CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Movilidad

4 MIN

La pesadilla del GNC: el combustible con etiqueta ECO que ha duplicado su precio

José Luis Gómez | @jlgomez1995 | 18 Ene 2022
Prueba Seat Leon Gnc Tgi  117blbago
Prueba Seat Leon Gnc Tgi  117blbago

¿Te imaginas ir a la gasolinera y ver que el diésel o la gasolina ha duplicado su precio? Pues eso mismo están viviendo los cientos de conductores que en su momento apostaron por el GNC (Gas Natural Comprimido) como alternativa económica y ecológica para sus desplazamientos en favor de otro viejo conocido como el GLP (Gas Licuado del Petróleo) o las mecánicas electrificadas.

Este mismo verano el precio del GNC se encontraba en unos 0,85 €/kg, lo que significaba que el coste de recorrer 100 km en un coche como el SEAT Ibiza TGI de 90 CV era de 3,15 € según los 3,7 kg/100 km de consumo combinado según el ciclo WLTP, un coste notablemente inferior a los 5,70 € que en aquel momento necesitaría todo un ahorrador como el extinto Ibiza TDI 95 CV.

Evolución precio medio GNC en España. Fuente: gasolinerasgnc.com

Por tanto, es lógica la apuesta por parte de compradores y del Grupo Volkswagen en especial (así como otras marcas ligadas al transporte por carretera) por el GNC, un combustible tildado de ecológico que tiene dos grandes ventajas: la etiqueta ECO de la DGT y un bajo coste por kilómetro recorrido. Por contra, sobre él siempre ha pesado el gran inconveniente de una red de repostaje que se reduce a unos 100 puntos, aproximadamente la mitad si la compramos con la red GLP.

Sin embargo, todas esas ventajas se han convertido una auténtica pesadilla para los usuarios de GNC, máxime si son profesionales del sector. Como puedes ver en el gráfico adjunto, el precio de este combustible se ha disparado de forma incontrolada, pasando de esos 85 céntimos hasta los 2 €/kg. De hecho, en Guarromán (Jaén) ha alcanzado los 2,6 €/kg. Ello significa que el dueño de aquel Ibiza ahora debe desembolsar 7,40 € para recorrer el mismo trayecto, más que si hubiese apostado por un gasolina puro como el TSI 110 CV (6,96 €).

Llegados a este punto estarás pensando que dado que se trata de un coche bifuel, puede usar indistintamente GNC como gasolina, utilice este último combustible. Pues bien, sería la solución menos mala, pero con los pequeños inconvenientes de que ese propulsor no está optimizado para ella, por lo que su eficiencia no sería tan alta como la de sus hermanos, y que en el caso de la última hornada de vehículos GNC del Grupo Volkswagen cuentan con un depósito de gasolina reducido a la mínima expresión (unos escasos 9 litros), lo que daría lugar a una autonomía de poco más de 100 km.

20
FOTOS

Rusia y la pandemia, las principales causas de la subida del GNC

Pero, ¿a qué se debe esta escalada de precios del GNC? Como puedes intuir por su propio nombre, el GNC es un tipo de combustible que proviene del GNL (Gas Natural Licuado), un gas que ha visto prácticamente cuadriplicado su precio en los últimos años y que en diciembre de 2021 ha alcanzado un máximo histórico superando en nueve veces lo que se pagaba por él en origen doce meses antes, un máximo que explica que el precio en algunas gasineras sea escandaloso si lo comparamos con otras (existe un amplio repertorio de precios a día de hoy entre uno y dos euros el kilogramo), ya que esas abultadas tarifas se debe a que llenaron sus tanques precisamente en el momento del citado máximo.

Así pues, la mencionada escalada de precios es consecuencia de varios factores. Por un lado tenemos el parón de la pandemia y una abrupta reactivación de la economía que ha provocado que la oferta no pueda abastecer la demanda (¿te suena?, sí, igual ha sucedido con los semiconductores o el acero). A esa crisis de suministro se le suma el invierno, una época donde la demanda es mayor para calefacción, y un gigante llamado China que ha hecho acopio de él comprándoselo a nuestro mayor proveedor: Rusia.

Y finalmente tampoco podemos olvidarnos de un importante motivo geopolítico como es el actual conflicto que enfrenta a Ucrania (y Occidente) con Rusia, país del que procede el 40 % del gas que consume el Viejo Continente. Como respuesta y a modo de presión Moscú ha cortado el grifo en sus principales gaseoductos, Yamal un -92,5 % y Ucrania un -73,1 %, creando así de nuevo una falta de oferta y una subida de precios que está intentando paliar EE.UU. exportando gas en barco a Europa, un gas cuyo transporte tiene un coste mayor.

Fuentes: El País | El Confidencial | gasolinerasgnc.com