Por qué, aunque nos duela, el Jaguar F-Type de 4 cilindros es una muy buena idea

 |  @ClaveroD  | 

Ya nos sucedió con los Porsche 718 Boxster y Porsche 718 Cayman, la llegada de los cuatro cilindros al Jaguar F-Type nos ha dejado en shock. El nuevo motor I4 de 300 CV estrenado para el deportivo británico pretende convertir al F-Type en un deportivo al alcance de muchos más bolsillos, tanto por precio de adquisición como por consumos, pero sin perder un ápice en carácter. A falta de probar si lo que promete el Jaguar F-Type de 4 cilindros es cierto, lo que sí podemos adelantarte es que tras los números del F-Type de 4 cilindros se esconde una no tan mala idea.

¿4 cilindros Turbo o V6 compresor?

El cóctel de motor y cambio es la clave por la que el Jaguar F-Type de 300 CV no defraudará

El nuevo motor I4 2.0 Turbo de 300 CV desarrollado por Jaguar Land Rover bajo la nueva familia Ingenium ha sido especialmente puesto a punto para su debut en el F-Type. Aunque Jaguar no ha querido cargarse por el momento el motor 3.0 V6 de 340 CV, parece muy probable que de tener éxito el nuevo 4 cilindros desaparezca el V6 de 340 CV a medio plazo ¿Te suena esta historia con el Ford Mustang 2018 y su motor V6 en EE.UU.? . Jaguar ha optado en su nuevo 2.0 Turbo, relevo del también 2.0 Turbo de origen Ford, por el empleo de un turbocompresor de tipo Twin-Scroll y baja inercia para asegurar una respuesta rápida en cualquier régimen y una curva de par muy plana. Hemos de tener en cuenta que por cifras el nuevo bloque de cuatro cilindros poco tiene que envidiar al V6, y es que el motor I4 ofrece 400 Nm constantes entre 1.500 y 4.500 rpm, mientras que el 3.0 V6 Supercharged de 340 CV alcanza 450 Nm entre 3.500 y 5.000 rpm. Al mismo tiempo, el I4 alcanza los 400 CV a 5.500 rpm, mientras que el V6 alcanza los 340 CV a 6.500 rpm. Estos datos nos muestran que el V6 defiende un funcionamiento en la zona más alta del cuentarrevoluciones, mientras que el I4 ofrece un motor elástico capaz de empujar desde muy abajo sin desfallecer.

A todo ello hay que sumar que el F-Type con motor I4 adelgaza 52 Kg justo donde mejor debe, en el tren delantero, lo que a priori ofrece un mejor reparto de pesos para sus poco más de 1.400 Kg y configuración de motor delantero-central y tracción trasera. En estos momentos el F-Type V6 andaba cerca del 50/50, pero todavía no tenemos los datos sobre el reparto de pesos con el rediseño del F-Type 2018 y la llegada del nuevo motor de 4 cilindros.

El truco del “sólo con cambio automático”

Si sorprendente ha sido la llegada de un motor de 4 cilindros, aún más lo ha sido el que esta mecánica sólo pueda estar asociada a un cambio automático. Jaguar ha apostado por esta configuración olvidándose del cambio manual que sí permite el V6 de 340 CV. Las razones de este movimiento son muy lógicas, y es que el único uso del cambio ZF de 8 relaciones por convertidor de par permite sacar el máximo provecho de la mejor curva de par del motor I4, además de conseguir una mayor eficiencia que permite reducir emisiones frente al V6. El cambio manual de 6 relaciones será reclamo seguro de los más puristas – puede que incluso llegue con el tiempo -, pero dadas las muchas ventajas del cambio automático es difícil que Jaguar cambie de parecer.

Precios: jamás el F-Type estuvo tan cerca de Porsche

Aunque la eficiencia y la tecnología está muy bien, el movimiento de Jaguar para integrar un 4 cilindros en el F-Type tiene un nombre: Porsche 718 Cayman/Boxster. El objetivo de Jaguar desde que lanzó el F-Type siempre ha sido ofrecer una alternativa al Porsche 911, pero ahora esa apuesta se refuerza por la parte baja con un único motor que reestructura el acceso de gama. Las diferencias en diseño y planteamiento son abismales entre el deportivo alemán y el británico, pero a la hora de comprarte un deportivo son dos opciones perfectamente comparables y además ahora se mueven en precios muy similares. Jaguar no está por la labor de fabricar un mini F-Type, por lo que el cóctel de F-Type y un motor más “básico” con el precio adecuado es un disparo directo a la gama 718 de Porsche.

El precio de partida del nuevo Jaguar F-Type I4 de 300 CV será de 63.500 euros, mientras que el Porsche 718 Cayman PDK de 300 CV tendrá un precio de 58.911 euros.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Así suena (y así se fabrica) un Jaguar F-TYPE de 4 cilindros: ¿estará muy lejos de los V6 y los V8?

Solicita tu oferta desde 71.100 €