Antiguos coches policiales camuflados acaban en "malas manos"

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 

Como sí de un protagonista de Grand Theft Auto se tratase, un individuo (llamémosle Juan), inicia su particular ruta de descontrol a toda velocidad saltándose varios semáforos y haciendo que el resto de conductores tengan que frenar para evitar un accidente, a todo esto una sirena de policía no deja de sonar sobre el techo. Pero amigos, Juan no es un policía, y poco después era detenido por los verdaderos agentes de la ley que casualmente se cruzaron con él.

Ayer mismo en Motorpasión se hacían eco de esta noticia que por sorprendente que resulte es real, de hecho El País ya informaba de este suceso que detrás esconde un grave error que ahora las autoridades se afanan en subsanar. Y es que entre 40 y 100 automóviles Renault Megane que en su día sirvieron como vehículos camuflados para Policía Municipal madrileña fueron subastados incluyendo todo el equipo policial: emisora, sirena y luces de destellos.

Policía

Los susodichos son un grupo de Renault Megane de segunda generación con matrículas correlativas y las letras DFT. La mayor parte de éstos podrían estar en la zona del corredor del Henares. No estaría de más extremar las precauciones y no fiarse de ningún policía que te detenga sin identificarse, máxime si cabe si se mueve en un vehículo que responda a esta descripción, ya que algunos podrían estar empleándose en actos delictivos.

En el “mejor” de los casos sus propietarios podrían aprovechar las sirenas y la emisora para esquivar controles policiales o incluso saltarse algún atasco. Pero ¿qué podría pasar si éstos cayeran en manos de delincuentes comunes, bandas organizadas o terroristas?, en fin, prefiero no pensarlo. Hay quien asegura que algunos vehículos han llegado a “determinados ambientes nocturnos” (cita textual) que están perpetrando robos entre delincuentes.

Policía

El ayuntamiento le pasa el “marrón” a la empresa de renting que se encarga de proporcionarles los vehículos camuflados y de equipar el sistema de destellos. Ahora la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta ha iniciado una investigación para esclarecer los hechos, depurar responsabilidades y sobretodo recuperar los equipos policiales que se han vendido junto a esta flota de Renault Megane.

Por cierto, si a alguno se le ha “encendido la bombilla” y ha pensado que suplantar a la policía es una buen idea, debería saber que este acto está penado con entre 1 y 3 años de prisión, a lo que habría que añadir la pena de los actos delictivos, faltas e infracciones de tráfico que se cometan mientras tanto.

Vía: Motorpasión | El País
En Diariomotor: La policía inglesa le “vuela” elcoche por tenerlo mal aparcado | La policía alemana pone fin a las carreras ilegales | Nuevos vehículos para la policía: Citroën C4 Picasso, Seat Altea XL y Mercedes Sprinter

Lee a continuación: Porsche Taxamera, un Panamera Turbo convertido en taxi

Ver todos los comentarios 26