Toyota RAV4 2019 a prueba: las 5 razones para escoger, o no, este SUV híbrido

 |  @ClaveroD  | 

Una nueva generación del Toyota RAV4 ya está en el mercado, un nuevo RAV4 que lo apuesta todo al motor híbrido para convertirse en el rey entre los SUV compactos siendo ya el referente entre los todocamino híbridos. Aunque la competencia no para de crecer y mejorar, hoy ponemos a prueba el Toyota RAV4 2019 para comprobar de primera mano cuáles son los argumentos de este SUV. A priori una receta que se presenta con muchas e importantes novedades pero, ¿será capaz el Toyota RAV4 de convencer frente a sus rivales?

1- Motor híbrido: más y mejor, pero…

Ni lo habrá con motor diésel, ni tampo con motor gasolina. El nuevo Toyota RAV4 solo podrás comprártelo con un propulsor híbrido gasolina de 218 CV en versión 4×2 y 222 CV en versión 4×4. Hablamos del mismo motor para ambos tipos de tracción, pero dadas las características del sistema AWD-i, la potencia final se incrementa en el caso del 4×4. Este propulsor híbrido es completamente nuevo pese a que esté basado en un motor de 2.5 litros. Se trata de un esquema de nueva factura que estrena la práctica totalidad de componentes para elevar la eficiencia, mejorar la respuesta y reducir el peso.

El Toyota RAV4 no paga impuesto de matriculación y obtiene la etiqueta ECO

Según la actual homologación NEDC correlacionada el RAV4 homologa 4,6 l/100 Km y 105 gramos de CO2 en la versión 4×2 y 4,5 l/100 Km y 103 gramos en la versión 4×4, obteniendo además la etiqueta ECO y evitando el pago del impuesto de matriculación. Dada la asistencia del motor eléctrico sobre el eje trasero se consigue reducir ligeramente más los consumos y emisiones. ¿Pero cómo se traduce todo esto en marcha? Tras probar el Toyota RAV4 en todo tipo de carreteras, la sensación es que el sistema híbrido mejora de forma sensible en respuesta y comportamiento, algo de aplaudir ya que permite disfrutar en mayor medida de su elevada potencia. Aún así, y teniendo en cuenta que existe una mejoría notable con respecto al anterior RAV4 híbrido, seguimos echando en falta más contundencia y mejor tacto en el cambio, una transmisión que sige adoleciendo de falta de sincronismo entre revoluciones y velocidad a la hora de acelerar con decisión. El control secuencial no mejora la situación, pues salvo para sacar mejor provecho a la retención, poco más aporta en una conducción “deportiva”.

2- Dinámica y comportamiento: posiblemente lo mejor

El nuevo Toyota RAV4 destaca de forma notable en comportamiento, especialmente desde el punto de vista de sus suspensiones. La combinación de la nueva plataforma modular TNGA-K y un equipo de suspensiones muy equilibrado permite que el RAV4 no luzca el típico carácter torpe y blando del grueso de SUV. Sin llegar a ofrecer un tacto deportivo o duro, las reacciones del RAV4 son nobles y predecibles, con una carrocería que sabe contenerse en giros pronunciados y con unos movimientos suaves y controlados. Incluso en superficies rotas el RAV4 ofrece un alto nivel de confort, lo que sorprende tras ver cómo de bien trabaja en curvas.

¿Y por qué comprar un Toyota RAV4 4×4? Aunque la anterior generación del RAV4 ya ofrecía una versión con tracción total, fueron mucha las críticas al sistema por su falta de eficacia fuera de asfalto. Para esta generación Toyota ha mejora la fórmula integrando un motor eléctrico independiente al motor híbrido que gobierna el eje delantero. No existe por tanto conexión física entre ejes y es la gesitón electrónica la que controla en todo momento el funcionamiento de los ejes. El objetivo de este sistema es asistir al eje delantero cuando son detectadas pérdidas de motricidad, sin embargo para mejorar su desempeño el RAV4 4×4 ofrece una función Trail que simula el trabajo de un bloqueo de diferencial evitando que la rueda con menos agarre sea la que reciba más par. Tras probarlo en superficies deslizantes he de admitir que se percibe una mejora en el agarre, pero aún así es evidente que su potencial está en superficies como hielo, nieve o abundante agua. Si dudas entre escoger un RAV de tracción delantero o total, quizás nuestro análisis en vídeo sobre si escoger un SUV 4×2 o 4×4 te ayude a despejar dudas.

