Rickshaw propulsado por energía solar, lo último en transporte público

 |  @omiguel  | 

Los rickshaw son un tipo de transporte público muy típicos de países asiáticos como China o India y consisten básicamente en una cabina con asientos cubiertos en la parte trasera y una parte delantera donde, originalmente, un hombre ejercía de fuerza tractora. Los tiempos han ido cambiando esta concepción, mejorando la comodidad para los pasajeros e intercambiando el movimiento a pie por la bicicleta e incluso por un ciclomotor. La evolución se abre su camino ahora con este rickshaw propulsado por energía solar.

El auge de los rickshaw motorizados ha aportado una buena cantidad de contaminación a los enormes núcleos urbanos donde se utilizan, con lo que cobra mayor interés esta nueva solución que no emite ningún tipo de elemento contaminante. El Soleckshaw, que así han bautizado al invento, parte de un ciclo-rickshaw al que la energía solar, almacenada en unas baterías, ayuda al conductor a tener que realizar menos esfuerzo para el movimiento.

Con esta ayuda eléctrica, el Soleckshaw permite transportar a tres personas, conductor y dos pasajeros, hasta una velocidad máxima de 20 km/h. Pero además esa energía permite tener encendida una luz delantera permanentemente además de una radio FM y un cargador para móviles, aumentando el confort de los pasajeros. Por ponerle una pega, dudo que pueden llegar a escuchar la radio con el ruido ambiente de la ciudad.

Ahora llega la gran pega: realmente no es un rickshaw solar como podríamos pensar, puesto que no tiene paneles solares en su carrocería sino que debe “beber” la energía de estaciones de energía solar. Debe recargarse la batería cada 72 km, lo equivalente a seis o siete horas de pedaleo asistido. La segunda pega es la imaginable: el precio del Soleckshaw es de 22.000 rupias indias (338 euros), aproximadamente 2.5 veces más caro que un rickshaw convencional.

Rickshaw propulsado por energía solar: Soleckshaw

El propio creador de este invento, el Centre for Scientific and Industrial Research de la India, ha anunciado un programa de créditos blandos para que estos conductores puedan adquirir el Soleckshaw como si estuvieran alquilando un rickshaw convencional.

Parece que la oferta no sea para tanto, pero dado que estos sufridos conductores trabajan entre 10 y 12 horas, cualquier ayuda parece buena. Y si se contamina menos, mucho mejor.

Vía: treehugger

En Diariomotor: Mini Clubman, convertido en un tradicional rickshaw | Taxi solar intenta dar la vuelta al mundo | Mini coche solar, nada de baterías

Lee a continuación: Duelo de Alonso y Kubica “batiéndose” con karts, vídeo