CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Opinión

5 MIN

La importancia de nuestro primer coche

Antonio Fajardo | @fajardoracing | 8 Jul 2010

Me acuerdo y me acordaré siempre de mi primer coche. Tenía dinero ahorrado y trabajaba por las tardes para sacarme un dinero extra, suficiente para pagarle todos los caprichos al coche (que si ahora quiero gasolina, que si ahora cambio de aceite, anda cómprame unas ruedas que estas no tienen dibujo…). Así que empecé la búsqueda de un coche viejo y barato con el que empezar a conducir.

Tener un coche a tu disposición, sea tuyo o de un familiar que te lo deja siempre o casi siempre te da una gran libertad. Me gusta el transporte público, para ir a ciertos sitios es lo más recomendable; pero poder elegir dónde y cómo quieres ir por ti mismo es algo que a mi me sigue encantando a día de hoy.

Creo que la mayoría de los lectores compartirán conmigo que su primer coche fue uno ya pasado de moda. En mi caso un Ford Fiesta Si 1.6 del 95, con 90 CV. Ni ABS, ESP o cierre centralizado y con aire a condición (de lo que haga fuera). Al menos tenía airbag y dirección asistida. Este es el típico caso de coche inseguro que todo el mundo te recomienda comprar como primer coche: “si total es para aprender”.

Cierto, pero justamente como estoy aprendiendo no tengo ni idea de frenar sin ABS (algunos ni con ABS saben, por eso los coches tienen ayuda a la frenada de emergencia), ni de hacer una esquiva rápida y controlar el posible derrapaje, frenar fuerte en apoyo o con superficies de distinta adherencia (que ni sabiendo lo salvas), o en general, de evitar un accidente que con las tecnologías actuales no debería ocurrir.

Con el tiempo he visto esto, y a todo el mundo que empieza a conducir le aconsejo que, al menos, se compren algo que tenga controles de seguridad activa aunque a cambio tengan que comprarse un coche de menor potencia. Ya habrá tiempo para coches más potentes, que éste es el primero.

El caso es que a tu primer coche le coges cariño. Será viejo, pero intentas cuidarlo un poco, aparcar dejando espacio y cosas así, hasta que lo estrenas... tu primer arañazo/golpe/accidente. En los casos más leves lo normal es, o bien cabrearse o esconder la cabeza cual avestruz e ignorar que se ha movido la columna del parking. En caso de accidente lo normal es ponerse bastante nervioso, y hacer un parte puede volverse complicado y acabar en tu contra.

Pero poco a poco vas cogiendo soltura con el coche y vas cogiendo confianza. Las primeras veces que entras en Madrid u otra gran ciudad con tráfico infernal te puede dar un infarto, pero te preparan a esperar ciertos posibles peligros y prepararte de antemano por si acaso; por ejemplo que salga un coche de un aparcamiento o te pare el de delante en doble fila.

Por otra parte al ser un coche con sus años puede pasarte factura si no conoces la historia del coche. Hay quien al salirle una avería de 300-400€ tiene que dejar el coche parado sin arreglar un tiempo, sobretodo si te ha costado 1000-2000€. Hay quien por otra parte, decide atreverse a aprender y meter mano al coche para arreglar ciertas cosas.

Al poco de tener el coche tuve una avería que en teoría me costaba arreglar la mitad de lo que pagué por el coche. Al final me costó mucho menos de la mitad entre lo que arreglé con piezas de desguace y otra parte en taller.

También descubres un mundo nuevo. El maravilloso mundo del seguro a terceros, que te cuesta una pasta y no te soluciona nada. De hecho me robaron el coche (será por historias con el coche…) y lo conseguí encontrar por mi cuenta a la semana, pero no di ningún parte al seguro. No me iban a arreglar nada y con suerte me iban a subir la póliza.

A este gasto del seguro hay que añadir la bonita cantidad del impuesto de circulación anual, llenar el depósito (los coches antiguos no son muy de ahorrar), la ITV y en general, el mantenimiento del coche.

Seguro que no todo el mundo cuando se compra su primer coche es consciente de lo que cuesta. Yo no lo era, y aunque más o menos sabía por donde iban los tiros, lo que realmente me mató fueron las averías que iba teniendo el coche a causa de un mal mantenimiento durante años.

Por eso vuelvo a recomendar a los que quieran comprar su primer coche que sea uno al menos con garantía oficial o de alguien conocido. Aparte, hay un periodo en el que el vendedor se tiene que hacer cargo de los arreglos por vicios ocultos, obligado por ley. Que luego esto se pueda llevar a la práctica es otra cosa, desgraciadamente.

Y si tenéis coche familiar… aprovechad, sobretodo si no ganáis mucho dinero. No es lo mismo que tener tu primer coche en propiedad, pero seguro que le cogeréis el mismo cariño. Porque digámoslo, hay gente que a su coche lo trata un poco como si fuera algo más que un objeto. Unos lo detallan, otros le ponen nombre, otros lo llenan de muñecos, otros lo tunean, etc.

Da igual que el coche de tirones, sea tosco y espartano, entre mucho ruido del exterior, abrase en verano, se le rompan cosas, etc. Es nuestro primer coche y es especial para nosotros. Siempre nos acordaremos de él, normalmente con morriña, y de todas las cosas que hemos hecho juntos. Unos lo habrán vendido, otros habrán visitado el desguace, ya sea por accidente o por entregado en un concesionario, pero en el fondo nos ha dado pena despedirnos de parte de nuestra vida.

Y vosotros… ¿qué nos podéis contar de vuestro primer coche?

En Diariomotor: El amor incondicional por nuestro primer coche