Locura del día: por qué conducir un Ferrari de carreras, en la calle, no es tan divertido como parece

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 

Podríamos imaginar que conducir un coche de carreras, más aún si es un Ferrari, debería ser una experiencia sumamente divertida. También que si hay algo más divertido que conducir un deportivo, que conducir un Ferrari, sería hacer lo propio con un Ferrari de carreras. La realidad probablemente se encargará de romper todas estas ideas preconcebidas.

Así lo demostraba estos días Doug DeMuro, Youtuber y redactor de Autotrader, que tuvo la suerte o, mejor dicho, la oportunidad, de ponerse a los mandos de un Ferrari F430 Challenge y conducirlo durante un día por la ciudad.

Merece la pena leer su artículo y, sobre todo, ver su vídeo.

Lee a continuación: Conducir un Ferrari sin puertas parece una locura realmente divertida (vídeo)

Ver todos los comentarios 1
  • Leonmafioso

    Pues realmente me imagino lo dura que es la suspension y la dirección, aparte de ser nerviosa y responder al más mínimo toque del volante.