CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Híbridos

6 MIN

Prueba Maserati Levante Hybrid: un microhíbrido tan diferente como interesante

David Clavero | @ClaveroD | 2 Ene 2022
Maserati Levante Hybrid 2021 Prueba 37
Maserati Levante Hybrid 2021 Prueba 37

La electrificación de Maserati ya ha comenzado y el primer paso ha sido a través de la tecnología microhíbrida de 48 voltios. Y por esta razón, en esta prueba del Maserati Levante Hybrid vamos a conocer una visión diferente de la electrificación, una forma en donde además de ganar en eficiencia también se busca mejorar en prestaciones y comportamiento. Son muchos los microhíbridos que ofrece el mercado, pero esta es la visión de Maserati y hoy vamos descubrir lo mejor y peor de este planteamiento.

En la gama Maserati ya son dos las versiones Hybrid disponibles: Ghibli y Levante. Pero en ambos casos se emplea el mismo motor gasolina microhibridado con idénticas características, prestaciones y planteamiento. En esta ocasión nos centraremos en el Levante Hybrid, pues se trata de la versión más actual de la gama y el modelo más vendido de la marca en estos momentos, por lo menos hasta la llegada del nuevo Maserati Grecale que será lanzado a mediados de 2022.

65
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Tras haber probado en diferentes ocasiones al Levante, sobra decir que estamos ante uno de los SUV que mejor experiencia de conducción ofrece de su clase, y esto es algo que se mantiene intacto en el caso del Levante Hybrid gracias a que estamos ante la variante más liviana de la gama, que ofrece un reparto de pesos 50:50 y que mantiene una sobresaliente puesta a punto. Sí, hablamos de un coche que pese a ser un SUV, ofrece un alto nivel de disfrute de la conducción, y que por lo tanto cuenta con una muy escasa competencia directa más allá del Porsche Cayenne o incluso el Alfa Romeo Stelvio.

Pero centrémonos en la mecánica, que es la verdadera protagonista. Con solo 4 cilindros, hablamos de un propulsor gasolina 2.0 Turbo con 330 CV de potencia máxima a 5.750 rpm y 450 Nm disponibles desde apenas 2.250 rpm. Hasta aquí nada realmente especial, sin embargo este mecánica añade además un sistema microhíbrido de 48 voltios que combina una batería de iones de litio, un alternador reversible capaz de asistir al motor térmico con 250 Nm adicionales y un compresor eléctrico (eBooster) diseñado para apoyar al turbocompresor a cada golpe de acelerador generando una sobrepresión instantánea, lo que de facto se traduce en una respesta inmediata a la hora de exigir los 330 CV. Y sí, por si te lo preguntabas, gracias a este sistema microhíbrido el Levante Hybrid obtiene la etiqueta ECO.

No os voya engañar, pues lo cierto es que me subí por primera vez a este Levante Hybrid con serias dudas de que este motor estuviese a la altura, sobre todo por lo los 2.050 Kg de peso que homologa este SUV. Pero nada más lejos de la realidad, pues pese a que obviamente estamos ante un motor de acceso a la gama, lo cierto es que los 330 CV de este 2.0 Turbo mueven con mucha holgura al Levante, y además hacen que te olvides rápidamente del motor 3.0 V6 diésel de 275 CV al que reemplaza. En cifras oficiales, estamos ante un Levante que hace el 0-100 Km/h en 6 segundos, alcanzando los 245 Km/h de velocidad punta.

Rumbo a mi carretera de curvas favorita en Málaga, ya que esta unidad nos la cedió Maserati a través de su concesionario oficial Maserati Motordrome en la ciudad, descubro que efectivamente el prejuicio de los 4 cilindros es eso, un prejuicio. No es tan suave o suena tan bien como los V6 gasolina de 350 CV o 430 CV, de acuerdo, pero aún así ofrece un agradable tacto de conducción, un sonido de escape más en consonancia con lo que se espera de un Maserati y una disponibilidad de potencia bastante amplia en todo el cuentavueltas. De hecho, jugando con los modos de conducción disponibles, podemos modificar el comportamiento del motor, la caja de cambios de 8 velocidades y el sistema de tracción total, pero lo que me ha gustado de este Levante Hybrid es que en cuanto pisamos a fondo, el motor entrega todo lo que tiene sin ningún reparo. Con cada salto de marcha el motor vuelve a cobrar toda su fuerza de forma inmediata, y llegados a este punto, cómo no destacar esas enormes levas de aluminio situadas tras el volante. Diseño, ubicación y tamaño perfectos.

La conducción deportiva es obligada en un coche así, incluso siendo un SUV, por lo tanto no tardo demasiado en tensar los músculos de este Levante y ver de qué es realmente capaz el grupomotopropulsor si lo llevamos al límite (modo Sport). Y una vez más me sorprede la respuesta del propulsor, demostrando que esta otra forma de entender el microhíbrido funciona, y funciona muy bien. Ya os he dicho anteriormente que este Levante es de los muy pocos SUV que cumplen en conducción deportiva, y me reafirmo totalmente en esta opinión. El chasis ofrece una gran puesta a punto en aspectos clave como dirección, suspensiones y frenos. Hay coche de sobra para este motor, y solo los conductores de conducción más radical echarán en falta un setup aún más firme de suspensiones, aunque lo cierto es que de existir esa configuración, terminaría perjudicando el balance que ofrece actualmente entre confort y estabilidad.

El microhíbrido según Maserati prioriza el rendimiento sobre la eficiencia, y esa es una fórmula muy interesante

¿Qué microhíbrido estás buscando?

Sabiendo que este microhíbrido consigue brillar en rendimiento, llega el momento de hablar de eficiencia, y aquí el resultado no es tan brillante. Sustituir a un diésel no es nada sencillo en estos tamaños y pesos, y tirando de experiencias pasadas puedo confirmar que en conducción real el Levante Diésel era capaz de hacer medias de 8,5 l/100 Km. En el caso del Levante Hybrid el consumo medio real que obtuve se situó en los 10,5 l/100. ¿Importa? Pues en términos generales diría que no dado que hablamos de un coche que arranca en 91.650 euros y que se sitúa en una categoría donde el coste por kilómetro no es una prioridad. A fin de cuentas, a cambio de esa menor eficiencia de combustible ganamos en comportamiento del propulsor, respuesta, suavidad, sonido de escape y etiqueta ECO... por lo que yo lo tengo claro: bienvenido seas microhíbrido.