3- Seguridad y multimedia: una de cal y otra de arena

Junto al comportamiento, otro de los puntos más destacables del Toyota RAV4 es su amplio despliegue en tanto a seguridad y asistencias a la conducción. Toyota permite contar con una amplia dotación incluso en los acabados más sencillos de la gama, pudiendo contar con frenada autónoma de emergencia con detección de peatones y ciclistas, control de crucero adaptativo, asistente precolisión, detector de fatiga, reconocimiendo de señales de tráfico o asistente para el mantenimiento de carril.

Pero llegamos al apartado de infoentretenimiento y el RAV4 cumple, pero no seduce. Muchos son los rivales del Toyota RAV4 que han apostado con notable éxito por las interfaces multimedia de gran resolución, incluyendo en muchos casos cuadros completamente digitales como ocurre en SEAT Ateca o DS 7 Crossback. En el RAV4 nos enconramos con un cuadro de relojes analógicos, de aspecto clásico y fácil lectura con una pantalla central a color de 4,2 o 7″ de gráficos sencillos. Estamos ante un diseño que se muestra claramente clásico y que queda varios peldaños por debajo de lo que ofrecen algunos de sus rivales. En el sistema multimedia nos encontramos con la misma impresión, una interfaz de gran tamaño que cobija una pantalla táctil de hasta 8″ con buena respuesta y fácil uso, pero que no está al nivel de sus rivales en servicios, calidad o personalización. Como puntos en positivo, el RAV4 apuesta por combinar lo táctil con el uso de mandos físicos, un punto claramente positivo para evitar incómodas distracciones. Pero también ofrece la posibilidad de instalar un retrovisor virtual, un espejo interior que puede convertirse en pantalla mostrando las imágenes que recibe de una cámara trasera, muy útil si los ocupantes traseros o la carga nos dificultan la visión

4- Habitabilidad y maletero

La nueva generación del RAV4 presume de ofrecer una gran habitabilidad y la realidad es que su interior ofrece espacio para 5 adultos sin demasiados problemas, incluso el asiento trasero central ofrece un nivel de confort aceptable para viajar. El punto extra habría estado en incluir 3 plazas traseras independientes, además de una banqueta trasera deslizante que ya es habitual en muchos de sus rivales. Es importante subrayar que el Toyota RAV4 no tendrá versión de 7 plazas, aún así desde Toyota dejan la puerta abierta a replicar la fórmula Tiguan Allspace si el mercado demanda un RAV4 para 7 ocupantes. En tintes generales el RAV4 luce una calidad de construcción y materiales notable, con plásticos mullidos y tapizados que alcanzan el grueso del habitáculo y que lo sitúan en una posición elevada en el segmento.

En el apartado del maletero nos encontramos con una capacidad de 580 litros, 79 litros más que su antecesor. La boca de carga es amplia, ofreciendo un suelo a la altura de la misma boca, aunque contando con un doble fondo que permite esconder ciertos objetos. Según Toyota, si abatimos los asientos traseros la capacidad de carga del Toyota RAV4 crece hasta los 1.690 litros permitiendo guardar una bicicleta de 29″ sin necesidad de desmontar sus ruedas.

5- Precio del Toyota RAV4 2019

El Toyota RAV4 2019 está a la venta desde 31.800 euros (ver ofertas del Toyota RAV4), un precio que corresponde a la versión 4×2 con 218 CV de potencia y acabado de acceso Advance. En los 4 niveles de acabado disponibles podremos añadir la tracción total, un añadido que tendrá un sobrecoste de 3.000 euros que será necesario estudiar detenidamente. La llegada del nuevo RAV4 se traduce en una apuesta por todo lo alto y con sólidos argumentos para hacerse con un buen trozo del mercado, sin rivales directos más allá del también interesante Honda CR-V Hybrid, pero con mucho donde escoger y con lo que comparar.

