Mercedes GLE, toma de contacto. El Clase M cambia de nombre y gana tecnología

 |  @pgimenezvilchez  | 

Mercedes ha renovado al Clase M, bautizándola como Mercedes GLE. No debes confundirlo con el nuevo Mercedes GLE Coupé, éste último hace referencia al rival del BMW X6 que ha lanzado Mercedes-Benz. También estuvimos probando el Mercedes GLE Coupé, que destaca por su aspecto fresco e imponente y una conducción más dinámica.

El cambio de nombre de la Clase M se debe a la nueva nomenclatura de modelos que estableció Mercedes-Benz a finales de 2014. Todos los todocaminos se identificarían con las siglas “GL” seguidas de letra de la berlina equivalente. Es decir: el GLA sería el todocamino de la Clase A, el GLC del Clase C, el GLE de Clase E… y así sucesivamente.

El Mercedes GLE “a secas” es, por tanto, un restyling del veterano superventas Mercedes Clase M. Un todoterreno, con verdaderas capacidades offroad, que ahora renueva su estética y sus mecánicas, un 17% más eficientes. Su precio es exactamente el mismo que el del Mercedes ML al que reemplaza. Parte desde 60.125 euros para la versión más básica, el GLE 250d 4MATIC, con motor diésel de cuatro cilindros y 204 CV.

Modelo Potencia Cilindrada PVP
GLE 250d 4MATIC 204 CV 2.143 cm3 60.125 €
GLE 350d 4MATIC 258 CV 2.987 cm3 68.425 €
GLE 400 4MATIC 333 CV 2.996 cm3 72.975 €
GLE 500 e 4MATIC 333+116 CV 2.996 cm3 77.875 €
Mercedes-AMG GLE 63 4MATIC 557 CV 5.461 cm3 129.800 €
Mercedes-AMG GLE 63 S 4MATIC 585 CV 5.461 cm3 141.100 €

Tomando como referencia el Mercedes GLE 350d, de 258 CV y 68.425€, éste es una alternativa más cara que sus rivales el Audi Q7 (65.920 para el 3.0 TDI de 272 CV) o el BMW X5 (68.100 para el X5 30d de 258 CV); y más económica que el Volkswagen Touareg (68.890€ para el V6 TDI de 262 CV).

El Mercedes GLE es más caro que el Audi Q7 y el BMW X5, pero más barato que el Volkswagen Touareg

El vehículo, en sí, mantiene la esencia de la Clase M, con el pilar C invertido, acompañado de la clásica prolongación de la luneta trasera hacia los laterales, el rasgo más característico del Clase M. Parece más bien un ligero restyling, ya que sólo cuenta con sutiles cambios, como las nuevas llantas o el rediseño de los pilotos, que conservan siluetas similares y ofrecen la posibilidad de añadir luces LED con asistente de carretera.

Al igual que el Mercedes GLE Coupé, su salpicadero es herencia del viejo ML y no se actualiza al nuevo diseño del habitáculo de la gama, que sí encontramos en los nuevos Clase C y Clase S. El único cambio es la gran pantalla de infoentretenimiento, que sobresale y aumenta de tamaño para presidir el salpicadero. El habitáculo incluye, además, el nuevo touchpad de Mercedes que permite manejar sistemas como radio o navegación. Lo han ubicado donde debería ir situado el pomo del cambio de marchas.

El Mercedes GLE estrena nuevos cambios automáticos de doble embrague de nueve relaciones. Has leído bien: nueve. En cuanto a motorizaciones, la gran novedad es el GLE 500e, la versión híbrida-enchufable, que cuenta con 442 CV. 333 de ellos proceden del motor gasolina de seis cilindros turboalimentado y 116 CV del motor eléctrico. Cuesta 77.875€, sólo 5.000€ más que el GLE 400 4MATIC de 333 CV. Eficiente, silencioso e incluso deportivo, puesto que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,3 segundos, una cifra muy respetable para tratarse de un todocamino.

Durante nuestra prueba en Austria, pude hacer un recorrido de 50 kilómetros a bordo del Mercedes GLE 500e, a quien se le distingue por las pinzas de freno pintadas en color azul. Y la verdad es que consigue que cualquier trayecto sea todo un placer. Ofrece hasta 32 kilómetros de autonomía en modo eléctrico, pero pudimos estirar la carga de la batería hasta más de 40 kilómetros. Algo posible en carretera secundaria, conduciendo con suavidad y evitando cambios de ritmo innecesarios.

El Mercedes GLE estrena nuevos cambios automáticos de doble embrague de nueve relaciones, así como una mecánica híbrida-enchufable

Tiene cuatro programas: uno “híbrido”, el “e-mode” (que fuerza la utilización del propulsor eléctrico), “e-save” (para utilizar el motor de combustión y almacenar la energía en las baterías para un uso posterior) o “e-charge” (que activa el motor de combustión y permite que las baterías estén en recarga).

