El Mitsubishi ASX y el Ford Kuga se estrellan en las últimas pruebas de choque del IIHS americano

 |  @sergioalvarez88  | 

El IIHS (Insurance Insitute for Highway Safety) estadounidense es el equivalente al EuroNCAP europeo. Algunas de sus pruebas son mucho más exigentes que las pruebas europeas. Es el caso del impacto frontolateral con un solapamiento de sólo el 25%. El choque se efectúa a una velocidad de 64 km/h contra un elemento indeformable. Esta prueba es especialmente dura con el pilar A del coche, y exige una perfecta sintonía de los airbags laterales y frontales. El IIHS lleva tiempo efectuando estas pruebas de choque, y desde finales del año pasado, también las efectúa desde el punto de vista del copiloto. El coche tendría que comportarse igual, ¿verdad?

Precisamente, el IIHS ha pasado a realizar estas pruebas desde el punto de vista del acompañante para asegurarse de que los fabricantes protegen a todos los ocupantes iguales. Los últimos resultados de estas pruebas se han centrado en siete crossover compactos y medianos, uno de los segmentos de moda también al otro lado del charco. Los vehículos analizados en esta ronda no son solo exclusivos del mercado estadounidense. GMC Terrain y Chevrolet Equinox sí lo son, pero el resto – BMW X1, Jeep Compass, Mitsubishi Outlander, Mitsubishi ASX y Ford Kuga – también se venden en Europa.

Esta prueba es muy exigente con la estructura de los coches. Un mal resultado implicaría lesiones graves para los ocupantes en un accidente real.

Los Jeep Compass, GMC Terrain, Chevrolet Equinox, BMW X1 y Mitsubishi Outlander han recibido una calificación de “Good”, la máxima que se puede obtener en esta prueba. Dentro de este buen resultado, los BMW X1 y Mitsubishi Outlander son los que han tenido el mejor resultado del grupo. El resto de vehículos obtienen la misma calificación, pero la protección de la parte inferior de las piernas y pies no ha pasado de “Acceptable”. El problema no son estos cinco coches, son los dos restantes. Tanto Mitsubishi ASX como Ford Kuga han obtenido un mal resultado, de explicación complicada.

En el caso del Ford Kuga la calificación ha sido de “Poor”, un claro suspenso. El pilar A se ha doblado, con una intrusión de 25 centímetros en el habitáculo. El refuerzo inferior de la puerta se ha doblado en 10 centímetros hacia el interior del habitáculo. El resultado es que el espacio vital del ocupante se ve comprometido. Según el IIHS, de haber sido un accidente real, el ocupante habría tenido lesiones de cadera. El airbag de cortina tampoco se desplegó, y debería haberlo hecho. El verdadero problema es que en el lado del conductor, el coche obtuvo una calificación “Acceptable”.

El Ford Kuga se vende en EE.UU. como Ford Escape, pero es esencialmente el mismo coche que el Ford Kuga europeo.

Esto demuestra que el chasis no ha sido reforzado de la misma manera en ambos lados del vehículo, solo en el lado que antes era testado. El Mitsubishi ASX obtiene una calificación de “Marginal”, por encima del Ford Kuga pero aún una calificación insuficiente. Como se puede ver en el vídeo que os hemos dejado sobre estas líneas, el airbag de cortina tampoco se despliega, la puerta es casi arrancada de cuajo y el pilar A se deforma visiblemente. La cabeza del dummy impacta con el pilar A a continuación. “No era algo que esperábamos ver tras tantos años de pruebas”, afirman desde el propio IIHS.

Fuente: IIHS
En Diariomotor:

Lee a continuación: Probamos la tracción 4×4 de Ford en el circuito de Astún: nieve, hielo y eficacia probada