ESPACIOS
Cerrar CERRAR
Actualidad

5 MIN

Ni seis, ni ocho cilindros, el motor con mejor respuesta es un irrompible y diminuto tres cilindros japonés

Nos hemos vuelto realmente locos. Y nos hemos acostumbrado a que cada vez sea más habitual encontrar coches que practiquen el 0 a 100 km/h por debajo de los 4 segundos. Los eléctricos tienen la culpa, pero en lo que a combustión interna se refiere las últimas dos décadas han supuesto una escalada de potencia y prestaciones que, turbo mediante, haya conseguido que cualquier coche de cierta potencia sea tan rápido, al menos en línea recta, como los mejores deportivos de antaño.

Un tres cilindros japonés, irrompible, y con mejor respuesta que motores de seis cilindros

¿El 0 a 100 km/h es una métrica sobrevalorada? Probablemente. Salvo en el ámbito de la competición, de las famosas drag race, o nuestra obsesión por ser los primeros al salir de los semáforos.

Ahora bien, ¿cómo puede ser que un motor sencillo, pero robusto, y sobre todo diminuto, como un tres cilindros japonés, pueda gozar de una mejor respuesta que motores enormes y muchísimo más potentes?

La aceleración de 0 a 100 km/h es importante, pero también una métrica de prestaciones que suele sobrevalorarse

Vista detallada del habitáculo del Mitsubishi Mirage G4, destacando su ergonomía y funcionalidad.

La respuesta de un motor de combustión interna

Se da la circunstancia de que nuestros colegas de Car and Driver en Estados Unidos han tenido una idea brillante, la de intentar obtener una métrica mucho más realista del rendimiento de un automóvil que, sin ser perfecta, sí refleje mejor la respuesta de un motor, especialmente de un motor de combustión interna, puesto que en el ámbito de los eléctricos la respuesta del motor ya se presupone prácticamente inmediata.

Desde este medio se propusieron comparar dos métricas, el 0 a 60 mph (96,56 km/h) frente al 5 a 60 mph (8,05 a 96,56 km/h). La diferencia entre ambas mediciones debería ser un reflejo bastante objetivo de cuán rápida es la respuesta de un motor. Y es que aunque a priori pueda sorprendernos, lo normal en muchos casos es que un coche llegue a 60 mph antes si parte desde parado, que si lo hace en movimiento. Primero, porque las técnicas que se emplean para acelerar desde parado suelen ser mucho más efectivas para practicar una aceleración más rápida, ya sea mediante sistemas de salida lanzada automáticos, o jugar con el embrague con cambios manuales, que las que podemos emplear si el vehículo ya ha iniciado el movimiento.

Segundo, porque precisamente esas técnicas nos permiten acondicionar el motor a una aceleración más intensa desde parado, elevando el régimen de revoluciones por encima del que mantendremos a una velocidad moderada, y es ahí donde entra en juego la respuesta del motor.

Inventando nuevas métricas con las que valorar el rendimiento de un motor de combustión interna

Vista angular del Mitsubishi Mirage G4 iluminado al atardecer

No por previsibles, los resultados de Car and Driver son menos impactantes. Por ejemplo, el hecho de que la mejor respuesta la consiguieran con un Mitsubishi Mirage G4 – la versión sedán del modelo aquí conocido como Mitsubishi Space Star – que tardó una décima menos en alcanzar las 60 mph en movimiento que desde parado, eso sí, en una eternidad, de 12,7 segundos.

El Space Star, como otros modelos que obtuvieron registros similares de respuesta, emplea un motor atmosférico, sin turbo, para más inri de tres cilindros. Uno de esos motores que, al menos sobre el papel, deberían destacar por un rendimiento razonable en ciudad y por durarnos una eternidad, por el mero hecho de que sean muy sencillos y prescindan de sistemas susceptibles a averías, com los turbos.

A la vista de estos resultados, la publicación americana decidió crear un ranking diferente para diferenciar a los motores turboalimentados de los atmosféricos.

Una métrica que penaliza motores más prestacionales, muy dependientes del turbo, y de técnicas para acelerar con mayor intensidad desde parado

Porsche 718 Cayman Boxster T Dm 29

El 0 a 100 km/h no lo es todo, la respuesta tampoco

Lo más sorprendente es que, al menos según estas métricas, los peores resultados de respuesta los obtuvieron de dos deportivos como el Porsche 718 Cayman T manual o el BMW M235i xDrive Gran Coupé, que tardaron 2 y 1,8 segundos más, respectivamente, en acelerar desde movimiento, que al hacerlo desde parado. La razón, bastante sencilla, que estos dos modelos consigan unas prestaciones verdaderamente deportivas a base de turbo y el empleo de técnicas que permiten maximizar el rendimiento del motor y alcanzar una aceleración muy intensa desde parado, pero no desde una velocidad muy moderada.

Definitivamente, no estamos ante un gran descubrimiento que vaya a cambiar nuestra percepción de un automóvil. De hecho, el resultado del Mirage no tiene demasiado mérito, si para alcanzar los 100 km/h tendremos que esperar al menos unos 13 segundos. Como tampoco debería ser un drama la acusada diferencia en las métricas del BMW y el Porsche, que hacen el 0 a 100 km/h en el entorno de los 4 segundos, en cifras similares a las de un Ferrari 430 de los años dos miles.

Y es que precisamente si conducimos un BMW o un Porsche de corte tan deportivo como estos ya sabremos bastante bien cómo hacerlo para aprovechar al máximo el rendimiento de su motor, y de su turbo, manteniendo el régimen adecuado a la salida de la curva, o para efectuar un adelantamiento.

Para terminar, tan solo lanzar una propuesta a nuestros lectores. ¿De qué otra forma podríamos analizar la respuesta de un motor de combustión interna? ¿Qué otras métricas, que impliquen aceleración, podrían ser útiles para analizar mejor el rendimiento real de un motor de combustión interna?

Mitsubishi Space Star Oferta Verano 2022 23
Logo de la marca mitsubishi Mitsubishi Space Star
Ahorra 3.500 €  12.750 €

El Mitsubishi Space Star es un coche urbano de 5 puertas que se comercializa en dos únicas versiones de equipamiento cerrado pero muy completo.

Ficha Space Star
Solicita tu oferta
Cargando...