CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Seguridad Vial

4 MIN

Sistemas de seguridad: detector de cambio de carril y ángulo muerto

La evolución de la tecnología en materia de seguridad en los automóviles es sorprendente. Cada vez estamos más cerca de disfrutar de vehículos que no sólo son más seguros en caso de un accidente, sino que también son extremadamente efectivos para evitar que éstos sucedan, incluso cuando media un despiste o una temeridad por nuestra parte. Ahí tenemos una de las razones por las que la siniestralidad y los fallecidos en las carreteras siguen bajando año tras año en toda Europa.

Aún así me sigue decepcionando y mucho que algunos sistemas que se podría decir que son relativamente económicos y pueden salvar tantas vidas, sigan sin convertirse en un elemento de serie en la mayoría de los automóviles de nueva fabricación. Tal es el caso de los avisadores de cambio de carril y detectores de ángulo muerto, ambos sencillos, fáciles de implementar pero aún reservados a niveles de equipamiento caros o vehículos de gama media-alta.

Avisadores de cambio de carril

El más sencillo de los avisadores de cambio de carril basa su funcionamiento en una serie de sensores que identifican las lineas sobre la calzada (sean continuas o discontinuas) y nos ofrece una advertencia si rebasamos una de estas líneas sin activar las correspondientes luces de señalización que adviertan la maniobra. En definitiva, en caso de advertencia o hemos sido despistados y no hemos activado los intermitentes o simplemente nos hemos salido por despiste, sueño…

Algunos fabricantes han optado por la señalización sonora, véase el caso de Opel (ver prueba Opel Insignia). Personalmente este sistema me resulta un tanto incómodo. No sé a vosotros, pero a mí si viajo acompañado no me gusta demasiado que quien viaja conmigo se entere de que he pisado ligeramente una línea en la autovía, aunque la presión añadida de la situación nos ayude a depurar nuestra finura en la conducción.

Recientemente he tenido la oportunidad de probar el Audi A6 que emplea un sistema menos “intrusivo” y molesto que únicamente ejerce una ligera vibración (cuya intensidad puede ser regulada) y así advierte al conductor para que corrija la situación sin que nadie se percate de lo que ha sucedido. Otros vehículos como el Citroën C5 advierten mediante una vibración en el asiento.

Detectores de ángulo muerto

Por otro lado tenemos los detectores de ángulo muerto. También basan su funcionamiento en sensores que detectan si algún otro vehículo se nos aproxima por un carril adyacente cuando activamos las luces de señalización advirtiendo de un futuro cambio de carril. Normalmente también disponen de una advertencia sonora, en forma de pitido, y un led que se ilumina sobre el retrovisor o en el pilar A para disuadirnos de nuestra intención de cambiar de carril. En el caso del Mazda CX-7 que ya probamos con anterioridad, la advertencia luminosa estaba “incrustada” en el propio espejo del retrovisor.

En el caso del nuevo Mercedes CL han querido ir más allá y han decidido que no era suficiente con advertir para pasar a la acción y asegurarse de que se corrige la situación mediante el ESP. Su forma de actuar consiste en frenar ligeramente las ruedas motrices del lado opuesto a nuestro cambio de carril para que muy levemente el coche rectifique y se centre de nuevo en su carril. En este caso funciona tanto en cambios de carril involuntarios como en situaciones en las que no hayamos apreciado que se aproximaba un coche por nuestro ángulo muerto, pudiendo evitar la colisión o minimizar los daños que produzca ésta.

Obviamente menciono algunos sistemas representativos, ni están todos ellos ni todos los vehículos y marcas que lo incorporan.

Vía: Audi | Mercedes-Benz | Motorward En Diariomotor: Curso de conducción segura en el Jarama | Sistemas de seguridad: el ABS | ¿Ganará la seguridad la partida a los accidentes de tráfico?