El vehículo se puede cargar en un par de horas a través de la estación de carga de pared (Wallbox) que ofrece Mercedes-Benz. El enchufe se encuentra junto al portón del maletero. Ofrece conectividad con el móvil, de forma que podemos ver a través de nuestro Smartphone el estado de la carga del vehículo. Además, con la nueva aplicación de Mercedes es posible activar los sistemas de climatización, bajar o subir las ventanillas, abrir o cerrar las puertas y, por supuesto, localizar la ubicación del vehículo.

Durante nuestra toma de contacto nos quedamos realmente sorprendidos con la aptitud offroad del Mercedes GLE en una pista de pruebas situadas en una vieja cantera. El kit offroad se vende como parte del equipamiento opcional, con un sobreprecio de 2.800 euros. Incluye reductora y diferencial central, que se unen a la ya incluida tracción total 4Matic, de serie en todos los modelos. Además, cuenta con suspensión neumática de altura regulable y la posibilidad de equipar neumáticos off-road.

El resultado son una tracción soberbia en condiciones de baja adherencia, incluso en las condiciones más inverosímiles y grandes ángulos de ataque. Entre los modos de conducción, se encuentra un programa que optimiza la tracción en zonas de baja adherencia como nieve, hielo, barro o superficies deslizantes.

La única duda que nos queda es si quizás Mercedes debería haber arriesgado un poco más con el GLE

En el recorrido destacaba el descenso de una pendiente con un desnivel del 70%, en medio de la cual, el GLE levantaba una “patita” y se quedaba en contacto al suelo con sólo tres neumáticos. Resultó imprescindible el uso del control de descenso de pendientes regulable, que permitía ajustar la velocidad de bajada de una pendiente. Sin duda una prueba muy extrema pero que resulto ser realmente sencilla de ejecutar a bordo del GLE.

Las maniobras campo a través se ven facilitadas gracias a las cámaras de visión delanteras, que permiten controlar en todo momento las distancias en cambios de rasante con poca visibilidad. La misma pantalla, ofrece además información sobre la inclinación del vehículo y consejos para atravesar las zonas más complicadas.

Mantiene la suavidad de marcha por la que ya se caracterizaba, así como sus aptitudes offroad, en un producto donde que, a priori, debería destacar por su fiabilidad. En líneas generales, el nuevo Mercedes GLE recoge el éxito del Clase M. Sin grandes cambios, ni mejoras sobresalientes, pero con pinceladas de tecnología, así como motores más eficientes y modernos.

La única duda que nos queda es si quizás Mercedes debería haber arriesgado un poco más con el GLE. Mientras el GLE Coupé estrena un diseño con un halo Premium e imponente, el GLE “a secas” se ve renegado a mantener esencia de pasado. Algo que le perjudica, más aún teniendo en cuenta que parte con un precio algo más caro que los Audi Q7 o BMW X5.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Mercedes GLE 450 AMG 4MATIC 2016: 367 caballos de antesala al AMG GLE 63

Solicita tu oferta desde 61.465 €
  • Mute13

    Sigo odiando esa manía de MB de dejar la pantalla separada del salpicadero… dificulta muchísimo al momento de limpiar ademas se ve horrible, parece accesorio barato. Por lo demás el coche me gusta, a pesar de que no tiene personalidad propia al tener el mismo frontal que todos los modelos de la marca.

  • Alberto Piqueras Ramos

    Y Mercedes sigue sin enterarse que los motores de 5.5 litros, ya fueron, por favor, no sigan con esos mastodontes de motores,
    peor aún, tienen motores de 4 litros, que ya es un tope demasiado alta, que logran las mismas prestaciones.
    Pónganse de acuerdo ustedes mismos en Mercedes, pues lanzan autos con motores de 2 litros y 381 cv, y luego de más de un
    año, se menten otra vez con los mastodontes de 5.5 litros, para llegar a los 557 cv. ¿ Hasta cuando esta inconsistencia ?.

    Saludos.

    • jorge

      Mercedes-Benz vende en todo el mundo. Mientras que en europa triunfa el 350d y a continuación el 250d que seguramente acaparen entre los dos el 90% de las ventas, en el otro lado del charco se venderá como primera opción el 400 y despues el 63amg ( lo digo porque lo vivo día a día). En un coche como este necesitas algo más de par motor y cilindrada que en un clase A con un motor de 2 litros ultraexprimido. Yo si viviera en España intentaría optar por el 400, me parece muy equilibrado

  • ADN

    De los SUV premium de gran tamaño que hay actualmente honstamente me sigue pareciendo que el Volvo XC90 es la mejor opción por tecnología y sobre todo por diseño, ha llevado el downsizing a una nueva era en los SUV y a menos que se requiera más de 400 caballos es una alternativa (o referencia) en el segmento.