El Plan 2000E no pasará de junio

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 

La dotación presupuestaria del Plan 2000E se está agotando a pasos agigantados, aunque coincidiendo con las expectativas del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. En el último Pleno del Congreso de los Diputados, el día 14 de abril, Miguel Sebastián afirmaba que el programa era un éxito y que ya se habían efectuado nada menos que 153.084 operaciones de las 200.000 operaciones previstas. En porcentajes, hablamos de un 75% del presupuesto destinado al Plan 2000E a principios de este año.

El Estado paga 500€ por coche, mientras que las comunidades autónomas pagan 500€ adicionales, cubriendo los fabricantes los 1.000€ restantes. El presupuesto de 100 millones de euros destinados al Plan 2000E en 2010 está agotado en un 75% y llevamos menos de 5 meses de año. Al ritmo actual – con excelentes cifras de matriculaciones – debería terminarse en junio, mes en el que además tendremos el placer de ver como el Impuesto sobre el Valor Añadido pasa del 16 al 18%.

Hay sentimientos encontrados acerca del Plan 2000E, por un lado nadie duda de que ha sido beneficioso para los fabricantes y concesionarios, pero, ¿ha sido un despilfarro de dinero público? Que no es un incentivo a la libre competencia está claro pero según el periódico económico Cinco Días, para el Estado ha supuesto una excelente fuente de ingresos, hasta el punto de que los cálculos aseguran una rentabilidad de nada menos que el 900%: de cada euro invertido en el Plan 2000E se recuperan nueve euros.

Cuando se habían gastado 70 millones de euros en el Plan 2000E, el Estado ya había recuperado 627.1 millones de euros. Cinco Días asegura que cuando se gasten los 100 millones de euros se habrán recuperado 895.1 millones de euros derivados de las ventas de automóviles asociadas al Plan 2000E. No vamos a decir que no se hubiese ingresado nada de no existir el Plan 2000E porque sería totalmente falso, pero el incentivo a la demanda ha ayudado en gran medida a esta potenciación de ingresos.

Por una parte el Estado ha ingresado el IVA de estos automóviles (por el momento unos 500 millones de euros) y el Impuesto de Matriculación (tomando como referencia el 4.75% unos 120 millones de euros). Tampoco hay que perder el ojo de los beneficios menos tangibles, el no-despido de unos 5.000 trabajadores que hubiesen quedado en el paro – según Ganvam – y a los que se les ha seguido reteniendo IRPF, además de un ahorro de unos 27 millones de euros en prestaciones de desempleo.

Fuera de estos cálculos quedan la parte de Plan 2000E aportado por las autonomías así como en teoría las pérdidas causadas por un menor ingreso del Impuesto sobre Hidrocarburos, lógico debido a la reducción de consumos propiciada por la renovación con giro ecológico de los vehículos españoles.

Vía: Cinco Días | Motorpasion
En Diariomotor: 100 millones de euros para el Plan 2000E en 2010 | Plan 2000E, prorrogado hasta 2010

Lee a continuación: Obama pone a dieta a los SUV americanos

Ver todos los comentarios 8