Mazda 5 a fondo

Óscar Miguel  |  @omiguel  | 

El Mazda 5 es un monovolumen de cinco puertas y hasta siete plazas que lleva en el mercado español ya varios años. En esta temporada la marca japonesa ha actualizado sus precios y ha hecho una serie de cambios en su equipamiento.

Desde su lanzamiento ha recibido pocos cambios este modelo que mantiene las anteriores líneas de diseño de Mazda aunque no se le notan especialmente los años por su concepción. Mide 4.5 metros de largo, 1.76 de ancho y 1.67 de alto con los que configura hasta siete plazas en configuración 2+3+2. Estas dos últimas plazas tienen el inconveniente del acceso a ellas que se intenta mejorar con dos características: la facilidad de abatimiento de la segunda fila y las puertas traseras corredizas.

Sin las dos butacas más posteriores el volumen del maletero alcanza los razonables 426 litros, aunque con ellas se queda únicamente en 112 litros. Abatiendo los asientos de las filas segunda y tercera se monta una superficie plana que aumenta el volumen de carga hasta los 1.126 litros dejando sólo servibles las plazas delanteras. La base del portón es suficientemente baja para que introducir objetos pesados en el maletero no sea un problemas demasiado complicado.

Además de esta comodidad para transportar carga el interior del Mazda 5 se muestra muy correcto en sus detalles, desde los tapizados de diferentes colores hasta la distribución de los mandos, a pesar de que se le notan ciertas reminiscencias del estilo “japonés”. Los paneles delanteros no están orientados directamente al conductor, que recibe el control a través del volante, y la consola central obtiene todo el poder incorporando el equipo de sonido, el navegador, el climatizador, etc sin que falten en ella detalles cromados o en cuero para ir a juego con los asientos, el volante, etc.

El Mazda 5 consta de tres acabados diferentes. El más básico es el Active e incorpora cierre centralizado, elevalunas eléctricos, retrovisores térmicos, ordenador de a bordo, aire acondicionado, radio CD-MP3 con entrada auxiliar, volante multifunción en cuero, asiento del conductor con ajuste lumbar y de altura, etc. La seguridad es un aspecto que no se olvida en el monovolumen y de serie incorpora airbags frontales, laterales y de cabeza, control de estabilidad y de tracción (DSC y TCS). Lo que más se echa en falta son los faros antiniebla que son una opción más.

El siguiente acabado es el Active + que suma los faros antiniebla, el climatizador, el sensor de lluvia y de luces y las llantas de aleación de 16”. Por último el Sportive añade a la lista el cargador de 6 CDs para el equipo de sonido, el control de velocidad de crucero, las llantas de aleación de 17” y lunas traseras sobretintadas. En todos los casos las opciones más interesantes están en los faros de xenón, el navegador, la cámara de visión trasera o el reproductor de DVD, sin olvidar las puertas corredizas eléctricas.

La gama de motores del Mazda 5 permanece constante desde el arranque, incluyendo dos motores de gasolina y dos de gasóleo. El propulsor menos potente es un 2.0 CRTD de 110 CV y 310 Nm de par máximo. Este motor es el más ahorrativo de la gama con 6.1 litros/100 km de consumo medio (159 gr/km de CO2) y ofrece unas prestaciones suficientes, acelerando al monovolumen hasta los 177 km/h de velocidad máxima. El otro motor de acceso es un gasolina amotsférico 1.8i de 116 CV, con menor par y un consumo mayor que alcanza los 7.5 litros/100 km (179 gr/km de CO2). La velocidad máxima en este caso es de 182 km/h.

Los dos motores más potentes son el 2.0i de 146 CV y el 2.0 CRTD de 140 CV. El primero ofrece un par máximo de 146 Nm y una velocidad máxima de 194 km/h pero su máxima pega se encuentra en el gasto de carburante que alcanza una media de 7.9 litros cada 100 km. El CRTD diésel es sin duda una de las opciones más interesantes del Mazda 5 pues no se resiente el consumo en comparación con el de 110 CV y si ofrece mayores prestaciones, alcanzando prácticamente la cota de los 200 km/h.

Todos los motores son de tracción delantera y llevan una caja de cambios manual, que es de cinco relaciones para los dos motores menos potentes y de seis relaciones para los otros dos. El 2.0i gasolina puede incorporar en su lugar una caja de cambios automática tradicional de cinco marchas. Mejora la comodidad de la conducción pero empeora su rendimiento, añadiendo un litro más al consumo mixto de este propulsor.

El Mazda 5 más asequible tiene un precio de 22.200 euros, asociado al motor 1.8i de 116 CV y el acabado Active.

Mazda 5 1.8i 16v Active 116 CV- 22.200 euros

Mazda 5 2.0i 16v Active + 146 CV - 23.700 euros

Mazda 5 2.0i 16v Active + 146 CV - Aut. 25.850 euros

Mazda 5 2.0i 16v Sportive 146 CV- 25.450 euros

Mazda 5 2.0 CRTD Active 110 CV - 23.750 euros

Mazda 5 2.0 CRTD Active 143 CV - 24.950 euros

Mazda 5 2.0 CRTD Sportive 143 CV - 26.550 euros

En el mercado de monovolúmenes de estas dimensiones con siete plazas encontramos al Renault Grand Scénic y Citroën Grand C4 Picasso como los principales rivales a batir. No obstante existen también otras alternativas como el Opel Zafira o al Volkswagen Touran. En general estos contrincantes tienen precios similares al del Mazda 5 o algo más contenidos y lo superan, también en general, en los consumos de sus motores.

(*) Actualización: Mazda5 2010.

Mazda 5

Vía: Mazda

En Diariomotor: Mazda 5 | Entre amplios monovolúmenes francesesCompacto o monovolumen para llevar a los niños

Toda la información que necesitas sobre el modelo Mazda 5: análisis general del modelo, ficha técnica, precios, fotos y todas las noticias relacionadas.

Ver todos los comentarios 40

Toda la información que necesitas sobre el modelo Mazda 5: análisis general del modelo, ficha técnica, precios, fotos y todas las noticias relacionadas.