Peugeot iOn en el Salón de Madrid 2010

 |  @davidvillarreal  | 

Uno de los eléctricos que llegará para quedarse a finales de año es el Peugeot iOn, la respuesta desarrollada conjuntamente con Citroën y Mitsubishi que se convertirá en la vanguardia de esta primera generación de eléctricos que invadirán las ciudades europeas. No tuvimos ocasión de ponernos al volante, que por cierto estaba situado a la derecha dado que se trataba de una unidad de pre-producción con especificaciones para el Reino Unido. Al menos si pude “pasear” sentado a la izquierda y un tanto incómodo dado que no acostumbro a viajar con chófer y aún menos en un vehículo con el asiento del acompañante a la izquierda.

Aún siendo un vehículo de pre-producción, la unidad que tuvimos ocasión de ver en el Salón de Madrid y que podéis contemplar con mayor detalle en las fotografías de este artículo, es muy cercana al vehículo que llegará a los concesionarios a finales de año. Se podrá adquirir de dos formas: mediante compra por un importe que rondará los 30.000€ (subvenciones incluidas) y mediante alquiler con un coste mensual de 500€, esta última alternativa de adquisición se debe a que Peugeot ha previsto que la mayoría de los Peugeot iOn irán destinados a profesionales y empresas.

Lo primero que nos sorprende es su tamaño, es muy pequeño, tanto como un Peugeot 107 y aún así el habitáculo tiene espacio suficiente para viajar cómodos y sobretodo una altura bastante considerable. Además su luna delantera alargada nos permite dominar desde arriba la carretera, sin la molestia añadida de tener por delante un capó para el motor, ya que el propulsor eléctrico va alojado en la parte trasera, debajo del espacio de carga del maletero.

La suavidad de funcionamiento es total, a casi 120 km/h (puede alcanzar los 130 km/h) por autovía el único resquicio de ruido del motor es un pequeño zumbido. A parte de eso únicamente oiremos el ruido aerodinámico y el producido por el contacto de las ruedas con el asfalto, estos ruidos se filtran con facilidad al habitáculo cuya insonorización deja bastante que desear. Obviamente, en un vehículo urbano y sencillo la insonorización no es una de las prioridades.

Como en cualquier otro eléctrico nos tocará acostumbrarnos a la ausencia de marchas y de tirones. El selector de marchas es similar al que ya vimos en el smart electric drive, con la diferencia de que éste incluye una funcionalidad ECO que aumenta la retención del motor para recuperar energía al descender pendientes cuando soltamos el acelerador (similar a lal que emplean algunos vehículos como el Toyota Prius). Tal y como nos comentaron, esta funcionalidad desaparecerá en el modelo de producción para simplificar su uso y el modo de marcha normal “Drive” ya contará con un nivel intermedio de retención y de recuperación de energía.

Las cuatro plazas que homologa en su ficha el Peugeot iOn son reales, es decir, cuatro adultos pueden entrar con comodidad en este vehículo dado que las plazas traseras son suficientemente amplias, incluso más que en el propio Peugeot 107. Además recordemos que se trata de un cuatro puertas y por lo tanto la facilidad para acceder al habitáculo es total.

Probablemente el mayor defecto esté en los acabados. Prácticamente todos los paneles y cubiertas son de plástico, y del duro, poco agradable al tacto y a la vista. Según Peugeot el interior aún está sujeto a ligeros cambios, aunque mucho me temo que en este sentido poco o nada va a cambiar.

Tampoco podemos pedir acabados de calidad suprema en un vehículo así, pero algo más si que esperábamos de un modelo que alcanzará los concesionarios con un precio en torno a los 30.000€. Por otro lado sería de lo más injusto compararlo con el Nissan Leaf que ya vimos hace unos días, dado que éste aún está más lejos de su comercialización en España, pero por odiosas que sean las comparaciones ahí están.

El maletero no es el más espacioso del mundo y al menos en esta unidad de pre-producción carecía de bandeja o cortinilla que separase el espacio de carga del habitáculo (esto probablemente se corregirá antes de comercializarlo), pero al menos el espacio de carga es relativamente amplio y la base está prácticamente a ras de la boca de carga.

Nuestro recorrido como acompañantes del amable chófer que nos llevó por las calles y carreteras de la periferia de Madrid nos llevó suficientes kilómetros para comprobar algunos detalles de este vehículo eléctrico, aunque no los suficientes como para solucionar buena parte de las dudas que podáis tener al respecto. Una lástima, ya que nos hubiera gustado conducirlo y sobretodo analizar con detalle la autonomía, los consumos y la duración de las baterías, supongo que otra vez será.

Ya dentro del Salón de Madrid y en un curioso stand-jardín rodeado de mariposas, pudimos ver el Citroën C-Zero y también comprobar que tanto por fuera como por dentro el Peugeot iOn y el C-Zero son casi dos gotas de agua. Por lo tanto, todo lo que hemos mencionado del iOn en este artículo es extensible al Citroën y me da la sensación de que también al Mitsubishi i-MiEV.

Peugeot iOn en el Salón de Madrid 2010

En Diariomotor: Peugeot iOn | Peugeot iOn, el eléctrico de Peugeot llegará en 2010 | Mitsubishi i-MiEV | Citroën C-Zero

Lee a continuación: smart electric drive, toma de contacto

Solicita tu oferta desde 20.950 €