Vídeo destacado del Toyota RAV4

Lee a continuación: Toyota está preparada para el híbrido enchufable, pero aún no quiere dar ese paso

El Toyota RAV4 es un todocamino (también llamado SUV) mediano de 5 puertas y 5 plazas. Está disponible con tracción 4x2 y también 4x4. El Toyota RAV4 es el pionero y la referencia del segmento. Hay que ir a verlo para medir a los demás. La versión híbrida debería ser la preferida del público por su precio ajustado y buen equipamiento.

Ver todos los comentarios 4
  • Smat

    Este rav 4 no es un coche para todos los publicos, para empezar, que venga solo hibrido y con un motor tan grande limita competir en el rango de precios en que muchos de sus rivales acumulan la mayoría de sus ventas, con esto no digo que sea caro para el motor que lleva y automatico, al contrario, pero seamos realistas, los clientes de un SUV suelen buscar un tranquilo coche para la familia y no piensan en motores de más de 200cv.

    El otro problema que veo es que como ya le ocurría al anterior, ocurre una paradoja, quien valora suavidad, confort, fiabilidad (valores positivos de este coche) no requiere un 2.5 de 218 cv (y en consecuencia un precio elevado y un consumo que no es bajo) y quien quiera cierto dinamismo en un SUV no lo encontrará en este coche, por filosofía de producto y cambio e-cvt.

    En mi opinión ambas cosas se resolverían con la opción un hibrido más pequeño, que rebaje el precio, lo haga mas competitivo frente a los rivales y encaje mejor en lo que suelen buscar sus clientes.

  • ch460

    El único “pero” que le pongo a este coche es el cambio, sinónimo de “anti-diversión” al volante.

    • Oscard505

      Totalmente de acuerdo. Yo tuve un Prius y era desesperante pisarle y que aquello pareciera un 911 (por el ruido) pero a paso de 600 (por la velocidad)…

  • Angel

    He probado este coche durante 250 km, y me ha impresionado el rendimiento del motor, cambio, comportamiento y consumos.
    El motor es una bestia. Llevándolo un poquito por encima de la zona que marca ECO ya es suficiente para ganar velocidad sin tener que apretarle. Cosa que no ocurre como por ejemplo en el Auris que tengo. En modo eléctrico es impresionante como anda, el silencio y la fuerza.
    En marcha, si aceleras a fondo en modo eco, sale disparado y se pone a 160 que ni te das cuenta (probado en circuito). En modo POWER ya ni os cuento como recupera, es impresionante para el peso del coche. La sensación es que llevas un coche de 200 cv. reales.
    Aunque el motor se oye con la linealidad que caracteriza a estos cambios, no molesta cuando aceleras, ni cuando lo haces a fondo. Nada que ver con el cambio ni el motor de mi Auris cuando le pisas.
    Respecto al comportamiento me ha parecido muy bueno. Es muy cómodo viajar en él. En rotondas y zonas viradas me ha sorprendido mucho como tracciona. Pensaba que con ese peso y altura flanearia y se iría de morro, pero estaba totalmente equivocado.
    Lo he conducido en autovía a 120 de GPS y el consumo exacto ha sido de 7 l., que para un coche de ese peso, aerodinámica, gasolina y automático, es un consumo excelente. Un aspecto importante es que el cuentakilómetros marcaba exactamente lo mismo que el GPS, ni un kilómetro de error.
    A este nuevo RAV 4, es fácil sacarle consumos los 5,5 a 6 l. de media sin hacer el muermo.

El Toyota RAV4 es un todocamino (también llamado SUV) mediano de 5 puertas y 5 plazas. Está disponible con tracción 4x2 y también 4x4. El Toyota RAV4 es el pionero y la referencia del segmento. Hay que ir a verlo para medir a los demás. La versión híbrida debería ser la preferida del público por su precio ajustado y buen equipamiento.