Subaru Impreza STI, a prueba: un compacto deportivo y versátil

Como habréis podido comprobar ya, en Diariomotor nos hemos puesto las pilas para ofreceros dos pruebas de dos de los compactos deportivos más rápidos y efectivos en todo tipo de circunstancias, doy fe de ello. Hace muy poco mi compañero Pepe nos hablaba del Volkswagen Golf R, ahora tomo el relevo para hablaros del impresionante Subaru Impreza STI, una máquina con el sabor de la competición y 300 CV dispuestos a darlo todo para que por un momento nos sintamos como un piloto de rallys.

Incluso ahora, hablo del Subaru Impreza y de las siglas STI y se me viene a la mente aquella berlina de tres cuerpos con alerón que tantos éxitos cosechó en los rallys. Actualmente el Subaru Impreza STI es un gran deportivo compacto de cinco puertas, tal vez por ello me parezca discreto, y ojo que no lo es. En el frontal sigue impasible la gigantesca entrada de aire del intercooler, los pasos de rueda se han ensanchado respecto a un Impreza “normal” y a nadie se le escapa que esos dos pares de salidas de escape detrás están pidiendo guerra.

Desde su última actualización, el Subaru Impreza STI de esta prueba pasó a llamarse Subaru WRX STI, sin mención alguna al Subaru Impreza para diferenciarse del resto de la gama compacta. Además se introdujo una versión de cuatro puertas de tipo sedán.

Diseño y estética del Subaru WRX STI

Aunque su carrocería de cinco puertas no sea tan llamativa como el clásico sedán, el Subaru Impreza STI no es nada discreto y rebosa deportividad.

Para el no iniciado podría pasar desapercibido, pero para aquel que entiende lo mínimo de coches las siglas STI inscritas en detalles de la parrilla frontal, el portón, o las aletas delanteras, son mucho más que una chapita. Aquí nada es casualidad, es por eso que la función estética de las entradas de aire del parachoques delantero y las salidas tras los pasos de rueda quedan en un segundo plano cuando nos cercioramos de que efectivamente no son de atrezo y serán poco menos que vitales para refrigerar y conservar de una pieza los frenos delanteros en intensas jornadas de conducción extrema.

En fin, efectivamente no es aquella berlina que a todos se nos viene a la mente al hablar del Subaru Impreza. Pero ¿qué demonios?, en esencia sigue siendo esa máquina devoradora de curvas y no sólo eso, sabemos que el equipo de Subaru Technica International ha puesto todo su saber hacer para que la carrocería compacta de 5 puertas se traduzca en una mayor estabilidad, mayor rigidez estructural, menos inercias y en conclusión un deportivo mucho más preciso y efectivo cuando se exige rendimiento.

El habitáculo de un STI: la sencillez más absoluta

A bordo el STI es muy sencillo, muchos plásticos duros, acabados modestos y sobriedad que evita que cualquier aspecto robe protagonismo a su dinámica y prestaciones.

A bordo, la disposición de los mandos es sencilla, los materiales y los acabados también. En el salpicadero plástico, con buenos ajustes eso sí, ni tan siquiera los apliques de aluminio son de aluminio, en realidad son de plástico imitando aluminio que visualmente queda muy bien y que al menos me pareció mucho mejor rematado que en el Subaru Outback. ¿Es esto lo que nos esperábamos de un vehículo de 45.000€? Evidentemente no… Pero habría que ser muy perverso para tener entre manos una máquina así y quedarnos únicamente con ese detalle.

En cambio, los asientos si que rinden justicia a todo un deportivo como lo es el Subaru Impreza STI. Delante tenemos sendos asientos de tipo deportivo tapizados con una combinación de cuero y Alcántara y desarrollados en colaboración con Recaro. Dada su condición de quasi-bucket de competición, los ajustes son manuales y se limitan a profundidad, altura e inclinación del respaldo. Tienen una buena sujeción lateral, y eso nos agrada, dado que como veréis en la segunda parte de la prueba será imprescindible cuando tracemos curvas y suframos las fuerzas G laterales.

La posición del conductor es un tanto elevada, muy alta si lo comparamos con la altura de cualquier deportivo. Pero es que en general el Subaru Impreza STI es un compacto alto y esas protecciones en los bajos del frontal o en las puertas traseras en la carrocería nos adelantan que este vehículo está preparado para pequeñas incursiones campestres, en las que la tracción a las cuatro ruedas no nos defraudará.

Un deportivo muy versátil: pese a sus prestaciones, tiene un buen maletero y cinco puertas

Sus cinco puertas y su maletero hacen que sea un deportivo versátil e incluso cómodo para el día a día.

Sorprende, y mucho, pero estamos ante un auténtico deportivo con cinco plazas muy confortables, un maletero considerablemente amplio con 301 litros de capacidad ampliable hasta 1200 abatiendo la fila de asientos trasera y tan útil y manejable en cualquier circunstancia como lo puede ser cualquier otro compacto de su tamaño.

Las plazas traseras son muy espaciosas, y en general la altura y anchura del habitáculo hace que viajemos con mucha comodidad. Perdonad la simplificación, pero si fuera el propietario de un Porsche 911 Carrera 4 me sentiría fatal viendo como el Impreza STI que cuesta la mitad y es más amplio y útil para el día a día, es casi tan rápido como el coupé de Stuttgart. (Nota: obviamente el Porsche tiene otros alicientes que no es necesario ni que mencionemos)

La impaciencia me puede. Es difícil tener las llaves de un coche así y vencer la tentación de salir a exprimirlo al máximo. Tomad sitio y prepararos para la siguiente parte de esta prueba en la que definitivamente veremos como se comporta el Subaru Impreza STI en su hábitat natural: curvas, tierra, grava y lástima que la meteorología no me permitiera probarlo con asfalto mojado y nieve.

En Diariomotor: Subaru Impreza WRX STI 2011 | El Subaru Impreza WRX STI sedán aterriza en España

Lee a continuación: Subaru y Cosworth desarrollarán un motor boxer de 1.6 litros