comscore
MENÚ
Diariomotor
Ferrari

3 MIN

El garaje de ensueño de Holger Schubert, amenazado de muerte

Holger Schubert es un exitoso economista californiano, responsable de uno de los garajes más envidiables del mundo. No es que tenga cinco superdeportivos aparcados, sino que el salón de su casa es su garaje. Su casa de la colina de Brentwood (Los Ángeles) ha sido remodelada al completo para que pueda aparcar en la propia vivienda su impresionante Ferrari 512 BBi Berlinetta. Schubert hubo de modificar gran parte del edificio para acoger a su preciada máquina, incluida la construcción de un puente.

El puente – minimalista, de hormigón y vidrio – une la calle con el segundo piso de su vivienda. Se estima que se ha gastado varios millones de dólares en la reestructuración de la vivienda. A pesar de contar con los permisos municipales, sus vecinos nunca vieron bien las modificaciones ni unas obras que llegaron a demorarse cinco años. La construcción estaría amenazada puesto que ha sido denunciado por dichos vecinos. Principalmente porque ha tenido que crear una nueva vía de acceso desde la calle, también por otros motivos.

Sus adinerados “compañeros” creen que podría sentar un precedente que impulsase a otros a hacer lo mismo y se degradase fuertemente la zona. Schubert se encuentra en pleitos con el Ayuntamiento, que podría obligarle a demoler el puente, a pesar de que ha pasado todas las revisiones municipales pertinentes. teniendo su Ferrari que quedar aparcado en otro pequeño garaje que tiene en su finca, donde guarda su coche de diario. No es por nada, pero parece que los vecinos tienen cierta envidia de su plaza de garaje.

Esperemos que este garaje de ensueño – al menos para mí – pueda seguir en su sitio por muchos años. La instalación ha ganado el premio de diseño de la publicación Architectural Digest, no es para menos. El Ferrari es la principal atracción del espacio, pero no podemos dejar a un lado la ambientación minimalista o la televisión LCD que puede deslizarse por la pared. Una rampa hidráulica eleva la parte delantera del coche para que pueda salir a la calle sin tener que encender el doce cilindros.

Las paredes están hechas de materiales reciclados y la instalación ha sido dotada de paneles solares y una estación de recarga de alta intensidad para vehículos eléctricos. Puede que esté pensado en comprarse un Tesla Roadster. Schubert sólo usa su Ferrari los domingos, temprano. En esos momentos las colinas están desiertas y puede disfrutar de su precioso superdeportivo.

Vía: LA Times En Diariomotor: El garaje de Jay Leno