Los 5 deportivos más exclusivos y exóticos de Porsche jamás creados (vídeo)

 |  @davidvillarreal  | 

Nos encanta cuando una marca recuerda a sus viejas glorias. Y nos gusta aún más cuando una marca, como en este caso Porsche, nos abre las puertas de su colección privada para mostrarnos algunos de los deportivos más especiales que han fabricado desde que en 1947 comenzasen a trabajar en un modesto aserradero de Gmünd. A menudo, Porsche nos recuerda que sus deportivos nacen en los circuitos, en la competición, para llegar poco después a la calle. Un cliché que habitualmente tiene más tintes publicitarios, que realistas. Pero lo que sí podemos deciros, sin lugar a dudas, es que estos 5 clásicos de Porsche, que la propia marca ha definido como los más especiales, y los más exclusivos por haberse fabricado en tiradas muy limitadas, sí nacieron fruto de la competición. Y a menudo como condición indispensable para cumplir con el reglamento de homologación de un deportivo de carreras. 5 deportivos y diferentes versiones de sus modelos, del Porsche 911, al Porsche 924 y el Porsche 356, realmente espectaculares.

5. Porsche 911 Turbo S (964) de 1992: solo 86 unidades

En 1992 en Porsche se proponían desarrollar un deportivo muy especial, con un motor de seis cilindros enfrentados de 3.3 litros que turbo mediante alcanzó los 320 CV de potencia. Una cifra nada desdeñable para la época, que aún sería mejorada y crecería hasta los 360 CV del Turbo 3.6 de 1993 y los más de 380 CV de potencia de una versión aligerada del Porsche 911 Turbo S de la cual solo se construirían 86 unidades. Aquella versión contaría con un acabado de pintura específico y exclusivo, en amarillo, como el que aparece en este vídeo. Y multitud de piezas en fibra de carbono para aligerar el conjunto y convertirlo en uno de los Porsche 911 más radicales, en su época, que se hayan producido.

Hoy en día es uno de los Porsche 911 más cotizados del mundo.

4. Porsche 924 Carrera GTS de 1981: solo 50 unidades

Las siglas GTS de Porsche se asocian hoy en día a versiones potenciadas y con pingües detalles para acentuar su deportividad. Siglas que nos reflejan una deportividad que no se aproxima a lo que encontramos en la coletilla GT3, o GT4. En los años ochenta, Porsche apostaba por ofrecer un deportivo de carreras-cliente basado en el Porsche 924 y fue entonces cuando, por cuestiones de homologación, lanzaría una tirada muy limitada de calle. Tan limitada, que solo se fabricaron 50 unidades del Porsche 924 GTS, de las cuales 49 contaban con una carrocería decorada en rojo.

3. Porsche 911 GT1 de 1996: solo 21 unidades

La necesidad de homologar un deportivo de carreras, de nuevo, llevaría a Porsche a fabricar uno de los deportivos de calle más espectaculares que jamás hayan salido de su factoría, y que jamás hayan lucido el nombre 911. El Porsche 911 GT1 era tan radical, que podría decirse que en realidad era un prototipo desarrollado para resistencia, para las 24 Horas de Le Mans, remozado muy levemente para poder circular legalmente por la calle. Un deportivo de otra época, de aquellos maravillosos años de los sport prototipo.

Como podréis imaginar, se produjo una tirada muy limitada del Porsche 911 GT1. Tan limitada como para fabricarse 21 unidades, que cumplían con la obligación de fabricar 20 unidades de calle que exigía la homologación de esta categoría FIA.

2. Porsche 911 SC/RS de 1984: 20 unidades

Heredero de aquellos fantásticos Carrera RS de los setenta, que introdujeron la filosofía más radical, más próxima a la competición, en el Porsche 911 de calle, nacía el Porsche 911 SC/RS de 1984. Aquel deportivo de carreras nacería, de nuevo, de la mano de un proyecto de competición de Porsche, que estaba desarrollando una versión del 911 específica para rallys. Y no era una versión cualquiera.

Aunque por aquel entonces ya se había comenzado a trabajar en el Porsche 959, los de Stuttgart, impacientes por llevar sus deportivos a los rallys en una de las épocas más apasionantes de la competición, decidieron crear una preparación de carreras muy exótica y radical del Porsche 911 3.0 SC para homologarla como Grupo B. Y aprovechando los resquicios legales de aquellos Grupo B, que permitían hacer prácticamente cualquier barbaridad que te llevase a crear un deportivo más rápido, Porsche homologó su 911 SC/RS Grupo B – probablemente lo recuerdes vestido con la decoración de Rothmans – lanzando una tirada muy limitada de calle de este Porsche 911 SC/RS, de tan solo 20 unidades. Las mismas 20 unidades que exigía la homologación.

1. Porsche 356 America Roadster de 1952: 16 unidades

Y el número uno, el más exclusivo, y el más exótico, es también el primer producto de cierto volumen que Porsche se lanzó a fabricar. El Porsche 356 America Roadster era un deportivo tan atípico que, más allá de ser descapotable, carecía de capota al uso, y únicamente contaba con un techo desmontable de emergencia. El Porsche 356 America Roadster, que como su nombre indica fue comercializado únicamente en Estados Unidos – aunque alguno se quedó en Europa – era el más directo predecesor del Speedster. Y un deportivo de calle y carreras – en un tiempo en que apenas había distinción entre deportivo de calle y de carreras – que también estuvo muy presente en la competición en los años cincuenta.

Fuente: Porsche
En Diariomotor:

Lee a continuación: 5 razones por las que un Porsche 911 Safari moderno tiene mucho sentido por loca que sea la idea

Solicita tu oferta desde 109.091 €