se promovió el uso de catalizadores, filtros de partículas y gasóleo con baja concentración de sulfuro. Japón había puesto cerco al diésel y en 2011 apenas un 0,4% de los vehículos matriculados en el País del Sol Naciente disponían de motor de gasóleo. ¿Cómo lo ha hecho entonces Mazda para lograr que el 80% de los Mazda CX-5 vendidos en Japón contasen con un motor diésel?

13
FOTOS
VER TODASVER TODAS

En 2012 Mazda había logrado tripicar el volumen de vehículos diésel matriculados con respecto a la cifra global (de todas las marcas) en Japón de 2011.

El dato es apabullante. En 2012 se vendieron 26.835 unidades del Mazda CX-5 SKYACTIV-Diesel, que en otras palabras sería tres veces el número de diésel que se matricularon en todo Japón en 2011. Los conductores japoneses saben que cumplir con la normativa europea de emisiones Euro VI garantiza un estándar medioambiental acorde con el reto de las ciudades japonesas. Pensemos que Japón es un país compuesto por islas y montañas y que más de 120 millones de personas viven en la congestión de una extensión mínima en las zonas costeras dedicadas a inmensas urbes.

Los gobernantes japoneses se han propuesto recuperar el diésel siempre y cuando se respete un estándar medioambiental comparable a la nueva Euro VI. El objetivo para 2020 sería que un 5% de los coches comercializados en Japón disponga de un motor de gasóleo, pero mientras tanto Mazda ya ha logrado anotarse una primera victoria y convencer al cliente japonés de que sus diésel son limpios, el tacto de sus motores es agradable y por si no fuera poco el ahorro en los repostajes es realmente importante.

Hasta ahora Mazda no ha lanzado un híbrido por una única razón, sencillamente no lo necesitaba. No obstante ya se ha anunciado que el nuevo Mazda 3 contará con un motor híbrido y que este – de momento – solo se comercializará en Japón. En definitiva, que la autocomplacencia no exime a Mazda de seguir considerando que, al menos en Japón, necesitan un híbrido.

Fuente: Autonews | Business Week | Mazda En Diariomotor: ¿Por qué apenas hay turismos diésel en Estados Unidos?