comscore
MENÚ
Diariomotor
Coches ecológicos

2 MIN

Más estudios en contra de los biocombustibles

Aunque son los coches eléctricos los que acaparan últimamente las noticias sobre movilidad “sostenible”, los biocombustibles siguen cubriendo una pequeña parte de la demanda de carburantes para automoción. Siguen siendo objeto de debate, aunque parece que los informes a favor son cada vez mas escasos mientras que los estudios que alertan sobre su peligrosidad aumentan día tras día.

El último trabajo que pone en entredicho la validez de los biocombustibles proviene de un grupo de investigadores de varias universidades estadounidenses, y tiene pinta de ser lo suficientemente respetable como para haber sido publicado por la revista Science. Sus conclusiones apuntan que el aumento de la producción de biocarburantes para reducir el consumo de derivados del petróleo acarrearía serios problemas al medio ambiente del planeta.

Aunque la combustión de agrocombustibles produce las mismas cantidades de emisión de CO2 que absorvieron las plantas durante su crecimiento, el proceso no es neutral en emisiones si se tienen en cuenta las que se producen durante la fase de cultivo y transformación. Investigadores del Marine Biological Laboratory (MBL) han llegado a estas conclusiones después de llevar a cabo dos tipos de simulaciones de aumento de la producción.

En la primera se contemplaba la opción de seguir transformando zonas vírgenes en zonas de cultivo. La segunda valoraba el planteamiento de aumentar la producción en zonas agrícolas mediante el uso intensivo de fertilizantes.

En ambos escenarios, las consecuencias medioambientales resultan preocupantes. En el primer supuesto, la destrucción de bosques para crear nuevas zonas de cultivo supone la eliminación de grandes cantidades de vegetación que sirven como almacén de CO2. O sea, nada nuevo que no supieramos ya. El segundo planteamiento no tiene este problema, pero implica consecuencias aún peores: el uso abusivo de fertilizantes supondría el lanzamiento a la atmósfera de ingentes cantidades de dióxido de nitrógeno (N2O), un gas altamente tóxico y contaminante.

Vía: Sciencemag Foto: Greenpeace En Diariomotor: El mercado alemán pierde interés por los biocombustibles I Eco Challenge, recorrido de medio mundo utilizando sólo biocombustibles